Jorge Luis Salcedo Restrepo

Hace poco se suscitó una controversia por el viaje de un grupo de trabajadores de un hospital en uno de tantos municipios de Colombia. Los trabajadores de planta de cualquier institución generalmente tienen su fondo de empleados, para ahorrar dinero con distintos fines, educación, vivienda, salud, recreación, destinación libre y mucho más.

Cada año organizan viajes de integración a diferentes destinos.

La integración se hace con el fin de conocerse más, y  limar asperezas.

De otra parte se invitan a sicólogos, conferencistas especializados en coaching para superación personal.

Todos sabemos que en esos viajes hay lugar para el esparcimiento y el descanso. Los trabajadores de la salud viven sometidos a muchas presiones laborales, y metas que antes no se veían tan exagerados.

Hoy en día todos los del gremio de la salud vivimos a la par de estresados con los empleados bancarios, aunque la vida de un ser humano es más valiosa, un pobre cajero de un banco si se descuadra en un día, puede perder su empleo y se le daña la hoja de vida, lo cual lo lleva a una depresión. Los trabajadores de la salud están día a día con una mayor carga laboral y creo que sicológicamente se merecen una terapia intensiva de alejamiento de su trabajo, para hacerse una auto crítica de sus funciones en sus labores, corregir fallas y hacer higiene mental.

Que un viaje a Cancún para 78 personas, cueste 238 millones de pesos, eso nos da $3,012.658 por cabeza, más o menos, de los cuales el Hospital de Jamundí, aportó un porcentaje, y los trabajadores aportaron a su fondo, durante el año, otro porcentaje.

Cada año las empresas hacen este tipo de eventos, dentro de ellas están también los hospitales. Sin ir muy lejos, aquí en el Huila esto es muy frecuente. Y no sólo viajan los del Hospital, sino los de las Alcaldías. No critico esto, por el contrario lo apoyo y quienes creen que esto es corrupción es porque tiene el cerebro dañado, o, porque se mueren de la envidia por no poder salir a descansar, o, no tener la oportunidad de hacer lo mismo. Cochice Rodríguez, nuestro gran filósofo y deportista, dijo unas palabras sabias : “En Colombia la gente no se muere de cáncer sino de envidia”

La persona que denunció este evento, lo más seguro, es que fue un exempleado resentido. Al cual le hacen eco los periodistas que no tiene otro oficio, o no tienen más noticias importantes que publicar.

Aruz2050@yahoo.com.co

 

 

 

Comentarios