En medio de la grave inseguridad que azota a la capital del Huila, ha surgido el símbolo de la valentía. Se trata de Mireya Londoño Polanía, una mujer cabeza de hogar que está luchando contra una banda de delincuentes en su barrio Nueva Granada de Neiva.

Como consecuencia de sus denuncias, ha recibido toda clase de amenazas de muerte e intimidaciones y a pesar de ellas, doña Mireya se niega a abandonar su sector, en el que reside desde hace 14 años con cinco de sus hijos menores de edad.

Las amenazas provienen de un joven conocido con el alias de Ronald, que se ha convertido en un mito de inseguridad en el sector. Hay quienes dicen que hasta los mismos policías de la zona le tienen miedo a este individuo, de apenas 17 años de edad, pero con un gran prontuario delictivo. Las amenazas que profiere Ronald han llevado a que familias de Nueva Granada abandonen el barrio.

Doña Mireya narra quién es Ronald: “Es un muchacho nacido y criado en el barrio, pero se ha vuelto el dolor de cabeza hasta para la Policía. Se dedica a hurtos callejeros y amenaza con arma de fuego y puñal a sus vecinos. Se viene con los de su rosca a esa parte oscura a consumir y expender droga, les he hecho el reclamo de que se vayan de ahí”.

Lo máximo que hasta ahora la Policía le ha podido ofrecer a doña Mireya es un acompañamiento si va salir de casa a alguna diligencia. Sin embargo, medidas concretas de seguridad para ella y los habitantes de Nueva Granada no hay.

Este acto de valentía de una mujer debe conducir a que las autoridades –Alcaldía, Policía, Ejército, Fiscalía—miren hacia este sector de la comuna 8 de Neiva y enfrenten con determinación la delincuencia común.

“Este acto de valentía de una mujer debe conducir a que las autoridades –Alcaldía, Policía, Ejército, Fiscalía—miren hacia este sector de la comuna 8 de Neiva y enfrenten con determinación la delincuencia común”

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Comentarios