Muchos han sentido en algún momento de sus vidas que les hace falta la lectura. Sin embargo, encuentran muchos obstáculos a la hora de empezar porque no saben dónde, piensan que es difícil o simplemente la desacreditan como algo que no es para ellos. Por eso, se presentan algunos libros de todo el mundo que demuestran que la literatura clásica también puede ser muy sencilla y entretenida.

La epopeya de Gilgamesh, Anónimo

Hace cinco mil años, un rey llamado Gilgamesh gobernó la ciudad mesopotámica de Uruk. Pronto se convirtió en héroe y dios, y sus gestas lo hicieron protagonista de la primera epopeya de la historia, centrada en su desesperada búsqueda de la inmortalidad. En ella aparece, por primera vez, el tema del diluvio universal. Los fragmentos más antiguos que se conservan de La epopeya de Gilgamesh son obra de un poeta paleobabilónico que escribió hace más de tres mil setecientos años. Fue compuesta en lengua acadia, pero sus orígenes literarios se remontan a cinco poemas sumerios.

Se podría decir que La epopeya de Gilgamesh es claro reflejo de la sociedad mesopotámica en la época antigua y su análisis nos muestra de mucho mejor manera los modos de pensamiento que existían y las formas de relación que preponderaban en la tradicional ciudad de Uruk.

La epopeya es una obra extraordinariamente sentimental. Los dos grandes personajes en ella, Gilgamesh y Enkidu, a pesar de tener una naturaleza distinta, viven una amistad absolutamente profunda, con una lealtad muy grande entre ambos, que se termina por la terrible muerte agónica y lenta de Enkidu.

A pesar de su lejana edad, nos ofrece planteamientos de un nivel bastante considerable, en donde no resiste mucho el análisis sobre lo “primitivo” que tienen estas sociedades en su cosmovisión. Ya lo había dicho el antropólogo estructuralista Claude Levi-Strauss, “la única diferencia entre el pensamiento moderno y el pensamiento de sociedades arcaicas está en la forma de expresarlo, y no en su nivel de profundidad”.

Las mil y una noches, Anónimo

Este clásico árabe es famoso en todo el mundo. La historia de amor entre Scheherezade y Shahriar, sultán de Bagdad, se presenta como un escenario adecuado para la narración de un número de cuentos sencillos que parece interminable. Grandes historias de nuestra niñez como Alí Babá y los cuarenta ladrones, Simbad el Marino y Aladino son originales de esta legendaria antología. Es una gran opción para aquellos que buscan relatos cortos para comenzar a leer.

El estilo narrativo de la serie de cuentos se denomina ‘Relato Enmarcado’ ya que, en lugar de ser historias independientes, cada una de las narraciones genera nuevas tramas y un cuento lleva al siguiente y al siguiente hasta que se conoce el desenlace del primero. El elemento de Sherezade, una narradora externa que cuenta historias a una tercera persona, era un recurso literario muy utilizado durante la Edad Media.

Compuesto por tres grupos de relatos, el libro describe de forma fantástica y algo distorsionada la India, Persia, Siria, China y Egipto. Hacia el año 899, los relatos, transmitidos oralmente, habían sido agrupados en ciclos. Se cree que muchas de las historias fueron recogidas originariamente de la tradición de Persia (hoy en día Irán), así como de Irak, Afganistán, Tayikistán y Uzbekistán, y recopiladas más adelante, incluyendo historias de la tradición egipcia.

Cuentos de Antón Chéjov

Chéjov es un maestro de la narración breve. Sus cuentos resumen la vida de los rusos comunes de finales del siglo XIX. Por su corto tamaño, son una gran opción para empezar a conocer la literatura rusa. Su cuento más famoso es La dama del perrito. Pero, en realidad, la lista de opciones es realmente numerosa. En cualquier librería es posible conseguir antologías de sus cuentos.

Antón Chéjov fue un narrador y dramaturgo ruso. Considerado el representante más destacado de la escuela realista en Rusia, su obra es una de las más importantes de la dramaturgia y la narrativa de la literatura universal. Su estilo está marcado por un acendrado laconismo expresivo y por la ausencia de tramas complejas a las que se sobreponen las atmósferas líricas que el autor crea ayudado por los más sutiles pensamientos de sus personajes.

Diario de un loco de Lu Xun

Zhou Shuren fue un escritor revolucionario que vivió en China a finales del siglo XIX y principios del siglo XX. Bajo el seudónimo de Lu Xun, abogaba por la modernización de su gobierno, altamente influenciado por el confucianismo. Una de sus propuestas más llamativas era el reemplazamiento del sistema de escritura chino por el alfabeto latino. En el Diario de un loco, inspirado en el homónimo de Nikolái Gógol, critica la sociedad de su época con la metáfora del canibalismo, que en este relato es una tendencia que empieza a “infectar” a todos sus conocidos.

Después de estudiar extensamente los cuatro libros y los cinco clásicos de la antigua cultura confuciana, el escritor del diario, el supuesto “loco”, comienza a ver las palabras “¡Coma gente!”.

Al ver a la gente en su aldea como un potencial devorador de hombres, se siente presionado por el temor de que todos, incluidos su hermano, su venerable médico y sus vecinos, que se agolpan para observarlo, albergan pensamientos caníbales sobre él.

A pesar de la preocupación aparentemente genuina del hermano, el narrador aún lo considera una gran amenaza, tan grande como cualquier extraño. Hacia el final, el narrador dirige su preocupación a la generación más joven, especialmente a su difunta hermana (que murió cuando ella tenía cinco años) porque teme que sean canibalizadas.

En los relatos se recrea todo el ambiente político y social de la época que le toco vivir y el compromiso personal que adquirió como pensador intelectual afín a la revolución comunista. Una china cuyos valores ancestrales pierden terreno frente a la revolución cultural, un país oscuro, de fuertes contrastes donde la razón ha perdido el sitio y la corrupción gana terreno asolando la convivencia.

Desolación de Gabriela Mistral

Lucila Godoy Alcayaga se hizo famosa al convertirse en la primera persona latinoamericana en ganar el premio Nobel. Su amor por la poesía de Gabriele d’Annunzio y Frédéric Mistral, también ganadores del premio, inspiró su seudónimo y su pasión por la producción literaria.

En la antología Desolación, Gabriela Mistral explora sus sentimientos más íntimos, visiones sobre la vida, el dolor y la escuela. Su primera edición apareció en Nueva York (Estados Unidos) en el año 1922 y contó con el decidido apoyo de amigos y admiradores de la poetisa, liderados por el crítico literario español Federico de Onís.

La belleza y originalidad de la poesía de Desolación fue mérito suficiente para que la hasta ese momento desconocida y joven poeta chilena, fuera tempranamente reconocida a nivel internacional. A partir de esta antología, Gabriela Mistral emergió como una de las más promisorias escritoras latinoamericanas de la primera mitad del siglo XX.

En su poema Desolación nos habla o nos trata de transmitir el gran dolor y tristeza que siente al llegar de nuevo a su país y no encontrarse con aquello que conocía sino con nuevas personas, culturas y pensamientos no propios de su tierra.

Gabriela Mistral es caracterizada por sus poemas llenos de protesta y realidad cosa que se ve reflejada en cada palabra que escribe, ella se ve en la necesidad de dedicarle este poema a la situación que estaba viviendo su país en ese momento, que era el pensamiento nazi en Chile ya que para la época de José Manuel Balmaceda se favoreció notoriamente la colonización del sur del país por familias provenientes de Alemania y el Imperio Austrohúngaro.

Comentarios