Manchester City logró una importante victoria en los minutos finales del duelo ante el Schalke en Alemania.

Se jugaron otros dos duelos por los octavos de final de Champions League, Atlético de Madrid tuvo una presentación fenomenal y venció 2-0 a la Juventus de Cristiano Ronaldo y acaricia los cuartos de final, mientras Manchester City hizo lo propio y derrotó (3-2) a al  Schalke.

El duelo entre el equipo ‘colchonero’ y el conjunto de Turín, fue con pocas emociones en los arcos. Cristiano luchó, aunque sin socios y sin mucho peligro real. El conjunto de Simeone fue superior a la Juventus y logró un buen resultado para ir con confianza a Turín. Los ‘rojiblancos’ desplegaron un buen juego, sobre todo en el primer tiempo, pero fue en el segundo en el que llegaron los goles. Giménez y Godín fueron los goleadores.

El gran protagonista fue el VAR, que anuló una jugada de gol de Morata sobre el minuto 70 ante la molestia evidente de los dueños de casa.

Pasó sin pena ni gloria Cristiano, el que era el terror del Atlético, que tuvo opción en la última del partido en un cabezazo por fuera, y se quedó con un valioso triunfo el Atlético, que anhela volver a jugar en el Wanda, sede de la final de la actual Champions.

Lo salvó al final

Manchester City logró una importante victoria en los minutos finales del duelo ante el Schalke en Alemania. El cuadro de Pep Guardiola parecía resignado a la derrota, pero dio vuelta el encuentro.

El City comenzó jugando con el estilo que lo caracteriza desde que llegó Guardiola: posesión de balón, sin impacientarse y con un Agüero muy prendido en ataque. Precisamente el argentino fue el autor del primer gol a los 18′. David Silva recuperó un balón en el área rival tras una displicente salida del portero Fahrmann. El español cedió hacia el lado y Agüero solo tuvo que empujar la pelota.

A los 38′ el Schalke tuvo su premio, con un remate de Caligiuri que dio en la mano de Otamendi, y tras consultar por varios minutos con el VAR, el árbitro concedió el penal para el cuadro germano. Bentaleb lo convirtió.

Pero cinco minutos después el árbitro señaló otro penalti para Schalke. Esta vez fue Fernandinho quien cometió la falta en el área y Bentaleb lo cambió por el 2-1 y la locura estalló para irse al descanso con una ventaja.

Leroy Sané entró por Agüero, y en un tiro libre a los 84 minutos, el extremo anotó el empate. Y cuando el City perdía la esperanza, Sterling fue a luchar el balón y Oczipka se resbaló, dejando al inglés solo frente al portero Fahrmann y definió muy bien para marcar el definitivo 3-2.

Comentarios