Vendedores ambulantes y desempleados suelen ser los que má acuden a los 'gota a gota'

*Rodrigo Castro tenía urgencia. El trabajo como constructor estaba malo, poco salía para hacer, pero mientras tanto las deudas seguían creciendo y había que llevar comida a la casa.

Como sus entradas no eran suficientes pues ni modo de pensar en un banco. Por eso, cuando alguien le habló de los ‘gota a gota’ pensó que esa era su tabla de salvación. Pero estaba equivocado.

El contacto no tardó en aparecer y a través de un intermediario que se mostró amable, Rodrigo Castro logró que le prestaran un poco más de $600.000.

Sin problema pudo pagar las primeras cuotas pero poco a poco la situación se fue poniendo fea y comenzó a atrasarse. El hombre que el primer día le entregó la plata con una amplia sonrisa dejó su amabilidad a un lado y lo encaró.

Adornándolas con palabras de grueso calibre el intermediario comenzó a vociferar amenazas contra Castro, que iban desde matarlo a él o a su familia.

El caso ahora reposa en la Fiscalía en Timaná, al igual que el de *Diana  en Neiva. Ella lleva sin trabajo desde hace varios meses y con varias bocas por mantener  el panorama la orilló a acudir a un ‘gota a gota’ para paladear la situación.

Al igual que Rodrigo Castro, Diana comenzó a recibir amenazas de muerte por sus atrasos en los pagos por lo que interpuso la denuncia en una inspección de Policía pero al parecer su queja no prosperó.

Como la situación se seguía repitiendo y cada vez peor, decidió acudir a la Fiscalía donde las investigaciones están siendo adelantadas.

Según Justino Hernández, director de Fiscalías Huila, los casos que el ente acusador lleva  contra los ‘gota a gota’, son innumerables.

¿Quiénes son?

Hernández sostiene que a los ‘gota a gota’ nadie los conoce realmente. Solo a sus intermediarios que andan en moto, con un bolso terciado donde cargan una libreta en la que están anotados los nombres de los clientes y las cantidades. Ah, y un arma de fuego con la que suelen ‘persuadir’ a los morosos.

Por eso cuando se les pregunta a las víctimas, los nombres de quien les prestó, jamás saben contestar porque solo conocen a los intermediarios. Estos incluso suelen cambiar continuamente como para ‘despistar’.

Los ‘gota a gota’ cobran intereses muy superiores a los que se pagan en los bancos o cooperativas de ahorro que se rigen por la tasa de usura establecida por la Superintendencia Bancaria que suele ser menos del 3 por ciento aproximadamente.

Y es que sin trámites y sobretodo, rápidamente, cualquiera puede acceder a préstamos ‘gota a gota’ que van desde 300.000 pesos o un poco menos hasta varios millones por lo cual deben pagar a diario desde 150.000 pesos en adelante, dependiendo de la cantidad que le hayan entregado. Pero algunos ni siquiera saben cuánto cancelan en realidad.

Por lo general son en su mayoría  vendedores ambulantes, desempleados y pequeños comerciantes los que suelen acudir a esta forma de préstamos.

Estas personas tampoco tienen que firmar títulos valores para respaldar la deuda pero según las autoridades, es incluso su vida o la de sus familias la verdadera garantía de los prestamistas.

¿Y esa plata?

Como si fuera poco, para las autoridades suele resultar una tarea titánica conocer el origen de los dineros con lo que los ‘gota a gota’ endeudan a sus desprevenidos clientes.

“Son capitales no declarados, colocados en el mercado o tráfico social que se aprovechan de la informalidad”, sostiene Justino Hernández, director de Fiscalías del Huila.

Eso sí, terminan triplicando e incluso cuadruplicando sus capitales sin que nadie los controle, y a costillas de los desprevenidos y necesitados clientes.

Y si bien muchos de ellos terminan de pagar, aún a costa de su bienestar económico y la tranquilidad de su familia, otros vuelven a pedir prestado.

El problema es que cuando ya no pueden pagarles a sus acreedores y éstos comienzan a acosarlos o a amenazarlos, tienen que huir de sus lugares de origen para evitar terminar muertos.

Por eso, de acuerdo con información de Asobancaria, antes de acudir a los ‘gota a gota’ o agiotistas, lo mejor es pensar en solicitar un préstamo bancario o cooperativa.

Hay que preguntar y comparar varias alternativas de financiamiento, especialmente del sector formal.

Si es dueño de un negocio tiene la opción de solicitar un microcrédito. Consulte más sobre la tasa de usura.

Por municipios

La Fiscalía afirma que en el Huila esta situación no se presenta en todos los municipios del departamento.

Pero además de Pitalito y Neiva, localidades grandes, los casos de amenazas provenientes de prestamistas llama la atención que se registran en otras pequeñas como en Suaza, Timaná, Garzón, y La Plata.

La Fiscalía, entre 2016 y lo que va corrido del año 2019 ha logrado judicializar a 38 personas por los delitos de tentativa de homicidio, usura, amenaza, lesiones personales o agresiones.

Sin embargo, casi nunca estas personas  se atreven a denunciar a sus jefes directos, ya que puede que no los conozcan o les da miedo revelar sus identidades.

 

Saliendo del problema

En Neiva ha sido la Alcaldía a través de la Secretaría de Competitividad la que ha venido apoyando a vendedores ambulantes con el ánimo de evitar que acudan a los ‘gota a gota’, mediante un programa de formalización laboral y recuperación del espacio público.

“A los vendedores informales les hemos dado herramientas para que pasen de la informalidad a la formalidad con formación y capacitación. Pero también apalancamiento económico como el Fondo Crear”, explica Yamile Rico, titular de esa dependencia.

Es así como desde el año pasado se han puesto más de 2.000 millones de pesos para ayudar a fortalecer los negocios de los informales o para que emprendan un nuevo proyecto.

Los prestamos van hasta siete millones de pesos lo que para las autoridades permite ayudar ampliamente a combatir el ‘gota a gota’ .

Según Rico, la buena noticia es que el programa ha funcionado con los informales que han logrado acceder a capacitaciones con la Escuela Rodrigo Lara Bonilla y con el Sena donde reciben formación en diferentes áreas. Los pagos de intereses a los préstamos del Fondo Crear también son diarios

  • Nombres cambiados

Comentarios