La Fiscalía llamará a juicio a un grupo de militares del Batallón Magdalena, con sede en el municipio de Pitalito, que hace 11 años habría participado en la muerte de cuatro jóvenes neivanos. El hecho, hay que decirlo, se produce en momentos en que la organización internacional Human Rights Watch ha revivido el ‘fantasma’ de los falsos positivos en el país. De hecho, el Batallón Magdalena está en el grupo de unidades militares en las que se produjeron más ejecuciones extrajudiciales.

Se trata de un caso similar al ocurrido al de Soacha: jóvenes que fueron engañados y llevados a otra zona de su territorio de origen con el ofrecimiento de un supuesto trabajo para luego ser asesinados y mostrados por el Ejército como muertos en combate.

En este caso, las víctimas fueron Edwin Alexander Ávila Ballesteros, mototaxista; Jonathan Ruiz García y Rafael Medina Reyes, ornamentadores; y José Amilkar Parra Null, mesero de un restaurante en el centro de Neiva. Tres de ellos fueron presentados por el Batallón Magdalena, como personas muertas en combate, el 26 de febrero de 2008. Mientras que ocho días después Ávila Ballesteros apareció sin vida en el río Suaza y presentaba una herida de arma de fuego en la cabeza. Según documentó la Fiscalía, la trágica historia de los jóvenes, conocidos y amigos, comenzó un día antes de su muerte, cuando al parecer fueron engañados por uno de los militares, para que fueran a trabajar a Pitalito. Además de haber de por medio el pago de millón 500 mil pesos, los militares señalados recibieron felicitaciones en sus hojas de vida y varios días de permiso. La noticia es que 11 años después, los militares que participaron en esa supuesta operación militar tendrán que responder en los estrados judiciales.

Esta decisión de la Fiscalía debe mirarse como una valerosa determinación de la Justicia para no dejar en la impunidad un hecho que hizo parte de esa historia oscura que vivió el país por cuenta de los ‘falsos positivos’. El mejor aliciente para las familias de las víctimas es ver a los victimarios respondiendo ante la Justicia y que estos cuenten la verdad.

“El mejor aliciente para las familias de las víctimas es ver a los victimarios respondiendo ante la Justicia y que estos cuenten la verdad”

Comentarios