Salió de la cárcel implicado en crimen del abogado Luis Gerardo Ochoa en Pitalito

Una inesperada sustitución de la medida de aseguramiento dejó por fuera de la cárcel de Pitalito a Stiwar Sterling alias ‘La Muerte’, encargado de coordinar la eliminación del abogado Luis Gerardo Ochoa. Los demás implicados exploran el mismo camino.

0
796
Stiwar Sterling Santacruz, alias ‘La Muerte’ pagó una caución y tiene casa por cárcel.

RICARDO AREIZA

unidadinvestigativa@lanación.com.co

Extrañamente, Stiwar Sterling Santacruz, el hombre que coordinó, según la Fiscalía,  el crimen del abogado Luis Gerardo Ochoa salió de la cárcel de Pitalito donde estaba recluido.

Sterling Santacruz, de 24 años, quien condujo el vehículo en el que huyó Eduardo Villanueva Murcia, el primer condenado por el crimen, obtuvo hace dos semanas un inesperado beneficio. El caso se mantenía en total reserva.

El hombre, nacido en Cali, fue capturado el 11 de septiembre de 2017, como uno de los integrantes del grupo encargado de eliminar al ex personero por las denuncias que había formulado un mes antes de su asesinato ocurrido el 6 de abril de 2017.

No en vano, la Fiscalía le imputó los delitos de homicidio agravado y porte ilegal de armas de fuego. Tanto en Neiva como en Pitalito, los jueces de garantías lo consideraron como “un peligro para la sociedad” y en esa condición confirmaron su reclusión en un centro carcelario.

Eduardo Villanueva Murcia, alias ‘Boleta’, capturado el pasado 6 de junio de 2017 y condenado a ocho años y diez meses de prisión, admitió no solo su participación en el crimen sino que comprometió al propio Sterling Santacruz, como el hombre que lo contrató para eliminar a Ochoa Sánchez.

En varias declaraciones realizadas ante los investigadores explicó la forma como operaba la organización contratada para cometer el homicidio. Pero además, sin pretenderlo, puso al descubierto otros crímenes cometidos.

Villanueva mencionó la existencia de una banda a la que pertenecía auspiciada y dirigida por ‘El Patrón’, quien habría matado a unas diez personas delante de él, entre ellos a dos amigos.

“El patrón le disparó dos veces luego le pasó el arma a uno de sus hijos y el hijo le disparó varias veces, luego lo parten en dos y lo entierran”, relató Villanueva admitiendo la comisión de otros homicidios aun no investigados por la Fiscalía. Este hecho genera “extrañeza” reiteró el juez de garantías.

La organización criminal estaría  además, comprometida en otros delitos como asaltos y hurto. El juez no dio más detalles. Villanueva declaró que fue contratado como ‘campanero’ ubicado a tres cuadras de la oficina del abogado. Luego escuchó los disparos y corrió dos cuadras. Una camioneta lo recogió y huyó el lugar. El conductor era nada menos que Sterling Santacruz, el encargado de contratar a los sicarios.

“Sterling Santacruz, fue quien lo contrató y quien manejó el vehículo donde huyó el sicario, así mismo fue quien le recibió el dinero al patrón, Mauricio Ortiz Parra, enviado por Mauricio Parra Rodríguez”  anotó la Fiscalía.

LUis Gerardo Ochoa, asesinado en abril de 2017

La extrañeza

Según el juez de garantías encargado de estudiar la revocatoria de la medida, “causa extrañeza la forma como cambia el señor Eduardo Villanueva su versión sobre el nombre de alias ‘La Muerte’ (Stiwar Sterling Santacruz). En la entrevista realizada el 24 de mayo lo menciona como el señor Stiwar, el 30 de mayo señala que es Alexis. El 14 de junio vuelve a mencionar a Stiwar. Ese cambio de nombres, según el juez, le genera extrañeza porque puede generar inseguridad.

El juez califica como “fantasiosas” algunos apartes de sus entrevistas con la fiscalía. La versión del señor Eduardo Villanueva en torno a la identidad de Mauricio (El patrón) también le genera dudas.

“Alias ‘La Muerte’ es quien lo contacta, el que lo contrata, el que arregla precios y le paga. (No todo). Es de cierta manera la persona que encabezó por contrato que le hiciera ‘El Patrón’ la muerte del abogado Luis Gerardo Ochoa”, relató el juez de garantías de Pitalito.

“En otras palabras-dijo-‘La Muerte’ es quien dirige y estaría necesariamente al frente de todo este andamiaje criminal”.

Según la versión, los sicarios estaban tomando licor en la zona rosa cuando les informaron que ya habían hecho el seguimiento al abogado y los requerían para “hacer la vuelta”. Según los relatos presentados a su consideración no había una fecha señalada para perpetrar el homicidio. Ese día se presentó la oportunidad y lo hicieron.

Stiwar Sterling, supuestamente el encargado de contratar a los sicarios,  trabajaba en el área comercial en la sección de crédito de Comfamiliar Huila según lo certificó la Coordinadora de  Gestión y Talento Humano de la entidad. Tenía un contrato de trabajo desde el 23 de noviembre de 2016 hasta abril de 2017. Curiosamente, la jefe de talento humano, certificó que el imputado tenía prohibido hablar por celular y debía cumplir los horarios de trabajo, para reforzar la tesis de que no estaba por fuera cuando se produjo el crimen.

El juez de garantías le concedió el beneficio de casa por cárcel. Nadie apeló.

Lo sorprendente

Aunque la versión de Villanueva coincide con los tatuajes que tiene el incriminado, hubo confusión con el nombre. Esto genera duda, según el juez. “Si bien es cierto aquí hay un hecho de sangre bastante delicado que se atentó contra la vida de una persona los elementos de prueba que la defensa ha traído en esta oportunidad de cierta manera corroen esa inferencia razonable de autoría aunque no en su totalidad como se pretendiera”, afirmó el juez.

“Aún persisten los señalamientos que le hizo Villanueva…aquí hay un manto de duda en esa presunta participación de Sterling Santacruz”, añadió el funcionario judicial.

“En ese orden de ideas, la Judicatura considera que ante este manto de duda sobre la participación de alias ‘La Muerte’ en esa empresa criminal no es en su totalidad.

Por lo tanto, a pesar de los peligros que representa para la sociedad, el Juez Tercero Penal Municipal de Pitalito con funciones de control de garantías decidió sustituirle la medida de aseguramiento en centro carcelario por detención domiciliaria. Además, le impuso una caución prendaria equivalente a un salario mínimo para hacer efectiva la sustitución.

Sterling Santacruz, señalado como el hombre que buscó y contrató a los sicarios, pero además, quien condujo uno de los vehículos utilizados para el magnicidio, permanece ahora en su residencia, en el barrio Solarte.

Y lo más sorprendente: la Fiscalía y el Procurador judicial Edinson Enriquez Ortiz aceptaron sin reparos la insólita sustitución de la medida de aseguramiento. Ninguno de los dos impuso los recursos que eran legalmente procedentes. Y peor aún: la representante de las víctimas no concurrió ni ha formulado reclamación alguna.  Tampoco aparecieron los delegados de Naciones Unidas que asisten como garantes de buena voluntad.

La Fiscalía y el Procurador judicial E aceptaron sin reparos la insólita sustitución de la medida de aseguramiento.

Los reveses de la Fiscalía

La insólita sustitución de la medida de aseguramiento se suma a otros hechos que ponen en duda la consistencia de las pruebas para esclarecer el crimen. El aplazamiento de la audiencia de acusación del alcalde de Pitalito, Miguel Antonio Rico Rincón es el último revés desde que un juez revocó la medida de aseguramiento y puso en jaque las pruebas para enjuiciarlo.

Aunque las medidas de aseguramiento contra los otros implicados fueron prorrogadas, las demoras y sucesivos aplazamientos, le labran el camino para explorar la revocatoria o la sustitución de las medidas de aseguramiento.

La fiscal del caso, inmersa en varias investigaciones penales y disciplinarias, tendrá que sortear ahora, un eventual desacato.

No obstante, la Fiscalía insiste en que tiene las pruebas suficientes para acusar no solo al alcalde laboyano sino a los demás capturados en calidad de coautores y probables determinadores.

Comentarios