No deja de generar inquietud el caso de Villa Karol en el municipio de Garzón, una urbanización, financiada con recursos públicos, cuyas viviendas, en su mayoría, amenazan ruina. De acuerdo con los estudios contratados oficialmente, las fallas estructurales encontradas en la ejecución del proyecto de vivienda popular no garantizan ninguna estabilidad y en cualquier momento pueden colapsar.

Los dictámenes son contundentes. “No todas las viviendas terminadas garantizan la habitabilidad. El riesgo que se corre por las deficiencias en algunas columnas y vigas no la hacen seguras en el tiempo”, aseguró el ingeniero Jesús María Gutiérrez, al analizar los resultados de las pruebas de resistencia practicadas en ese sector. “Se encontraron algunos elementos como columnas y vigas sometidos a la torsión que en caso de un sismo puede ocasionar el colapso de la estructura”, confirmó el perito. E insistió: “En conclusión, las viviendas de Villa Karol no garantizan la sostenibilidad para uso continuo en el tiempo por cada uno de sus beneficiarios. La estabilidad tampoco se garantiza”.

Lo más insólito de este asunto es que estamos hablando de un proyecto de ocho años atrás. Y ocho años después, la Contraloría ha decidido llamar a cuentas a los presuntos responsables del ‘desastre’ en Villa Karol. El organismo de control ha establecido deficiencias de la interventoría y la falta de controles por parte de Fonvihuila y del alcalde de la época en Garzón, Delio González Carvajal.

Los alcaldes están en la obligación de hacerle seguimiento a las obras que contratan y en este caso, lo mínimo que se esperaría es que los controles fueran mayores por tratarse de viviendas.

Que quede algo claro: frente a la construcción de viviendas, los mandatarios deben ser exigentes en el cumplimiento de los requisitos técnicos y normativos.

“Los alcaldes están en la obligación de hacerle seguimiento a las obras que contratan y en este caso, lo mínimo que se esperaría es que los controles fueran mayores por tratarse de viviendas”

EDITORIALITO:

Fueron cuatro los premios de periodismo “Reynaldo Matiz Trujillo” que acaba de conquistar LA NACIÓN. Estos reconocimientos nos motivan a trabajar más para mantener bien informados a los neivanos y los huilenses.

 

 

Comentarios