En la mañana de hoy fue irrumpida la tranquilidad de la casa cural del municipio de Tarqui cuando encapuchados ingresaron a la vivienda y amedrentaron a los empleados del lugar y al sacerdote Norberto Orozco Salas.

Los testigos del hecho afirman que fueron tres las personas que ingresaron mientras que uno se quedó en la parte de afuera. Ellos hicieron que uno de los empleados llamara al sacerdote que se encontraba en su habitación y fue ahí cuando los amordazaron a todos, los golpearon y amenazaron con armas de fuego y les obligaron a entregar el dinero recolectado producto del aporte de los feligreses.

En total, fueron cerca de 5 millones de pesos que los ladrones se llevaron del lugar, además de haber dejado con lesiones a las personas que allí se encontraban a quienes además amenazaron si ponían el caso en conocimiento de las autoridades.

Cortesía: Gerardo Noticias

Comentarios