Ella era Lina Marcela Puentes Ninco, la nueva víctima por presunto feminicidio en la capital del Huila.

Ingrid Marcela Matiz

neiva@lanacion.com.co

 

“Me llamaron que habían encontrado a mi esposa muerta…no me dijeron como la habían matado”, narró en medio de la tristeza y con voz pausada Carlos Andrés Valenzuela, esposo de Lina Marcela Puentes Ninco, la mujer que fue encontrada sin vida y en estado de descomposición, en una modesta vivienda, en el sur de la capital del Huila.

La joven, madre de cuatro niños, al parecer fue asesinada por un hombre con el que salió el sábado en la noche del bar donde laboraba supuestamente como trabajadora sexual. “Ella estaba en el trabajo, salió con dos tipos y se desapareció, hasta ahí fue que supimos de ella”, recordó el compañero sentimental, al señalar que en la cámaras de seguridad del establecimiento se observa cuando ella sale con los sujetos. “Se veía salir con los tipos”, apuntó el atribulado hombre.

El cuerpo sin vida de Lina Marcela, de 29 años de edad, fue encontrado por unidades policiales enrollado por un colchón en la habitación de una vivienda, ubicada en la carrera 31 con calle 24 del barrio Puertas del Sol.

Hasta el lugar llegaron uniformados adscritos al CAI Timanco, tras ser alertados por un hombre que manifestó que había recibido un mensaje de su hijo diciendo que “se iba a quitarla vida porque había matado a una mujer y la tenía con él”.

“En la vivienda, se encuentra una persona de sexo masculino que no permite el ingreso a las autoridades, se logra convencer, se ingresa y es allí donde se encuentra el cuerpo sin vida de una mujer…al parecer trabajadora sexual, según la información que da la persona que se encuentra en el lugar”, narró el coronel Nelson Quiñones Manchola, comandante de la Policía Metropolitana de Neiva.

De acuerdo con el reporte oficial, el cadáver de la mujer, se encontraba en avanzado estado de descomposición, por lo que los investigadores del Cuerpo Técnico de Investigación CTI de la Fiscalía, que la madrugada de ayer realizaron la inspección judicial, no pudieron determinar con certeza la causa de la muerte y trasladaron el cuerpo a las instalaciones de Medicina Legal.

Este es Juan Diego Aldana Vargas, de 21 años de edad, capturado como presunto responsable del crimen.

La investigación

Anoche, el director seccional de Fiscalías, Justino Hernández, le confirmó a LA NACIÓN que el caso de la mujer empezó a ser manejado como feminicidio y que sus investigadores trabajan a pasos agigantados para recolectar el material probatorio suficiente que permita esclarecer el episodio.

Dijo además que el único capturado hasta ahora por estos hechos será presentado ante un juez en las próximas horas en el Palacio de Justicia de Neiva.

Aunque inicialmente fue aprehendido bajo cargos por el delito de ocultamiento de evidencia y material probatorio, el individuo, al parecer, deberá responder por el crimen de la mujer.

El detenido fue identificado como Juan Diego Aldana Vargas, de 21 años de edad, un joven oriundo de Cundinamarca, pero residente en Neiva.

El individuo trabajaba con su padre en el sector petrolero y desde hace aproximadamente dos meses vivía en arriendo en la habitación en donde fue encontrado el cadáver de la dama.

Otros detalles

“A él lo distingo hace como dos años, siempre ha vivido por acá en el barrio, tenía  el concepto de que era una buena persona, educado, no le conocía vicios… Aún no creo lo que pasó”, mencionó la propietaria de la casa, quien se abstuvo de revelar su identidad.

La arrendadora dijo además que nunca vio a la finada y que no escuchó ruidos que alertaran de lo que pudo haber ocurrido en la habitación. “El domingo en la tarde sentí un olor, pero yo pensé que era un ratón o un gato muerto en el techo”, agregó.

Indicó que fue el lunes por la noche que habló con su inquilino. “Le dije que había que revisar a ver si había un animal muerto en el techo y me dijo que sí, pero nada más”, añadió.

LA NACIÓN visitó ayer el barrio Puertas del Sol y habló con vecinos del sector, quienes corroboraron que el presunto agresor fue requerido el lunes por la mañana por investigadores del CTI. La propietaria del inmueble aseguró que de inmediato confrontó al hombre. “Le pregunté qué había pasado y me dijo que había sido una confusión, que lo confundieron en unos videos de cámaras, pero que no era nada”, contó.

En esta habitación de una modesta vivienda del barrio Puertas del Sol de Neiva, fue encontrado el cuerpo sin vida de Lina Marcela Puentes Ninco.

¿Quién era la víctima?

Lina Marcela Puentes Ninco, oriunda del municipio de Rivera, era madre de cuatro niños, de 11, 10, 8 y 5 años de edad, y vivía con su familia en una vivienda del barrio Ventilador de Neiva.

“Llevábamos ocho años de estar viviendo juntos, tenemos dos hijos…me dejaron solo con mis hijos y los niños huérfanos”, expresó conmovido su esposo. “Ella trabajaba como camarera en un bar, llevaba como un año trabajando allí”, añadió.

Amigos y familiares de Lina Marcela, a través de redes sociales, desde ya están convocando un plantón para el próximo viernes 15 de febrero a las tres de la tarde, en las afueras del Palacio de Justicia,  con los numerales #NiUnaMás y #NoMásFeminicidio para exigir respeto por la vida y justicia.

“Yo lo único que pido es que se haga justicia, que si encuentran a los responsables, ellos digan por qué la mataron, por qué hicieron eso, que paguen los culpables”, concluyó el esposo.

Impactante

El panorama de la violencia contra la mujer no puede ser más desalentador en todo el país. Las cifras hablan por sí solas. Según datos del Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses, en el 2018 asesinaron a 11.299 personas. De estas, 960 eran mujeres. Es decir que, cada 24 horas, murieron casi tres mujeres en el territorio colombiano.

La mayoría de homicidios se concentraron en la adultez con 447 casos de mujeres que estaban entre los 29 y los 59 años.

El Instituto tiene documentados 161 casos en los que el homicida era la pareja de la víctima y en 111 casos era la o el compañero permanente. Además, en 360 casos los responsables fueron conocidos y otros 277 casos fueron conocidos sin ningún trato.

En Neiva, el año pasado, se registraron tres feminicidios.

Uno de esos casos –el más reciente—fue el de Natalí Salcedo González, una trabajadora sexual, quien fue asesinada a cuchillo a manos de su compañero sentimental, identificado como Julio César Rojas. El sangriento episodio ocurrió en noviembre pasado al interior de un hotel localizado en la carrera Tercera entre calles Cuarta y Quinta, centro de Neiva. La mujer pretendía acabar la relación sentimental con el hombre, pero terminó acuchillada. El arma homicida fue encontrada, mientras que el agresor fue detenido y hoy está preso en la cárcel de Rivera.

Hace un año, paradójicamente por esta época, Neiva estaba aterrada por el caso de la joven, Valentina Mosquera Fajardo, de 18 años de edad, cuyo cuerpo sin vida apareció ‘embolsado’ cerca al Sena Industrial. La joven fue estrangulada a manos de un hombre al que le prestaba servicios sexuales en un hostal céntrico de la ciudad.

Pero la violencia contra la mujer no sólo encierra homicidios. También hay golpes, maltratos, asaltos sexuales, agresiones sicológicas y toda clase de vejámenes.

En materia de violencia intrafamiliar, Medicina Legal atendió en 2018 en Neiva 1.229 víctimas. De estas, 813 –más del 80% mujeres– se dieron en un contexto de violencia de pareja.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Comentarios