Cecilia González Villa/LN

Corresponsales@lanación.com.co

El hallazgo de dos cuerpos con impactos de armas de fuego en la vereda Villa Florida, jurisdicción del corregimiento de Zuluaga en Garzón, Huila, durante la madrugada del domingo ha terminado de prender las alarmas sobre inseguridad en la localidad.

En diciembre pasado un hombre de 23 años de edad fue baleado en la zona conocida como la Curva de la Vega, que comunica al corregimiento de Zuluaga con Gigante.

Pero no es todo. En Garzón ciudadanos aseguran que la inseguridad en el municipio es la reina.

“Lo que está pasando en Garzón es terrible. La gente no está saliendo de noche y mucho menos en el sector rural porque la delincuencia común es mucha y en cualquier momento a usted lo roban o le hacen fleteo”, señaló a LA NACIÓN un comerciante de la localidad.

Y añade que hay sectores como el de la Circunvalar donde los asaltantes ya usan armas de fuego y corto punzantes contra sus víctimas.

Caso Zuluaga

A su turno, en el corregimiento de Zuluaga, ubicado en el Eje Cafetero del Huila, algunos de sus moradores denuncian que los hurtos se han incrementado ostensiblemente.

Dicen que los atracos a plena luz del día, el robo de motocicletas y asaltos en viviendas también vienen en aumento.

Sin contar con que otros estarían siendo extorsionados pero no se han atrevido a denunciar.

Pero sobre el particular, tanto el alcalde de Garzón Edgar Bonilla, como su secretario de Gobierno, Felipe Victoria aseguran desconocer de algún caso.

Igualmente se sabe de amenazas a líderes comunitarios, cuya cifra asciende a cinco de acuerdo con datos de la Personería Municipal.

‘No vivimos en un paraíso’

Ante esta situación, el alcalde de Garzón, Edgar Bonilla reconoce que aunque el municipio no es exactamente un paraíso, tampoco es el infierno.

“Nosotros estamos trabajando con el tema de seguridad. Hemos estado instalando alarmas comunitarias en varios sectores y nos preparamos para adquirir más. El año pasado fueron desarticuladas varias bandas dedicadas al microtráfico aunque lamentablemente luego vuelven a las calles”, afirma Bonilla.

No niega que como está ocurriendo en otras zonas del país, hay dificultades con la inseguridad como hurtos callejeros y asaltos a apartamentos pero al mismo tiempo, añade que su administración está trabajando  de manera coordinada con la Policía.

Bonilla señala que precisamente para hacerle frente a la delincuencia en zonas vulnerables también se adelanta expansión del alumbrado público.

Y aunque dice que no quiere estigmatizar los sectores, admite que la zona comercial suele ser una de las más afectadas por la delincuencia, sobretodo con asaltos así como algunas residenciales.

¿Pura percepción?

Para el secretario de Gobierno de Garzón, Felipe Victoria las denuncias según las cuales la inseguridad domina la localidad puede ser cuestión de percepción.

“Hemos tenido importantes aciertos pero hay veces que han pasado 15 días sin  un solo hurto, pero sucede un raponazo que queda grabado en una cámara de seguridad, se sube a las redes sociales y empieza a multiplicarse mucho más ese video que las capturas”, explica el funcionario.

La personera de Garzón, Sandra Milena Álvarez por su parte, comparte la afirmación del Secretario de Gobierno, según la cual, debido a los recientes hechos de violencia aumentan la percepción de inseguridad.

Pero igualmente la funcionaria reconoce que son constantes las quejas de la comunidad con respecto a un incremento de la inseguridad en el municipio, teniendo en cuenta que Garzón ha sido siempre tranquilo.

No obstante, Victoria subraya que no se desconoce la inseguridad pero a la par el gobierno local se está dedicando a enfrentarla desde varios frentes. Con todo y que hace falta más pie de fuerza, según dice.

Primero, dice, se está fortaleciendo los frentes comunitarios acercando más a la comunidad con sus autoridades mediante encuentros entre la Alcaldía, la Policía y la gente.

Quizá en lo que más se ha hecho hincapié es en la entrega de alarmas comunitarias con tecnología de punta que cubren a 250 personas por cada  una.

Los habitantes de los sectores favorecidos lo que hacen es conectarse a las alarmas a través de sus teléfonos celulares, sin costo alguno.

“Hemos incentivado a nuestras comunidades para que activen los sistemas de cámaras de seguridad. Tenemos casos como en el barrio Juan Pablo II donde se han disminuido los índices de inseguridad en un 80 por ciento gracias a las herramientas tecnológicas y el contacto directo entre comunidad, Policía y gobierno municipal”, afirma Victoria.

Resultados contra delincuencia

Pero el secretario de Gobierno Felipe Victoria no quita el dedo del renglón y sostiene que no se puede desconocer que la inseguridad está ahí.

Pero acto seguido advierte que  gracias al trabajo de las autoridades se ha dado golpes a la delincuencia como la captura de varios reconocidos jefes de bandas delincuenciales, principalmente dedicadas al microtráfico y hurto.

“Hemos dado golpes importantes como la captura de alias ‘el diablo’, alias ‘chuqui’, y alias ‘yoguis’ quienes eran los que venían cometiendo los mayores hurtos en Garzón. Ellos no ha sido dejados en libertad, como ha sucedido antes porque aquí hemos hecho un trabajo interinstitucional con la Fiscalía, Sijín de la Policía, CTI y administración municipal”, precisa Victoria.

Agrega que gracias al programa rutas seguras para los ciclistas, este año no se ha registrado un solo hurto, mientras que en 2018 solo hubo uno.

Las cifras de la Policía

De acuerdo con datos suministrados por el Departamento de Policía Huila, durante el 2018 en Garzón se registró una disminución del 13 por ciento en cuanto a homicidios, comparando con el 2017.

Los hurtos a locales comerciales presentan una disminución representada en un 41 por ciento con menos 28 casos. El robo de carros bajó en un 50 por ciento.

Durante el 2018 no se registró un solo caso de piratería terrestre, según la Policía. En lo que va corrido de este año, el hurto a personas ha bajado en un  48 por ciento, al tiempo que  en el comercio la reducción es del  20 por ciento.

Sin embargo, en estos dos meses ha aumentado el homicidio este año con tres casos, frente al año 2018 cuando solo hubo dos.

Hay también un aumento en tres casos de hurto a residencias, frente al 2018 cuando se presentaron ocho.

Identificados cuerpos

Fueron dos cuerpos los que en las primeras horas del domingo fueron hallados en zona rural del corregimiento de Zuluaga, municipio de Garzón.

El hecho prendió una vez las alarmas entre los garzoneños quienes se quejan de que cada vez más la inseguridad se apodera de la capital diocesana.

Pero finalmente, las autoridades lograron identificar a las dos personas de cuyos cadáveres nadie sabía nada.

Se trata de Dicol Dayan Peña, identificado con cédula de ciudadanía número 1004146894. Tenía 20 años de edad, de profesión agricultor y al parecer oriundo del corregimiento de Silvania, municipio de Gigante.

Rafael Ricardo Rincón Rivera identificado con cédula número 1122341716 de San Miguel, Putumayo. Tenía 24 años de edad y tenía antecedentes por estupefacientes y lesiones personales.

Comentarios