Carolina Argüello Cruz

comunidad@lanacion.com.co

El 21 de marzo es un día muy especial para aquellas personas que con papel y lápiz dejan volar su imaginación para luego plasmar su creatividad en letras.

“Ese día se conoce como Equinoccio, y marca el inicio de la primavera en el hemisferio norte y el inicio del otoño en el hemisferio sur. La Tierra se renueva, y eso se siente”, relata la poeta huilense Ana Patricia Collazos.

Por tal razón, el 21 de marzo fue designado por la UNESCO como El Día Mundial de la Poesía buscando fortalecer las actividades que promuevan la expresión de la palabra poética. Es una manera de celebrar el renacer del alma humana.

En el departamento del Huila hay un gran camino abierto por grandes literatos como José Eustasio Rivera y que han seguido, destacados poetas que han dejado huella en las letras colombianas; es así como poetas como Winston Morales brillan con luz propia a nivel mundial por el alma y composición de sus escritos.

“Hoy destacamos algunos de nuestros poetas que han recibido reconocimiento nacional e internacional con sus obras, y que han dedicado su vida a expresar desde una mirada sensible la realidad”, explicó Ana Patricia Collazos.

En Neiva el festejo será con una lectura poética que tendrá lugar en el Café Queens, en este evento que iniciará a las 7:30 p.m. se presentará el libro de memorias del festival 2018 y que contiene las biografías y poemas de todos los participantes.

Winston Morales Chávarro

Magister en Literatura hispanoamericana de la Universidad Andina Simón Bolívar de Quito. Profesor de tiempo completo en la Universidad de Cartagena. Su poesía explora la historia del mito y el misterio de la vida humana en textos de hondo calado formal y expresivo. Sus textos han sido traducidos al francés, inglés, polaco, alemán, rumano, chino e italiano e incluidos en diferentes antologías nacionales y del exterior. Dentro de los muchos reconocimientos internacionales está su más reciente publicación en polaco por la famosa editorial Anagrama.

Las Piedras

Las piedras de esta Terra
Parecen perlas
o nidos de pájaros prehistóricos.
Aquí las palabras huelen a viento
Y el silencio tiene forma de roca.
En las piedras de esta Terra solemne
Se encierra el espíritu de la lluvia
El canto de los jilgueros
El color de los árboles y las selvas. Piedras de Schuaima:
Montañas desnudas
Solitarias colinas
Peñas blancas que se botan como palomas
A un verde cielo de tierra;
Aquí mi mano saluda
un país constituido de piedras:
Rocas perfumadas, rocas uniformes, grises piedras para la pesca,
Grandes y escamosas rocas
Todas!
Piedras de Schuaima
Las amo por sabias y no por duras.

Ana Patricia Collazos

Poeta, autora de cinco libros publicados, ganadora de varios premios literarios y directora del Festival de Poesía de Neiva.

Con frecuencia es invitada como ponente y tallerista a eventos internacionales como el Encuentro de Mujeres poetas de Oaxaca, México; Festival de poesía del Perú; Feria del Libro de La Habana, Encuentro de Escritores del Mercosur en Paraguay, entre otros.

Comparte su pasión literaria con la música, como cantora de tango. Dentro de sus obras se encuentran La voz de la poesía, 2006; Cantos de tierra caliente, 2008; Mujeres al verso, Antología de mujeres poetas del Huila, 2013; Dulce rehén, 2016 (Perú) y Alma de tango, 2017. Es tallerista ocasional del Banco de la República, catedrática de la Corhuila y directora de la Editorial Tierra de Palabras.

Infancia

Los seis años

eran suficientes para mi madre

Bella en el cañón de las hermosas

Supo de magia

al esconder el miedo

en los generosos faldones de la abuela

Aprendió de política

al proteger con tierra

la foto de Gaitán en la esquina del patio

Bebió la música mas pura

mientras en sus oídos se componía la canción de la montaña

Cimbrar de cucharas y de muertos

Loma arriba

Lomo a lomo

Muerte abajo

 

A los seis años mi madre ya era una mujer grande

La Violencia jugaba en sus ojos.

 

Jader Rivera Monje

Nació en Teruel (Huila), Colombia, en 1964. Poeta, cuentista, dramaturgo y fotógrafo. Estudió Lingüística y Literatura en la Universidad Surcolombiana y terminó estudios de postgrado en Literatura en la Universidad Javeriana de Bogotá. Autor de los libros de poesía Prosas elementales (1993), Los hijos del bosque (1998) y Antología (2006), y de los libros Diez moscas en un platico con veneno (Cuentos, 1999) y El día sin horas (Dramaturgia, 2000). Premio de  poesía “José Eustasio Rivera” (1995) y de cuento “Humberto Tafur Charry”.

Es considerado por la crítica literaria como uno de los más destacados autores de poesía del sur de Colombia. Su más reciente obra es Inventario de casa, publicado por ediciones Exilio.

Dos visiones sobre

el gran río de La Magdalena

I

Huele el río en esta tarde,

huele a valle por la lluvia lavado,

a pasto de raíz arrancado,

a parcelas de sol, de arroz y veneno.

Huele a vaca,

a ojo, a piel, a leche,

a pata de vaca en la orilla.

Y huele a canoa delgada,

a corriente de agua sencilla.

Huele a mujer sentada en la arena,

los pies hundidos en el cauce,

los párpados cerrados,

la piel, para el deseo, morena.

Huele, huele a soledad y a calma,

a viento reventado entre las hojas

y a un querer irse entre las aguas,

a un querer no ser,

diluir en el río nuestra alma.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Comentarios