Para el abogado apoderado, la batalla en el Consejo de Estado no será fácil.

Cecilia González Villa/LN

corresponsales@lanacion.com.co

Tranquila, así parecía lucir ayer Nidia Guzmán, rectora de la Universidad Surcolombiana durante la rueda de prensa convocada para explicar la trascendencia del fallo de la Sección Quinta del Consejo de Estado que ordena su suspensión provisional.

Esto, dentro de las demandas interpuestas en su contra, luego de su posesión, el año pasado.

Acompañada de varios de sus colaboradores así como de su abogado, Guzmán leyó un comunicado en el que destacó que es claro que su triunfo en las pasadas justas no le gustó a muchos en la Usco.

“Viéndonos como una amenaza para sus propios y mezquinos intereses que afectan únicamente la institucionalidad decidieron demandar la elección de la terna. La comunidad universitaria puede estar segura de que ni esta servidora ni el Consejo Superior hemos cometido faltas o realizado conducta indebida”, subrayó.

Dijo que acata el fallo aunque no lo comparta y precisó que aún no ha sido notificada de la decisión del Consejo de Estado, cuyo plazo vence la próxima semana.

Afirmó Guzmán que la decisión del Consejo de Estado realmente no la afecta a ella sino a la Universidad y su autonomía.

“Estaré muy atenta de todos los procesos académicos y administrativos de la Universidad porque en verdad me interesa y quiero que siga el rumbo que ya iniciamos”, aseveró.

 ¿Quién hay detrás?

La rectora Nidia Guzmán afirmó que lo ocurrido con ella es injusto pues además se está atentando contra la autonomía universitaria.

Aunque no reconoció que esté siendo perseguida, lo que sí admitió es que tiene detractores porque  no representa garantías para ellos.

Y si bien hay quienes sostienen que el ex rector Pedro Reyes es ahora su enemigo, Guzmán dijo que no cree que esté detrás de lo que le está pasando pero sí viejos perseguidores suyos.

Señaló que no ha tenido problema alguno con él (Pedro Reyes) y mucho menos ataques de su parte aunque no descartó que los las injurias en su contra vengan de personas que hacían parte de la administración pasada que fueron removidos por ella.

La rectora de la Universidad Surcolombiana negó que haya llegado a su cargo con compromisos políticos, como se ha rumorado, pues según dijo, no es cierto que haya  tantos puestos por repartir.

“Siempre he sido académica, en ningún momento tengo vinculación con algún partido político aunque soy de descendencia liberal y de una u otra manera eso ha influido en mi durante mucho tiempo. Yo llegué con el apoyo de un equipo fuerte de docentes que estuvieron al frente de mi campaña, de estudiantes, de  graduados”, insistió Guzmán.

Explicó la funcionaria que a su llegada no hubo muchos cambios en cargos dentro de la Universidad y por el contrario algunas plazas importantes siguen siendo ocupadas por sus antiguos titulares.

El abogado

A su turno, William Alvis, apoderado de la rectora Nidia Guzmán, señaló que las tres demandas contra su defendida se basaron en una presunta premisa conocida como ‘yo te elijo y tú me eliges’.

Alvis descalificó esos argumentos y dijo que la razón de la suspensión del cargo de Guzmán consiste en que ella como miembro del consejo académico en su condición de decana de la Facultad de Educación en junio de 2017 participó con su voto en la designación de uno de sus miembros al Consejo Superior.

Añadió que su decisión fue una actuación apegada a los estatutos de la Universidad Surcolombiana.

“Hemos dicho que allí  no hay clientelismo alguno ni prevenda. Hubo un ejercicio de los estatutos de la Universidad y llevar a fondo una prohibición de esas, tal como lo están haciendo quienes demandaron, terminaría afectando uno de los principios de funcionamiento de las universidades públicas como es la autonomía”, explicó Alvis.

Quién asume

William Alvis, apoderado de la rectora Guzmán indicó que ante su falta temporal como sucede en este caso, será el Consejo Superior de la Universidad el que tendrá que encargar de la rectoría a uno de los vicerrectores: el académico o el administrativo.

Todo indicaría que será entonces el vicerrector académico el que sería nombrado, y se trata de Hipólito Camacho, quien fungiría como rector encargado hasta tanto se resuelva la situación de Nidia Guzmán, cosa que podría suceder en tres meses aproximadamente.

Entre tanto, Alvis subrayó que ahora lo que sigue es trabajar en los mecanismos de defensa que iniciará con el recurso de reposición contra la medida cautelar, y participar en las audiencias.

Explicó el jurista que la salida de la rectora Guzmán se dará a partir de la notificación del fallo y una ejecutoria de tres días. Pero todo hace pensar que no sería antes del 21 de febrero.

Sin embargo, admitió Alvis que la batalla no será fácil. “Sabemos que no es un tema fácil porque la jurisprudencia ha sido contraria y adversa a pesar de los argumentos de defensa que tenemos, que yo considero potentes, importantes. Pero la posición de la Sección Quinta del Consejo de Estado ha sido muy radical pero vamos a utilizar los caminos que haya dentro de los caminos institucionales para intentar controvertir la decisión”, puntualizó.

Comentarios