Por: Francisco José García Lara.

Frecuentemente alguno despotrica del sistema de salud, cuando se leen sus argumentos es evidente que no conocen su funcionamiento.

Muchos viven convencidos que la cotización que pagan a la EPS va exclusivamente para dicha entidad, desconociendo que por cada afiliado del régimen contributivo el sistema de salud reconoce la denominada Unidad de Pago por Capitación (UPC), por ejemplo, un pensionado de 70 años que recibe $5.000.000 al mes cotiza el 12.5%, es decir $625.000 mensuales, $7.500.000 al año. De ese monto, el sistema le reconoce a la EPS la UPC de $2.629.055 al año, o sea $219.088 mensual.

¿Para donde va el resto del dinero de la cotización?, hasta 1.5 puntos para financiar el régimen subsidiado, el resto para completar las UPC de los demás afiliados al régimen contributivo, en un esquema que se llama doble solidaridad, único y muy reconocido en el mundo.

Otros aseguran que las EPS se están enriqueciendo gracias a lo que cotizan, pues bien la revista Dinero (www.dinero.com/edicion-impresa/negocios/articulo/las-necesidades-de-capitalizacion-de-las-eps/266804), publicó un análisis sobre el déficit de capital de las EPS y lo calculó en $6.5 billones, entonces afirmar que las EPS están incrementando su capital es completamente falso, pues al contrario, lo están perdiendo por cuenta del  desequilibrio financiero del sistema.

El origen del mencionado déficit son principalmente los servicios, procedimientos, e intervenciones que no están incluidos en el Plan Básico de Salud (PBS- antes POS) que deben ser pagados en el régimen contributivo por la Administradora de los Recursos Financieros de la Salud (ADRES – antes FOSYGA) y por los departamentos y distritos en el régimen subsidiado.

La deuda por lo no incluido en el PBS se ha calculado entre $6 y $8 billones, lo que implica que los problemas financieros del sistema de salud se originan en el estado, gobierno nacional y territoriales, por esa razón las EPS no pagan a los hospitales y clínicas, y estos a su vez a médicos, enfermeras y proveedores.

A los colombianos nos incomodan los trámites, aun más sin son para alguna solicitud de salud, pero resulta que muchos de ellos son impuestos por el estado para que le cobren lo que no paga, entonces cada vez que tengan que adicionar un documento a una solicitud en salud recuerden que en manos del gobierno cualquier papel adicional es inútil pero obligatorio.

Muy importante sería que quienes critican el sistema de salud se esforzaran por conocer su funcionamiento, así tal vez entenderían que a pesar de los inconvenientes cumple muy bien con su función.

garcia.francisco@javeriana.edu.co

 

Comentarios