Norberto Mujica

Brigadier General Norberto Mujica Jaime

Comandante Región 2 de Policía Suroriental

Una característica fundamental de los estados democráticos es la manera como resuelven los conflictos generados a partir del ejercicio de derechos que pueden colisionar entre sí. Esto se hace más tangible en el ejercicio de derechos fundamentales como la libertad de reunión y de expresión desarrollados a través de la manifestación pública. En este sentido el rol de la institución policial se constituye en un factor primordial para la garantía de los derechos de los ciudadanos manifestantes, y de los que no hacen parte activa dentro de la protesta.

El 11 de marzo se dio inició a la Minga indígena en el departamento del Huila en cabeza del Consejo Regional Indígena del Huila (CRIHU). A nivel nacional se proyectan actividades similares en los departamentos de Cauca, Caldas y Valle del Cauca. Esta práctica ancestral se caracteriza por la congregación de nuestros pueblos indígenas alrededor de actividades culturales, que representan el esfuerzo de estos pueblos con el propósito de lograr un objetivo de interés colectivo; ante esta actividad, el compromiso de la Policía Nacional es garantizar los derechos de la manifestación de nuestros pueblos indígenas en el marco del respeto y la paz.

De manera esencial, el ejercicio del derecho a la protesta social, debe tener connotación pacífica, máxime cuando las manifestaciones de forma colateral pueden afectar intereses o derechos de terceros no involucrados, tales como la libertad personal y la propiedad privada, entre otros.

El ejercicio de este derecho, es un compromiso ineludible para la ciudadanía, y es un llamado a la abstención de actos que generen perturbaciones del orden público, como las registradas el pasado 9 de marzo en Neiva, en la que algunas personas que participaban en una marcha en sus motocicletas por las principales calles de la ciudad, afectaron algunos vehículos de la Policía Nacional a través del lanzamiento de objetos contundentes. Estas vías de hecho, constituyen conductas punibles y/o comportamientos contrarios a la convivencia, por la perturbación y afectación a la vida, salud, seguridad alimentaria, el medio ambiente o el derecho al trabajo de personas ajenas a la protesta, que mitigan las instancias de mediación y facultan el uso de la fuerza por parte de las autoridades legítimamente constituidas.

La Policía Nacional de los colombianos garantizará el ejercicio legítimo de la protesta social, a los manifestantes, brindando acompañamiento en las movilizaciones, para salvaguardar el ejercicio de los derechos y libertades; limitando el uso de la fuerza bajo los principios de proporcionalidad, necesidad y racionalidad. La protesta es un derecho y se legitima en la medida que se ciñe a los principios que la democracia le impone a la ciudadanía para exponer sus desacuerdos.

 

Comentarios