La guerrilla de las Farc destruyó el puesto de Policía además de casas y locales aledaños en Oporapa y la inspección de Maito en el municipio de Tarqui.

A responder por su presunta responsabilidad en la toma de la guerrilla de las Farc, al municipio de Oporapa y la inspección de Maito en el municipio de Tarqui, en el año 2002 y que dejó cuatro personas muertas, dos de ellas policías, fueron llamados los entonces alcaldes de las localidades.

Así lo dio a conocer el director de Fiscalías en el Huila, el abogado Justino Hernández, al manifestar que los exalcaldes fueron capturados para ser escuchados en indagatoria por el Fiscal Quinto Especializado de Neiva.

Se trata del exalcalde de Oporapa y actual concejal de Pitalito, Laureano Molina Scarpetta y  del exalcalde de Saldoblanco, Vidal Vargas Lomelin, sindicados de los delitos de homicidio en persona protegida, homicidio agravado, tentativa de homicidio agravado y terrorismo.

El fiscal Hernández, manifestó que la vinculación de los exalcaldes a la investigación se dio luego de las declaraciones de desmovilizados de las Farc a la entonces Unidad Nacional de Fiscalías de Justicia y Paz, hoy Dirección de Justicia Transicional.

Los testimonios señalarían a Molina Scarpetta y Vargas Lomelin, de haber colaborado con el entonces grupo guerrillero para las incursiones armadas que se registraron el 10 y 11 de julio de 2002 a las poblaciones. “Se logró determinar que ambos sindicados habrían brindado colaboración financiera, logística y de inteligencia, a dicho grupo insurgente en aquella época, estableciéndose de esa manera su posible participación en la mencionada toma”.

 

«Habrían brindado colaboración

financiera, logística y de inteligencia,

a dicho grupo insurgente…

estableciéndose de esa manera su

posible participación

en la mencionada toma«

La toma guerrillera

Según las declaraciones de desmovilizados, sumadas a las entrevistas de sobrevivientes, la incursión guerrillera en el municipio de Oporapa y la inspección de Maito en Tarqui, fue perpetrada por 250 subversivos que utilizaron ‘cilindros bomba’ para atacar las estaciones de Policía.

En las tomas participaron 250 guerrilleros de las compañías ‘Uriel Varela’, ‘Jacinto Matallana’ y del frente 13, que ingresaron por diferentes sectores de las poblaciones hasta llegar al parque central, la iglesia y estaciones policiales, a las 4:30 p.m. “Primero fueron rafagazos, luego las granadas de fusil y posteriormente los cilindros”, dijo al otro día de la toma el agente de Policía, Giovanni Méndez Galindo.

En el ataque indiscriminado de la guerrilla, que se extendió hasta alta horas de la noche, fueron asesinados los agentes de Policía, Henry Monroy Rodríguez y Elvis Mario Paguatian, además de la vendedora ambulante Margarita Hernández Rocha y Roberto Chaúx Motta.

Las explosiones de las granadas y los ‘cilindros bomba’ destruyeron la estación de Policía, viviendas aledañas y locales comerciales. “Los daños fueron múltiples…”, manifestó el director de Fiscalías en el Huila, Hernández.

 

Los delitos

Los exalcaldes Molina Scarpetta y Vargas Lomelin, capturados el fin de semana en un operativo de la Policía Metropolitana de Neiva, la Policía en el Huila, fueron puestos ayer a disposición del Fiscal Quinto Especializado, para la indagatoria

“La Fiscalía dentro de los próximos cinco días decidirá sobre la privación de la libertad de estas dos personas”, manifestó el fiscal Justino Hernández.

Agregó que los exalcaldes deberán responder por el delito de homicidio en persona protegida, por la muerte de Margarita Hernández Rocha y Roberto Chaúx Motta. “No hacían parte del conflicto”. Además del delito de homicidio agravado por el asesinato de los dos policías.

Señaló que el delito de terrorismo, “por el acto del grupo insurgente, mantuvieron en estado de zozobra y terror a la población civil”. Mientras que tentativa de homicidio agravado por los policías que repelieron el ataque.

Comentarios