Le ha quedado muy claro a la Alcaldía de Neiva –ojalá las demás Administraciones Municipales del Huila tomen atenta nota– que se encuentra en la obligación de ejercer prevención, control y vigilancia durante las celebraciones de espectáculos públicos. Y en ese orden de ideas, debe adoptar las medidas necesarias para el correcto uso y destinación del escenario o espacio destinado al espectáculo, verificando, indicando y advirtiendo las condiciones en que se encuentran sus instalaciones, las áreas o espacios a utilizar por parte de los espectadores, y los posibles riesgos asociados.

Las advertencias vienen al caso y las ha hecho la propia Justicia, al hallar responsable administrativamente a la Alcaldía de Neiva por la primera tragedia ocurrida en el estadio ‘Guillermo Plazas Alcid’.

Tal vez algunos no lo recuerden, pero el 25 de abril del año 2008, una gradería de la tribuna occidental del ‘Plazas Alcid’ colapsó durante la realización del concierto denominado “Los de mi Tierra” y en el que participaron, entre otros, Pipe Peláez, Hebert Vargas y Wamba. El evento musical fue organizado por la emisora Olímpica, Radio Tiempo y Comcel. En plena rumba, una parte de la gradería occidental cedió cayendo sobre los espectadores, que en ese instante se refugiaban de la fuerte lluvia que se registraba en la capital huilense. El desplome se presentó debajo de las escaleras en el trayecto que comunica con el camerino occidental. La estructura colapsada le ocasionó la muerte a la comerciante  Gloria Patricia Tabares y dejó  heridas a seis jóvenes.

Hay que señalar que la Alcaldía de Neiva pretendió ‘zafarse’ de su responsabilidad, atribuyéndole la culpa a la gente que se ubicó en un sector en el que no debía permanecer. Además, responsabilizó a la empresa radial “Olímpica Estéreo”, por haber incumplido con su deber de vigilar y controlar los sitios en los que se debían ubicar los asistentes al concierto.

La Justicia ha tumbado esos pobres argumentos y ha dejado claro que la Alcaldía de Neiva, en su calidad de propietaria del estadio, era la responsable de la conservación y mantenimiento de sus instalaciones.

“Le ha quedado muy claro a la Alcaldía de Neiva que se encuentra en la obligación de ejercer prevención, control y vigilancia durante las celebraciones de espectáculos públicos”

Comentarios