Al exsenador Musa Besaile Fayad, investigado por ‘parapolítica’, el Consejo de Estado le decretó la pérdida de investidura, esto significa que nunca más podrá aspirar a cargos de elección popular, pero esta decisión de primera instancia puede impugnarse ante la Sala Plena del Consejo de Estado.

Besaile, envuelto en el denominado escándalo del ‘cartel de la toga’ pagó 100 millones de pesospara que se detuviera una orden de captura en su contra por el proceso que se le adelantaba por ‘parapolítica’. El dinero le fue enviado al magistrado de la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia, Gustavo Malo Fernández con el fin que anulara esta decisión por medio del abogado Luis Gustavo Moreno. En el fallo de primera instancia se manifiesta que Besaile utilizó recursos provenientes del desfalco en el departamento de Córdoba para pagar el millonario soborno.

El alto tribunal recogió también el testimonio del excongresista Besaile, quien ha mencionado que no consintió el pago del soborno, sino que Gustavo Moreno lo coaccionó con la amenaza de una inminente orden de captura que se libraría en su contra. Asimismo, ha insistido en que no fue parte del ilícito cometido por Moreno, sino que fue víctima de ese proceder, como lo corroboran los testimonios de su hermano John Moisés Besaile Fayad y su cónyuge Milena Flórez Sierra.

“La versión del Besaile Fayad sobre la supuesta coacción que lo llevó a pagar el soborno tampoco lo exculpa, pues como tenía la condición de senador y, por ende de servidor público, al tiempo en que tuvo las tratativas con Moreno Rivera, de haberse presentado el constreñimiento para pagar un dinero, a cambio de detener una orden de captura, antes de “negociar” el monto de lo exigido, debió presentar una denuncia, porque se encontraba frente de un delito”, dice la decisión.

La determinación se manifiesta además que el exsenador oriundo de Córdoba incurrió en una conducta “inadmisible e injustificable” puesto que tenía todo para “afrontar el proceso penal con un abogado de confianza y de hacer uso de los mecanismos de impugnación previstos por el ordenamiento para controvertir las providencias que lo afectaran, bien sea por contrarias a sus intereses o por injustas”.

“En realidad, resulta lógico, coherente y ajustado a los hechos probados que Besaile Fayad pagó esa cantidad de dinero, porque tuvo la convicción de que iba a influenciar al magistrado Malo Fernández y con ello cambiar la suerte de la investigación como en efecto sucedió”, precisa.

Comentarios