El Parlamento de Venezuela, de mayoría opositora, autorizó ayer al jefe del legislativo, Juan Guaidó a declarar un “estado de alarma nacional” debido a un apagón que completa hoy seis días.

Guaidó convocó hoy a manifestaciones en toda Venezuela, que vive el peor apagón de su historia con una población desesperada a medida que se agotan el agua y la comida.

“Mañana, a las tres de la tarde, toda Venezuela a las calles”, dijo el opositor de 35 años, reconocido por más de 50 países como mandatario interino de Venezuela, al presidir una “sesión de emergencia” en el Parlamento de mayoría opositora que aprobó de forma unánime el decreto, que se entiende “como modalidad del estado de excepción” y regirá por 30 días.

Guaidó pidió al Congreso que declarar “alarma nacional” al asegurar que la “catástrofe” cobra la vida de “decenas” de personas ante los problemas que enfrentan los hospitales para atender las urgencias, además de la escasez del agua, daños a los alimentos y las comunicaciones y el transporte interrumpidos o inestables.

El gobierno extendió la suspensión de actividades laborales y escolares, que había ordenado la tarde del pasado jueves cuando comenzó el corte eléctrico, el peor en este país de 30 millones de habitantes que está afectando a la capital y 22 de los 23 estados.

El servicio se ha restablecido por lapsos en algunas zonas, pero la crisis sigue. En la madrugada de ayer, una estación eléctrica estalló en Caracas por causas desconocidas, aumentando la conmoción en un sector donde el domingo hubo saqueos a diferentes supermercados y locales comerciales.

Comentarios