Jorge Luis Salcedo Restrepo

Estos son los temas que más me gustan. Mi Santafecito Lindo no sería mi equipo sino hubiese sido por las madres de los jugadores que los parieron, los criaron, los educaron y los ayudaron a llegar a donde están; como a todos los jugadores de todos los equipos de futbol. Son entonces la mujer, la madre, la esposa y los hijos quienes motivan a los jugadores.

Desde que se inició la Liga Profesional de Futbol en Colombia comenzó con la copia de uniformes de equipos extranjeros y con la traída al país de jugadores de otras partes del mundo. En Colombia sobresalieron Diestéfano, al igual que Pedernera, Rossi, Cozzi y otros. Era necesario importar a dichos jugadores que en otros países no les pagaban bien. Aunque muy rápido se fueron a seguir ganando más en grandes equipos del mundo. Me acuerdo de  mi equipo Santa Fe con Belvilacua en el arco, Milne, Resmik y Aponte en la defensa, Panzuto y Perazo en la delantera y Alfoncito Cañón en el medio. También me acuerdo de un arquero que el locutor el Pato Rios y Carlos Arturo Rueda lo llamaban Pachequin Pacheco.

Me tocó ver jugar a unos futbolistas  brasileños buenos como Yerson que era alero izquierdo con gran capacidad de dribling, Waltinho y otros a los cuales le debemos muchos campeonatos como a Omar Lorenzo Devani. Creo que Maravilla Gamboa, excelente jugador, jugó con Millos y Santa Fe.

Hoy en día tenemos un líder llamado Omar Pérez, que está a punto de retirarse del futbol por problemas articulares en sus rodillas, pero le estamos muy agradecidos, y, quisiéramos que fuera parte importante de la formación y disciplina del equipo base sub.20 y por qué no, del equipo profesional femenino.

Quiero y Colombia pide que se profesionalice el futbol femenino; no hay derecho a que tengan que vivir de limosna pudiendo ser un equipo rentable. Si alguien gasta dinero en publicidad, son las empresas que venden artículos para  mujer de toda índole incluyendo los deportivos. No estoy de acuerdo en que se comience el futbol femenino sin pagarles un peso a las jugadoras. Los equipos profesionales son muy tacaños y están acostumbrados a eso.

Han desperdiciado muchos valores con el solo hecho de no reconocer su esfuerzo y su trabajo.

Y, si se trata de repartir premios, toda la plata queda sólo para los del primer equipo.

Hay arqueros que no tiene para comprarse unos guantes o unos guayos. Lo de las campeonas del Atlético Huila en la copa Libertadores, no tiene otro calificativo que un atraco a mano armada, por parte de unos dirigentes sinvergüenzas.

aruz2050@yahoo.com.co

Comentarios