El líder de los Notarios del país, Álvaro Rojas Charry, en la entrevista con la gerente general del Grupo Informativo LA NACIÓN, Claudia Marcela Medina García.

Claudia Marcela Medina García
gerenciageneral@lanacion.com.co

 

La identificación biométrica es el gran salto en materia tecnológica que han dado las Notarías del país. Ahora, se están alistando para el reconocimiento facial. Sin embargo, por estos días, les asisten una preocupación: la aplicación de la Ley de Financiamiento.
En este diálogo con LA NACIÓN, el presidente de la Unión Colegiada del Notariado Colombiano, Álvaro Rojas Charry, habla los desafíos e inquietudes de los Notarios.

¿Cómo avanza la modernización de las Notarías en el país?
Estamos muy satisfechos de los resultados en la modernización de los servicios notariales partiendo inclusive de la misma sede de cada Notaría. La infraestructura logística ha mejorado ostensiblemente. Hemos dado un salto muy importante en el proceso de identificación biométrica, el papel de seguridad, la firma electrónica y ya expidiendo algunos documentos en línea y permitiendo la consulta en línea también. Hoy todos los notarios del país tienen su certificado de firma. Eso implica que los tiempos se han reducido. Los documentos se expiden en forma inmediata y no hay que regresar a la Notaría por ellos. Hoy llegamos a los 36 millones de cotejos biométricos que eso es extraordinario y con ello, obviamente, estamos dando un duro golpe al crimen organizado frente a la suplantación, al robo de identidad y como efecto de ello pues la disminución de delitos patrimoniales como la estafa.

En el Huila, ¿Cómo avanza la modernización?
Quiero decirle que en el Huila se ha dado un cambio muy importante, sobre todo en provincia, y tengo la satisfacción de haber observado las instalaciones de las Notarías de Neiva y hay buena ubicación logística, comodidades y tecnología. Además, los notarios del Huila son todos por concurso. Tenemos un total de un millón de cotejos en todo el Huila, de los cuales unos 450 mil son en Neiva. También tengo la satisfacción que se constituyó la Seccional de Notarios y entregamos una sede magnífica para la organización de los eventos académicos y que sirven de escenario para las actividades académicas de los notarios del Huila, Caquetá y Putumayo.

¿Qué viene en materia de tecnología adicional a la biometría?
Dar el paso para modificar el captor de la huella digital, donde no existirá la posibilidad de fraude y ya estamos trabajando sobre el reconocimiento facial, ya hicimos la prueba el año pasado aquí y estamos esperando que la Registraduría disponga el sistema y lo avale para empezar a prestar este servicio. Lo cierto, es que hemos hecho unos grandes avances y lo más significativo es que todos los notarios del Huila tienen la firma digital y por eso los estamos visitando permanentemente.

La función notarial se ha convertido en un aliado estratégico del Gobierno Nacional en temas como la descongestión en la Justicia, ¿Cómo ha sido ese papel de la función notarial?
Estamos entregando a los notarios unas funciones para dar trámite a todas las diligencias que no requieren intervención judicial, es decir, descongestionar la administración de justicia es muy importante. A manera de ejemplo: el matrimonio, la conciliación, la cancelación del patrimonio, matrimonio homosexual, la declaratoria de insolvencia de persona natural no comerciante, disolución y liquidación de sociedades maritales, disolución y liquidación de la sociedad conyugal. Todos estos trámites que eran de competencia de los jueces, los tenemos los notarios. Por ejemplo, el cambio del nombre en el registro civil de nacimiento era un proceso de jurisdicción voluntaria que implicaba tramitarse ante un juez civil del circuito con apoderado y eso costaba por lo menos $2 millones y 6 meses mínimos para el trámite. Hoy se hace en un día y no cuesta más de $200 mil, entonces, sí hemos contribuido enormemente a descongestionar los trámites de justicia. Nosotros podemos tramitar una sucesión entre 30 y 45 días, cuando antes demoraba 2 y 3 años.

Con todo eso, ¿No genera alguna debilidad en el sistema notarial tener tantas funciones?
Me siento satisfecho en tener un notariado exquisito en su formación, me dicen Notarios de otros países, jocosamente, que los notarios de los pueblos de Colombia están más preparados que un yogurt, es decir, que no tenemos problemas. Somos el único sector que capacitamos a los notarios permanentemente. En estos momentos, estamos próximos a inaugurar el servicio de autenticación biométrica para los permisos de la salida de los menores del país en el aeropuerto El Dorado de Bogotá. Este servicio será 24 horas y estará listo en un mes. Los Notarios estamos dispuestos y preparados para ello y aún más, el notario del pueblo es tan apreciado, acogido y valeroso, que ellos prestan servicio los días domingos y feriados, cosas que no hacen ningún otro funcionario y la gente está tranquila. Tenemos las dificultades propias y la falla de una organización de personas, pero nosotros tenemos una percepción de confianza, seriedad y respeto de los colombianos.

Para mí conocimiento, más que para el lector, ¿De dónde provienen los recursos para las Notarías?
El notario no tiene contrato de trabajo, no tiene superior jerárquico y obtiene sus recursos a partir de un arancel legal que se llaman las tarifas notariales. El gobierno dispone el cobro de los servicios y se aplica a nivel nacional una tarifa única que tiene Colombia. De allí, el notario tiene que pagar todos sus gastos, el local, empleados, aportes parafiscales, su seguridad social, su papelería, internet de sus equipos, no recibe un solo peso del Estado, es decir que tiene que ser autosuficiente y tiene que prestar un buen servicio. Es importante señalar que Colombia tiene un fondo, en donde los Notarios hacemos un aporte mensual, con el cual se subsidia el servicio en más de 500 notarías del país que no son autosuficientes.

¿Cuáles son hoy por hoy los servicios que más prestan las Notarías?
El servicio que más pueden usar es la autenticación de firmas, documentos, las escrituras públicas y luego, tenemos en volúmenes, sucesiones, actos y contratos con el estado civil y muchos nuevos actos que nosotros manejamos, como el matrimonio igualitario. Las personas prefieren casarse ante un Notario, tiene una oficina buena y los términos son más rápidos.

¿Hay controles frente a trámites como el matrimonio igualitario, el cambio de sexo o el cambio de nombre?
Hay algunas cuestiones que se deben ser más exigentes y no todo lo fácil es lo mejor. Por ejemplo, yo advertí lo del cambio de nombre, muchas veces lo hacían por juego. Una vez llegó una niña y se cambió el nombre, a los ocho días volvió a retomarse el nombre, cuando le pregunté qué había pasado, me dijo que se lo había cambiado por el novio, pero que habían peleado. No se puede jugar con el estado civil de esa manera, hay que establecer unos parámetros. Por ejemplo, en el cambio de sexo, hay que establecer una prueba mínima de seriedad para que esto no se vuelva un juego. El notario puede hacer la advertencia pero si el usuario insiste, hay que hacerlo. Por eso, en el caso que nos hemos negado a muchos trámites, nos las han impuesto con tutelas y hay que respetarlo, cumplirlo.

Hablemos de la Ley de Financiamiento, ¿Cómo está afectando la función notarial?
Esta reforma tributaria era una necesidad del Estado para su financiamiento y uno lo entiende. Sin embargo, hay unos principios de derecho universal que se afectan. Por ejemplo, a partir de la fecha ya no se emiten contratos de la generación de inmuebles a partir de valores de los avalúos o valores convenidos, sino que tiene que hacerse por el valor real y comercial de los inmuebles. Aparte de esto, desaparecen unos contratos que están en el Código Civil como el de simulación. Nosotros no cuestionamos, simplemente cumplimos con lo que dice la Ley y lo que nos pidieron es recaudar esos impuestos para los inmuebles superiores a 50 millones de pesos, pero es una carga sumamente fuerte y decidida en este proceso. Yo pienso que el Gobierno tiene que expedir unos decretos reglamentarios para facilitarnos la aplicación de la Ley, hay muchas dudas y ahí estamos frente a este reto que estamos asumiendo con mucha responsabilidad.

¿Cree que debería hacerse una revisión?
Sí, el Gobierno es consciente que debe hacerlo y está preparando un proyecto reglamentario de esta Ley porque es urgente ajustarla y poner pautas para su aplicación, porque hay momentos que no se sabe si el impuesto lo paga el vendedor, el comprador o ambos, ante quién se paga, cómo se acredita el pago. Hay dudas en la aplicación procedimental y estamos trabajando en ello y vamos a ver a dónde llegamos.

Hoy, si un usuario va a hacer un contrato de simulación, ¿No lo podría hacer?
Frente al precio no lo puede hacer, es decir, si usted está comprando un apartamento de 100 millones de pesos y el avalúo es de 60 millones, usted podría decidir venderlo por 80 millones, pero no se puede, debe hacerlo por el valor comercial porque por debajo no se puede meter absolutamente nada. Esa manifestación de la voluntad libre como uno de los elementos para la validez de los contratos, se rompe. Toda nueva Ley implica una inquietud para poder aplicarla e interpretarla. Hoy les estamos diciendo a todos los notarios del país que envíen sus inquietudes para enviarlas al Gobierno Nacional.

En diciembre le entregó un documento al Presidente Iván Duque, ¿le hizo alguna solicitud especial?
Sí, le fui a ofrecer los servicios y ahora veo que van a hacer un nuevo censo en el Sisbén y voy a insistirle al presidente Duque porque si los eventuales beneficiarios son identificados con biometría no habría fraude porque hay un porcentaje muy alto de gente que han metido como beneficiarios y ni siquiera existen. La biometría nuestra produce efectos legales, tenemos la constancia de que identificamos la persona. Por ejemplo, con el terrorista de la Escuela de Policía, él hizo el trámite de traspaso y gracias a eso se pudo establecer que ese señor sí lo era y se pudo establecer por la trazabilidad del proceso, es decir, que para efectos de identificar criminales es muy bueno. Acaba de venir una delegación de México para mirar nuestro sistema biométrico y diferentes países. Biometría es una inversión que supera los 10 millones de dólares que es un costo bajo porque nosotros hemos manejado el proyecto. Ahora vamos a agregar el captor de huella viva y con esto es imposible que suplanten a una persona y nos sentimos orgullosos.

¿Cuándo van a estar en Neiva?
Ni más faltaba, yo soy opita y no los voy a dejar por fuera. Vamos a hacer un evento de capacitación para Huila, Caquetá y Putumayo, este 22 de febrero para formar sobre la Ley de Financiamiento y el nuevo Código de Notariado.

 

 

Comentarios