Los caficultores están perdiendo unos 150 mil pesos por carga.

Durante los últimos meses, los cafeteros pasan por un conjunto de factores desfavorables para su bolsillo, en gran parte debido a la conocida baja producción y productividad de los cafetales, y la caída del precio del grano en la bolsa internacional.

El café en el Huila, pese a ocupar el primer puesto en producción a nivel nacional con 152 mil hectáreas de cultivo, atraviesa una crisis que no se veía desde hace muchos años. En ello incide la falta de control y el alza desmedido de los insumos y agroquímicos para la producción del grano.

La mayoría de campesinos cafeteros en el departamento están en la ruina, están quebrados, viven en un ambiente de zozobra y desesperanza. No saben, si salir corriendo de la finca, si vender la tierra para ver qué les queda de la deuda, o entregársela al Banco y salir con el saldo a vender minutos o empanadas a los pueblos. Los productores no han podido cumplir con los compromisos que tienen con las entidades bancarias, el precio del mercado no los ha dejado los suficientes que así se los permita.

La situación para los caficultores en el Huila es muy delicada, actualmente tienen que vender la carga de 125 kilogramos hasta por 670 mil pesos, cuando la producción de esa misma carga está alrededor de los 780 mil pesos, situación que genera graves pérdidas económicas.

Lo que proponen los productores huilenses es que el café en Colombia, tenga un precio mínimo de sustentación, que sean 850 mil pesos la carga, y de ahí hacia abajo el Gobierno entre a subsidiar ese diferencial. Esto teniendo en cuenta que hoy los caficultores están perdiendo más o menos 150 mil pesos por carga.

Hace seis meses, el gobierno del presidente Iván Duque destinó cien mil millones de pesos para la creación del Fondo Nacional de la Estabilización del Precio, como una primera medida para controlar la crisis.

Esta semana en la ciudad de Pereira, mientras Dignidad Cafetera adelantaba todo lo relacionado con la gran marcha nacional del próximo 24 de abril, simultáneamente la Federación Nacional de Cafeteros anunció la aprobación de sesenta mil millones de pesos más. Pero según los cálculos de los campesinos, esto no es suficiente para mitigar las perdidas y por otro lado,  tampoco se sabe la fecha en que se harán los desembolsos de esos recursos.

Los nuevos recursos del Fondo son mínimos, muy escasos frente a la real situación crítica de los cafeteros. El Gobierno debe persistir en el diálogo como la vía para llegar a acuerdos, pero no sobre la única base de nuevos auxilios con cargo al Presupuesto, hay que buscar otras medidas más de fondo.

La medida adoptada por el actual Gobierno Nacional, con la creación del Fondo de Estabilización del Precio, para brindar una solución a la crisis del precio del café no ha logrado generar confianza entre los cafeteros. Muchos advierten que no hay tranquilidad entre los ochenta mil productores de café en el Huila y ya están preocupados por la situación económica que vive el sector.

 

Los intermediarios, los mayores beneficiarios

Es ilógico que los campesinos cafeteros estén recibiendo el mismo pago que hace un año por la venta de la carga del grano, esto se traduce, a que intermediarios y comercializadores son quienes están abusando tanto de los campesinos como de los consumidores, quienes al final son los que pagan el alto costo por la libra de café. El Gobierno y las autoridades competentes no han puesto los ojos en este tema que afecta al gremio.

Los intermediarios del negocio del café, luego de comprarlo, lo entregan a los exportadores y empresas tostadoras y comienzan a ganar en el camino. El campesino es el único de la cadena productiva que hace el mayor trabajo y es el que menos gana.

Los productores le piden al Gobierno Nacional que actúe de una manera diferente frente a una industria que le ha aportado al país, el sector cafetero ha sustituido al Estado en muchas regiones, haciendo obras e inversiones con recursos del café y es hora de que el Estado, reconozca a los campesinos por ese aporte que han hecho a lo largo de los últimos noventa años.

Por: William González Henao, dirigente cafetero y presidente de la Asamblea del Huila.

Comentarios