Especialistas creen que no se está educando para aprender que la vida tiene altas y bajas. De ahí que muchos terminan suicidándose.

Cecilia González Villa

corresponsales@lanacion.com.co

 

En el municipio de Pitalito hay preocupación. Solo en lo que va corrido de este año se han registrado siete  suicidios.

Y el viernes pasado, se conoció de dos casos a la vez, en diferentes sitios de la localidad, lo que ha hecho sonar las alarmas hasta su máxima expresión.

De ello da cuenta la personera de Pitalito, María Eugenia Herrera, quien señala que desde su cargo ella ha sido una de las que ha llamado la atención para que tanto instituciones como padres de familia estén en alerta.

“Aquí en Pitalito esto ha tocado todos los estratos sociales y las edades, desde los 14 años de edad hasta los 40, por ejemplo. No es algo ajeno a un sector o nivel social determinado. Cualquiera puede llegar a acabar con su vida”, explica Herrera.

Por su lado, la secretaria de Salud Municipal, Yaneth Sofía Ortiz tampoco niega que el panorama es preocupante.

Por eso, señala que ante esta situación se ha declarado una estrategia denominada alianza por la vida que irá en la semana comprendida del 26 al 30  de marzo.

¿Qué pasa?

Y aunque algunos sicólogos no terminan de ponerse de acuerdo al respecto, lo cierto es que en primera instancia se podría hablar de que algo está pasando con la salud mental de los huilenses.

La personera María Eugenia Herrera reveló que hasta  hace poco en redes sociales en Pitalito estuvo abierta una página que incitaba a la autoeliminación llamada ‘mi mundo suicida’.

Al parecer, varios muchachos en Pitalito cayeron en sus juegos como sucedió con una adolescente de 14 años de edad.

Su mamá narró que llamó su atención cuando sorpresivamente su hija  comenzó a llevar camisas de manga larga. Pero después, al intentar lavar un pantalón, uno de sus bolsillos presentaba rastros de sangre.

Angustiada, la mujer intentó en varias ocasiones acercarse a su hija. En principio la menor se negó a hablar con su mamá. Pero luego de  insistir en varias ocasiones decidió quitarse la ropa en presencia suya.

Lo que a continuación su madre vio fue realmente espeluznante. Las piernas y brazos de la adolescente estaban totalmente cortados, ‘como cuando se saja un pescado’, dijo.

Ahora, la adolescente se encuentra en tratamiento sicológico, que está siendo pagado por su familia.

Por eso, para la personera María Eugenia Herrera, ante cualquier signo de alarma lo mejor es ir por ayuda profesional, pues a su juicio, no hay tiempo para dudas.

Un diagnóstico

Ante esta situación, para la sicóloga clínica, Yurani Novoa, la salud mental de hoy es la consecuencia de la violencia, los factores de crianza vividos que en algunos se han desarrollado y en otros no.

“Creo que hay que trabajarle más al enfoque de salud mental como tal, no al patológico. En las mismas instituciones educativas hay que fortalecer los ambientes saludables en casa, los factores protectores”, afirma Novoa.

Pero la profesional también cree que a los chicos hay que inculcarles que en la vida hay altos y bajos, que hay momentos de sufrimiento que son parte de la vida.

Y algo grave, cree que muchos padres de familia han desdibujado el mundo ideal en los contextos diarios y han dejado de educar para resolver los problemas diarios que se generan en los entornos.

Federico Barreto, coordinador del programa departamental ‘No te Madures Biche’ afirma que la sociedad no se puede quedar solo con el análisis de las causas detonantes.

“De los niveles de análisis hay que hacer uno un poco más profundo, a eso lo llamamos factores proximales que son los famosos disparadores. Pero realmente de base hay temas más álgidos como por ejemplo algunos trastornos depresivos latentes. Es decir, un trastorno depresivo latente. Usted puede que no haya ido al sicólogo o al siquiatra pero siempre estuvo ahí y esos son los factores que están definiendo bastante la situación”, explica Barreto.

Muchos factores

Pero el profesional va más allá cuando afirma que el tema de las relaciones familiares están afectando de manera drástica.

Contrario  a lo que muchos piensan, para Barreto, no hay claridad que como sucedió en Pitalito, una red social pueda influir al punto de terminar en un posible suicidio.

“No se han encontrado hechos epidemiológicos, no se han encontrado relaciones en uno con el otro. Son eventos que sucedieron en una temporalidad pero no quiere decir que estén asociados a temas de lineamientos por internet o a lo que pasó en su momento con la ballena azul”, explica.

Advierte que independientemente de cualquier otra cosa, el suicidio es siempre prevenible.

Reitera Barreto que en el suicidio es un evento multifactorial, es decir que es una realidad que la estructura familiar no es la más adecuada.

Las redes familiares en este momento no son protectoras. Normalmente, añade el sicólogo Barreto, una familia es para construir redes y canales de comunicación que a su vez se traducirán en otras como la tolerancia a la frustración.

Pero ahora mismo, se podría hablar de  una especie de crisis para afrontar porque no hay red de apoyo y es ahí donde muchos se sienten solos y creen que no sirven para nada.

En ese sentido, afirma el coordinador de ‘No te madures Biche’, Federico Barreto que es tanto así que actualmente en los espacios para padres de familia la ausencia de éstos es alta.

“En reuniones de padres de familia para entregar boletines están asistiendo tan solo el 12 o 13 por ciento. Por ejemplo, los modelos económicos son factores que hacen que la familia tengan una dinámica diferente y eso nos está afectando. También que los adolescentes no están teniendo habilidades para enfrentar la vida, no saben cómo enfrentar las dificultades de la vida porque no saben cómo”, subraya Barreto.

Todo eso, por cuenta de la prevalencia del uso de los computadores y las redes sociales que han acabado con las relaciones interpersonales, agrega.

¿Hay salida?

Así las cosas, la personera de Pitalito, María Eugenia Herrera hace hincapié en que es urgente analizar los comportamientos de los muchachos, sus expresiones en redes sociales, así como las  actuaciones con las familias, para poder actuar.

Por el lado de la Secretaría de Salud Municipal, la jefe de esa dependencia  Yaneth Sofía Ortiz señala que como consecuencia de los recientes hechos registrados en la localidad, se  ha diseñado una estrategia que se ha llamado ‘alianza por la vida’.

Se trata de una serie de jornadas a realizarse entre el 26 y el 30  de marzo.

“Toda la ciudad está convocada. Universidades, gremio comercial, entidades privadas y públicas. Así como cristianos empresas e IPS con el fin de  generar una sensibilización social y apuntarle un poco a la indiferencia de los entornos donde estas personas se desarrollaron y  no pudieron brindar esa ayuda que quizás pudo haber evitado el hecho”, afirma Ortiz.

Además, se cuenta con otra estrategia llamada Línea para la vida que tiene como objetivo prestar asesoría sicológica a todo aquel que lo requiera.

A él se suma el  ‘Grupo Salvación Espiritual’ liderado por la Secretaría de Educación de Pitalito.

También se cuenta con el programa ‘No te madures Biche’ de la Gobernación del Huila que trabaja con prevención en todos los municipios. Con jóvenes, líderes y padres de familia.

Basados en la premisa del programa se busca  fomentar el diálogo para prevenir el suicidio, creando  redes de familia y comunicación.

Comentarios