Con música, danzas, luces y mucha alegría los niños de Pitalito disfrutaron de ‘Danilo danilero cabeza de velero’ la obra infantil más representativa del hijo de Pitalito, Gerardo Meneses Claros.

El centro comercial San Antonio Plaza se llenó de público que junto al escritor quería celebrar los primero 20 años de esta obra representativa que ha sido ganadora del Premio Fomcultura de Literatura Infantil.

Esta vez, la historia se llamó ‘Danilo danilero, el musical’ en la que la que los integrantes de la Escuela de Danza Esdanza cantaron, actuaron y bailaron para homenajear y exaltar a la obra y a su autor.

“Danilo danilero cabeza de velero se salió de las páginas del libro y llenó de luces, sonidos, alegría y color la tarima del Gran Plaza, especialmente acondicionada para este evento”, exaltó el escritor Gerardo Meneses.

Cientos de laboyanos acudieron a la cita el pasado sábado para conmemorar el aniversario de la novela que, desde Pitalito, le dio origen a la literatura infantil en el Huila y que aún hoy sigue siendo uno de los libros preferidos por los niños en Colombia y Latinoamérica.

Panamericana Editorial, el sello bajo el cual está publicado el libro, se hizo presente en Laboyos para que todos pudieran adquirir el libro a un muy buen costo.

“El evento sirvió también para demostrarle a su autor el inmenso cariño y aprecio que Pitalito le profesa; literalmente Gerardo quedó sin palabras ante la gran cantidad de público que acompaño esa noche al Gran Plaza y a la Administración Municipal, encargadas de este tributo”, expresó un comunicado emitido por los organizadores del evento.

Un muro en el solar

La historia del Danilo danilero gira en torno a la vida de un niño de unos ocho años que descubre en el solar de su casa una enorme tapia de tierra pisada oculta entre los árboles y la maleza. Asombrado y emocionado corre donde su padre y le pregunta por el muro recién descubierto. La respuesta del padre lo dejará atónito pues un gran secreto parece guardar su familia, del otro lado del muro. Su curiosidad lo lleva a emprender el viaje y a vivir todas las aventuras que jamás imaginó podrían pasar detrás esa antigua tapia oculta en el solar de su casa.

En palabras del escritor Evelio Rosero, uno de los jurados del premio de Fomcultura: “No pensé encontrar una obra infantil con tanta madurez, con tanta estética y tan fácil de llegar a los niños”.

De igual forma el crítico literario Isaías Peña Gutiérrez, director para la época del Premio Fomcultura, reconoció la importancia de los premios literarios y de lo que logran hacer, sobretodo en provincia, donde se logran descubrir talentos que de otra forma sería muy difícil encontrar “Gerardo fue una de nuestras grandes sorpresas en ese año y miren a donde llegó”, añadió el maestro Isaías Peña.

 

 

Comentarios