Sergio Felipe Salamanca

Sergio Felipe Salamanca Borrero

Twitter: @SFSB93

A diferencia de muchas marcas, Maserati ha logrado mantener vivo el espíritu de las carreras en cada uno de sus modelos a lo largo de su historia, la cual comenzó en 1914 en la ciudad de Bolonia Italia, con los hermanos Maserati, quienes consiguieron combinar sus talentos para impulsar la empresa. Alfieri, Ettore y Ernesto quienes sabían de mecánica, eran los que se encargaban de desarrollar y de poner a punto los carros. Mientras que Mario, quien tenía grandes dotes artísticos, fue el encargado de diseñar el legendario logo de la empresa.

La grandeza del diseño elaborado por Mario radica en su simplicidad, ya que el tridente que adorna el frente de todos los Maserati, es una clara referencia a la ciudad natal de la marca, Bolonia. El diseño estuvo inspirado en el tridente que tiene la estatua de Neptuno (versión romana del dios griego Poseidón) ubicado en la Piazza Maggiore (Plaza Mayor) de la ciudad de Bolonia, que según la marca, simboliza fortaleza y vigor.

En una época en la que el automovilismo estaba dando sus primeros pasos y en la que los pilotos eran considerados verdaderos héroes por arriesgar su vida tras el volante de rústicos bólidos, Maserati logró distinguirse desde el comienzo. Debutando oficialmente con el Tipo 26, Maserati impuso su presencia en las principales carreras italianas, como la Targa Florio, el Gran Premio de Monza, el Premio de Roma y la mítica Mille Miglia (mil millas).

Durante algunos años, los italianos no tuvieron rival, haciendo que las victorias fueran compartidas por Maserati y Alfa Romeo, quienes tuvieron que enfrentar la llegada de la competencia alemana, representada principalmente por Mercedes y Auto Unión (conocida actualmente como Audi). Además de tener que enfrentar a sus rivales en la pista, Maserati tuvo que hacerle frente a las dos guerras mundiales.

La empresa sufrió grandes transformaciones durante la mitad del siglo pasado, comenzado por la ausencia de los hermanos Maserati. Luego de la muerte de Alfieri en 1932, los hermanos restantes decidieron vender su participación accionaria en 1938. A pesar de ya no contar la presencia de los integrantes originales, Maserati deicidio continuar en el mundo de las carreras, compartiendo la pista con un nuevo e implacable rival, Ferrari. Durante los años de fuerte competencia entre las marcas, Maserati tuvo dentro de su equipo al cinco veces campeón del mundo de F1, Juan Manuel Fangio.

En la década de 1950, Maserati decidió retirarse del mundo de las carreras, por los altos costos asociados a las competiciones, lo cual hizo que la marca se replanteara su visión del futuro. En su nuevo enfoque, Maserati decidió concentrar su atención en el desarrollo de vehículos con un gran rendimiento ya no para las pistas, sino para el público. Fue así que la marca lanzó modelos como el Mistral, el México, el Ghibli y el Quattroporte. Finalizando la década de 1960, Maserati fue vendida a Citroën dando lugar a vehículos como el Bora.

Luego de haber tenido varios dueños, Maserati terminó siendo adquirida por el grupo Fiat Chrysler Automobiles (FCA), al cual pertenece Ferrari, su eterno rival en las pistas. Para sorpresa de muchos, esta operación fortaleció en gran medida a ambas marcas, al permitir que estas pudieran compartir el conocimiento adquirido en sus largas trayectorias comerciales para el desarrollo de nuevos modelos.

Para concluir la historia y empalmarla con el presente y el futuro de la marca en Colombia y en el mundo ¿qué mejor que el Gerente General de Maserati Colombia? Robert Kunzel ha sido la mente maestra detrás de la llegada de Maserati al país y de su posicionamiento. Según Robert, en términos generales la marca ha tenido un muy buen recibimiento por parte del mercado colombiano y se prepara para el lanzamiento de un nuevo modelo próximamente.

Al ser una marca de deportivos, el instinto puede llevarnos a pensar que los modelos que registran mayores ventas son automóviles, sin embargo, durante los años que la marca ha estado en Colombia, las ventas han estado dominadas por su camioneta, la Levante. Una SUV que en su versión más lujosa y deportiva, la Trofeo, viene dotada con un motor V8 de 3.8 litros biturbo, fabricado por Ferrari, el cual entrega 590 caballos de potencia, permitiendo una increíble aceleración de 0 a 100 km/h en 3.9 segundos, sin mencionar su sonido, ni su lujoso interior. ¿su precio? Esta versión, por ser especial, está sobre los 700 millones de pesos.

Además del impacto que causan sus vehículos a primera vista, Maserati sorprende por otros aspectos como el hecho de que no existen dos vehículos iguales, ya que cada uno es producido bajo las especificaciones del comprador, quien puede modificar elementos del interior y del exterior dentro de una amplia gama de posibilidades. Desde el momento de la orden hasta la entrega del vehículo existe un periodo de tres meses, en el que la fábrica con atención al más mínimo detalle, construye cada una de estas piezas excepcionales.

Por último, sorprende mucho el hecho de que todos los modelos que la empresa comercializa a nivel mundial se encuentren disponibles para Colombia, lo cual no es común en las marcas de lujo, que normalmente reservan algunos de sus modelos para el mercado europeo o estadounidense, dificultando la llegada de estos modelos a Colombia. Muestra de lo anterior, es el hecho de que las ultimas y más lujosas versiones de la Levante estuvieron disponibles en Colombia antes que en el mercado europeo, siendo presentadas en el Salón Internacional del Automóvil de Bogotá 2018, la Levante GTS y la Trofeo.

En cuanto al futuro, existen altas expectativas respecto del nuevo modelo en el que Maserati se encuentra trabajando, el Maserati Alfieri, del cual se especula que puede ser hibrido o completamente eléctrico. No se pierda el siguiente especial, que también tendrá como invitada a una legendaria marca italiana que tiene por hogar, la ciudad de Maranello.

 

 

Comentarios