Ayer, nuevamente se encontraron, mingueros y delegados del gobierno encabezados por la ministra del Interior, Nancy Patricia Gutiérrez.

Cecilia González Villa

corresponsales@lanacion.com.co

Si algo está claro con lo que está pasando en la minga indígena es que en este tire y afloje nada va pasar, al menos por ahora.

Pero LA NACIÓN logró hablar con Geovanny Yule, integrante de la mesa principal de la minga en el departamento del Cauca, quien advirtió  que la minga sigue creciendo y que incluso se está acudiendo a otros sectores para que se sumen  a ella.

Y mientras el gobierno asegura que no hay plata para tanta tierra e insiste en un desbloqueo de la vía Panamericana, los indígenas se han parado en la raya, nadie les quita la idea de que si el presidente  Duque no va hasta el lugar donde está la mesa principal, pues no se irán de ahí.

Ayer, luego de que el jueves no se habían visto las caras, los líderes de la minga se reunieron con la ministra del Interior Nancy Patricia Gutiérrez y su comitiva para intentar retomar los temas técnicos.

Pero antes, el alto Comisionado de Paz, Miguel Ceballos leyó un comunicado en el que dijo que el gobierno respeta el derecho que asiste a los indígenas a la protesta. Añadió en el mismo documento que los mingueros no son terroristas.

Entre tanto, en la vía que del municipio de Natagaima, Tolima conduce a Neiva, las autoridades lograron despejarla luego de dos días de bloqueos intermitentes.

La mesa

Aunque el desarrollo de los diálogos se ha desarrollado relativamente en un ambiente cordial entre las partes, no se puede desconocer que la confianza no ha sido el común denominador, principalmente por parte de los indígenas.

De hecho, en la tarde de ayer durante la instalación de la mesa, los líderes de la minga señalaron que era hora de que  alguien por  parte del gobierno tuviera poder de decisión frente a las peticiones.

Esa fue una de las críticas por parte de la minga, e inclusive varios de los líderes afirmaron que durante los últimos siete días de conversaciones no se ha podido avanzar en nada.

“La ministra no vino con poder de decisión. Ella lo que manifiesta es que en los temas que tienen que ver con los presupuestos no tiene ninguna autoridad porque eso lo define cada ministro y por tanto no puede definir”, señalaron algunos mingueros.

Por eso, en lo poco que se ha podido conversar es sobre los derechos fundamentales que atañen principalmente a los pueblos indígenas y campesinos.

La ministra Gutiérrez por su lado, dijo al comenzar los diálogos ayer, dijo que ella se hacía presente con el fin de abordar los temas propuestos por los mingueros.

“El presidente Duque nos ha pedido que podamos abordar los temas de la agenda presentada por ustedes. Tristemente los incumplimientos han sido históricos. Somos un gobierno que se rige en la legalidad y que busca mejorar la calidad de vida de los pueblos indígenas”, dijo la funcionaria.

En concreto

Pero realmente ¿qué es lo que están pidiendo los mingueros? Geovanny Yule, miembro de la mesa principal de la minga indígena, en diálogo con LA NACIÓN sostuvo que en realidad lo que buscan es que se cumpla con acuerdos firmados hace muchos años por gobiernos de turno que  jamás los hicieron realidad.

“Estamos planteando que no solamente es el gobierno de Santos sino gobiernos anteriores. Hay un acumulado histórico que el Estado adeuda a indígenas y campesinos del suroccidente colombiano y por eso estamos concentrados aquí en la minga”, explicó Yule.

Sin embargo no es secreto que uno de los puntos álgidos que se abordan en la minga es precisamente el que tiene que ver con las tierras para los indígenas.

Y no han sido pocas las voces que sostienen que los indígenas tienen muchas tierras o que están pidiendo más solo para tenerlas, sin explotarlas.

Ante este planteamiento, Yule afirmó que se trata de un argumento que  está basado en los planteamientos sobre los que el gobierno ha girado su discurso frente a la minga.

Yule subrayó que Colombia es uno de los países donde más concentración de la tierra hay, en América Latina. Añadió que son algunos pocos terratenientes los que la poseen, así como multinacionales que  explotan sus recursos.

“Por eso la propuesta de la minga es una exigencia de unas tierras que el Estado ha firmado con nosotros pero además porque es una deuda histórica. Según el mismo Incoder, en un estudio del año 2002, la necesidad de tierras en el Cauca era de 216.000 hectáreas. Y no se ha cumplido mayor cosa, no se ha avanzado”, explicó Yule.

Hay más

Según el líder indígena en el departamento del Cauca el Ministerio de Minas  ha otorgado concesiones mineras a grandes multinacionales y empresas.

Aseguró que  en más del 60 por ciento de la región estas licencias son para explotación de recursos naturales.

“Ahora salen a decir que no hay recursos, que es imposible y que las comunidades indígenas tenemos muchas tierras”, se quejó.

En ese sentido, explicó que en el Cauca los indígenas representan el 20 por ciento de la población, y tienen un 18 por ciento de las tierras de todo el territorio.

Y de ese 18 por ciento de territorio ocupado por indígenas, el 80 por ciento está representado en lagunas, humedales, bosques y ríos, lo que a decir de Yule es lo que los indígenas están protegiendo por tratarse de espacios para la vida de todos los colombianos.

Es ahí donde según Yule, los detractores de la minga se equivocan porque se trata de tierras que tienen páramos, bosques y humedales que los indígenas no van a explotar porque sería irracional.

Por eso, para los mingueros no resulta descabellado estar pidiéndole al gobierno que les entregue 41.000 hectáreas de tierra tal y como se pactó con gobiernos anteriores.

En ese orden de ideas, piden que cada año, durante este gobierno se les entregue cerca de 10.000 hectáreas.

¿Más tierras para qué?

Según Yule, estas tierras que ahora le están pidiendo al gobierno serían destinadas ahora sí, para la agricultura como forma de subsistencia.

Es que según Yule, hay que tener en cuenta que en zonas como el departamento del Cauca, la población indígena surte las plazas de mercado de muchas poblaciones, incluso la de Popayán, su capital.

“En ese sentido entonces, no se nos puede señalar de que no trabajamos la tierra porque si se hace un análisis serio, transparente y un diagnóstico frente a la producción indígena campesina del Cauca, somos los que ponemos la alimentación para el resto de la población, no solo de la región sino del suroccidente colombiano”, subrayó Yule.

Bajo estas condiciones, afirmó que la minga seguirá creciendo gracias a que se está convocando a una gran movilización nacional indígena. Pero también, se estaría dialogando con otros sectores como campesinos,  comunidades afro, y  sindicatos para que unan fuerzas.

 “La minga se mantiene, se fortalece en todo el país. En este momento nuestra palabra está en todos los rincones de la Nación y está traspasando fronteras”, indicó Yule.

Así, mientras esto sucede, los mingueros seguirán reunidos con la ministra del Interior Nancy Patricia Gutiérrez con quien adelantarán un debate político en dos  momentos: el primero relacionado con la exigencia del respeto de  los derechos de los indígenas.

El segundo momento tiene que ver con la búsqueda de que se cumpla con los acuerdos que en el pasado pactaron indígenas y  gobiernos de turno.

La idea es que cuando el presidente Duque, según Yule, vaya al Cauca, como confían los mingueros, se pueda organizar estos dos momentos.

Aunque la minga sigue, Yule espera que sea más pronto que tarde que el Presidente de la República dé el brazo a torcer y se reúna con los mingueros, en su territorio.

 Y en la vía, Natagaima- Neiva, el comandante de la Regional Sur de Policía, general Norberto Mujica, aseguró que la Fuerza Pública respetará la protesta de los indígenas pero sin bloqueos.

Ayer en la tarde, fueron instaladas unas mesas técnicas entre los líderes indígenas y el gobierno del Tolima con el fin de llegar a acuerdos, confirmó Mujica.

Comentarios