El rejuvenecimiento vaginal y las vaginas son un tema tabú y por medio de este libro se quiere rescatar la importancia que ha tenido en la historia y en la configuración de lo que hoy conocemos, ya que son las mujeres las encargadas de dar a luz y, además, que las mujeres conozcan que hay una serie de procedimientos tantos externos como internos que las pueden ayudar a sentirse más confiadas plenas y felices con su vagina.

Cabe resaltar que la doctora Triana tiene un amplio conocimiento del tema y ha ocupado cargos muy importantes que le permiten hablar con propiedad sobre la vagina, los mitos y la realidad que se vive en Colombia que “desde hace dos años el procedimiento de cirugía estética vaginal aumento en un 56% y Colombia es el país que hace más rejuvenecimientos vaginales en el mundo”, puntualiza la cirujana.

A continuación, la profesional, nos habla acerca de su experiencia y los procedimientos para ‘Reivindicarse con su Diosa’.

¿Hace cuánto atiende los temas de la vagina?

Desde el 2007 comenzamos a interesarnos en este tema, generalmente mis pacientes son más mujeres que hombres y empecé a escuchar que había muchas mujeres que no se sentían completamente llenas en su parte sexual. Si nos remitimos a los textos antiguos de cirugía plástica solo hablaban de cortar los labios de la vagina y listo.

¿A qué se refiere con que “no se sentían llenas”?

No se sentían como ellas eran, quiere decir que, básicamente, muchas veces como mujeres ponemos prioridades en nuestra vida diferentes a nuestra sexualidad y pensamos que es algo fisiológico, algo normal, como parte de envejecer y ser mujer.

La mujer quiere mejorar, volver a sentir como antes, suena raro, pero hoy en día con todo lo que hay referente a la sexualidad y hablando de equidad de género entre mujer y hombre, la mujer sí quiere liderar su sexualidad porque por muchos años hemos sido líderes en el hogar y estamos ganando liderazgo, pero en la parte sexual no lo hemos logrado y continuamos en pausa.

Desde el punto de vista médico, ¿si se puede mejorar la sexualidad de una mujer?

Normalmente, si hablamos de la sexualidad entre el hombre y la mujer, el hombre tiene una sexualidad más simple porque para él la gratificación sexual está basada en la fricción durante la relación sexual. Para nosotras es más complejo, cuando hablamos de gratificación sexual, estamos hablando específicamente de la vagina y debemos tener roce o fricción en la pared anterior de la vagina.

Ahora qué sucede, durante el embarazo el bebé está en nuestra barriga y soporta su peso sobre los músculos del piso pélvico que son los mismos músculos que sostienen nuestra vagina que es como un tubito, entonces cuando el bebé sale, esos músculos quedan flojos y ese tubito ya no es el mismo. Entonces, ya no hay la misma fuerza para hacer la contracción de la vagina en otra relación sexual y eso hace que haya una disminución de la gratificación sexual en nosotras, por eso es tan importante trabajar este tema.

Nosotras tenemos diferentes áreas que nos pueden dar gratificación sexual. Una es la vagina, el segundo es el famoso punto g que no sabemos si existe o no, básicamente, no es un punto es una zona que está ubicada en la pared anterior de la vagina y que podemos ayudar si hacemos más fricción durante la relación sexual pues hay más área de sensibilidad y sentimos más.

La tercera zona es el clítoris que normalmente tienen más receptores de sensibilidad, está por fuera de la vagina y con procedimientos de cirugía plástica vaginal se puede descubrir un poco más para que de esa manera sintamos más o, por ejemplo, ya cosas funcionales, porque cuando hay mucha piel que lo recubre hay acumulación de secreciones y hay mal olor. No hay nada más incómodo para nosotras que el mal olor allá abajo.

Y la cuarta manera de gratificación sexual es un punto máximo de excitación y no tiene que estar relacionado con la parte genital, puede ser en cualquier lado, es único para cada mujer. Este punto de máxima gratificación puede cambiar, por ejemplo, si cambiamos de pareja.

Pero entonces este conjunto de cosas es lo que nos da placer sexual, pero definitivamente, cuando estamos en el acto sexual si no hay flexión en la pared anterior de la vagina, no hay gratificación sexual.

¿Esta cirugía es realmente estética o algo funcional?

Yo estoy completamente en contra de que la cirugía plástica estética sea para hacer moldes, eso no es, por eso el eslogan siempre ha sido “Realza tu belleza natural” y es lo que siempre he promovido.

La cirugía plástica nació para mejorar la calidad de vida de los pacientes, pero todos los extremos son malos, si uno cree que la cirugía nos va a resolver los problemas pues no. Con la vagina es lo mismo, no hay moldes, no hay vaginas 90-60-90 y no quiere decir que toda mujer tenga que pasar por un procedimiento de cirugía estética vaginal.

¿Por qué hay que pensar en la estética de la vagina?

Es importante tener en cuenta que como todo procedimiento depende de cómo cada uno lo vea, repito la idea no es que pensemos que porque tenemos una vagina operada vamos a ser más exitosas en la cama, pero si yo no me siento bien con mi parte vaginal externa hay una opción que es la cirugía plástica vaginal para mejorar es parte que se complementa.

¿Cómo es esa cirugía?

Esto es un abanico de opciones porque hay procedimientos invasivos y otros no. Entonces, si hablamos de la parte externa podemos hablar de cortar los labios vaginales menores, se puede hacer con láser que nos ayuda que haya menos inflamación. Hay que tener en cuenta que Dios hizo por algo los labios largos y no se deben cortar todos, ahora hay una tendencia que se llama ‘Barbie’ que lo que hace es cortar todo y no es correcto.

¿Se han visto casos de operaciones mal realizadas?

Por supuesto, si hablamos de la parte externa tenemos también los labios mayores que es donde normalmente tenemos pelos y no los quitamos. Allí se puede usar con aparatología para templar un poquito esa piel y rellenar, pero a veces colocan biopolímeros y deforman toda el área.

Cuando el problema o la necesidad de solucionar algo es funcional y debe hacerse una intervención interna de la vagina, ¿Cómo es ese procedimiento?

Muchas veces ese procedimiento se hace pensando solamente en estrechar la vagina y así no debe ser, lo importante de esta cirugía es evaluar bien el paciente y hacer que en los músculos que rodean la vagina se puedan apretar más fuerte durante la relación sexual y así sí haya gratificación sexual para nosotras. Independiente del tamaño del pene del hombre, si eres capaz de apretar fuerte, va a producir más roce.

¿Cuánto tiempo dura la cirugía?

Si estamos hablando de una cirugía de rejuvenecimiento vaginal es entre 60 y 90 minutos, pero también se puede hacer cosas no quirúrgicas para mejorar la contracción de la vagina como láseres o radio frecuencias y solo se dan tres días de incapacidad. Ya para la cirugía es recomendable un mes o mes y medio sin relaciones sexuales y para trabajar 8 días, usando ropa 100% de algodón y floja.

¿Cuál es el precio promedio?

No podemos hablar de un precio o un aproximado porque estamos haciendo todo de acuerdo a la escultura de esa persona, los planes o tratamientos cambian muchísimo, por eso es tan importante escuchar a la paciente.

Con toda esta necesidad de los colombianos por la belleza por la estética, ¿Cuál es su mensaje?

Yo pensaba que la cirugía estética era para cambiar la apariencia externa, pero me di cuenta que la cirugía plástica si bien nos ayuda a muchas, las deja aún más vacías. Por eso estoy trabajando en una campaña social que se llama “Realza tu belleza natural” pero me refiero a la belleza interior, donde cada uno de nosotros despierte esa parte interna que tenemos. Para mí lo más importante es lograr empoderar a las mujeres en todos los aspectos de su vida.

Comentarios