Venezuela vivió ayer su cuarta jornada de mega apagón que ha caudado la muerte de 17 personas. El presidente encargado, Juan Guaidó anunció que pedirá al Parlamento declarar el “estado de emergencia”, con el fin de solicitar ayuda internacional. “El día de mañana (lunes) hemos convocado sesión de emergencia extraordinaria de urgencia del Parlamento Nacional para tomar acciones inmediatas con respecto a la ayuda humanitaria necesaria”, aseguró ayer Guaidó, jefe del Congreso de mayoría opositora.

De los 23 estados del país, 16 se mantenían apagados desde que el jueves comenzara la gran pesadilla. En el resto, más Caracas, la luz va y viene en una especie de ruleta rusa en la que el venezolano siempre sale perdedor.

Al mega apagón eléctrico se suma el ‘blackout’ de las comunicaciones, que el sábado pasado alcanzó al 96% de los usuarios y que ayer afectaba a entre el 60% y 70%, según la Asamblea Nacional. Un estado de alarma nacional en la práctica y que  también lo será en forma de decreto. “Esta catástrofe debemos atenderla de inmediato”, dijo el presidente encargado.

“Hemos monitoreado 23 de 40 hospitales, que cubren al 80% del país. Están confirmados 17 asesinatos, no podemos llamarles muertes. Pero hay información extraoficial de que la cifra pueda superar 40 o 60 víctimas mortales”, concluyó Guaidó.

El líder opositor, reconocido por 50 países como presidente interino de Venezuela, agregó que convocará “acciones de calle” para presionar la salida del poder de Nicolás Maduro, a cuyo gobierno culpa del monumental corte de electricidad que empezó el jueves a las 4:50 p.m. y es el peor registrado en este país de 30 millones de habitantes.

Comentarios