El río La Plata fue declarado sujeto de derechos por el Juzgado Único Civil Municipal de La Plata, el cual es contaminado por las aguas servidas de esa localidad.

Más de 20 habitantes del barrio El Remolino, del municipio de La Plata en el occidente del Huila, promovieron a principios de marzo una acción de tutela, reclamando a la Empresa de Servicios Públicos del Municipio de La Plata EMSERPLA E.S.P. la garantía de sus derechos fundamentales a la vida, salud, y al ambiente sano, presuntamente quebrantados por la dependencia enjuiciada.

Los afectados afirman que hace 8 años se construyeron las viviendas en su barrio, en el que habitan 60 familias con una población de 360 personas, de ellas, unos 160 niños. A los pocos meses, se instaló un pozo séptico para las aguas residuales séptico debido a que en la época no se contaba con la cobertura necesaria para brindar el servicio de alcantarillado en la red municipal existente. Este pozo ubicado en la parte inferior del mismo barrio, en la actualidad se encuentra inhabilitado por la falta de mantenimiento periódico.

Evidentemente, el pozo séptico está en completo abandono, en medio del monte y se ha convertido en el criadero de mosquitos, otros insectos y roedores que pululan en el lugar, haciendo más riesgosa la salud de la comunidad. Indican los accionantes que además, hacen falta siete tapas de alcantarillas, que ponen en riesgo la vida de los niños y mascotas por posibles accidentes. Agregan que los gases y malos olores que se generan de allí han desatado en los niños, ancianos y población en general serios brotes de diarrea, sarpullidos en la piel y constantes enfermedades.

Ante tal situación, los vecinos acudieron a Emserpla E.S.P mediante escritos en busca de una solución al grave problema sanitario y ambiental, sin haber obtenido una respuesta satisfactoria.

Acudieron también ante la ESE San Sebastián, buscando que se practicara una visita por el funcionario competente para que certificara el grado de contaminación, y no fueron atendidos bajo el argumento que el funcionario no operaba para esos menesteres.

Luz Marina Díaz, madre cabeza de hogar es quien promovió la acción de tutela en representación de su comunidad. Ella afirma que EMSERPLA E.S.P. les cobra los servicios de acueducto y alcantarillado a costa de un mal y deficiente servicio, vulnerando el derecho fundamental del goce y disfrute de un ambiente sano.

“Durante estos 8 años coloqué tres derechos de petición para que nos vinieran hacer el mantenimiento del pozo séptico y no atendieron esta necesidad. Este barrio fue construido por la Gobernación del Huila para los damnificados por ola invernal. En La Plata es el único barrio que tiene pozo séptico, el cual tiene tres metros de hondo”, menciona Luz Marina.

Al parecer la constructora no hizo entrega de ese sistema de pozo séptico a EMSERPLA E.S.P., quedando supeditado a que el mantenimiento corriera por cuenta de la misma comunidad. El tiempo pasó y este sistema colapsó causando el desbordamiento de las aguas residuales domésticas que le llegan.

Lo preocupante del caso, es que estas aguas residuales del pozo séptico de El Remolino finalmente van a parar al río La  Plata. Pero más grave aún es que el municipio no trata sus aguas servidas. Es decir, que todos los 37 barrios establecidos y otro similar número de asentamientos o urbanizaciones ilegales existentes llevan años contaminando el río.

Desde que fue construido hace 8 años, no se le ha hecho mantenimiento al pozo séptico del barrio El Remolino, en La Plata. Fotos Sergio Reyes

Amparo al medio ambiente

La tutela llegó al Juzgado Único Civil Municipal de La Plata, y el pasado 19 de marzo el Juez Juan Carlos Clavijo González profirió sentencia, en la cual no solamente se ampara los derechos a la vida, salud y vivienda digna en conexidad con el de ambiente sano de la comunidad del barrio El Remolino, sino también se protege al río La Plata y el ecosistema.

En la sentencia, que tiene un enfoque «ecocéntrico – antrópico», se declaró a este afluente cómo sujeto de derechos. “Así las cosas, para este estricto caso, este estrado judicial con profundo respeto por la naturaleza y siguiendo lo adoctrinado por la jurisprudencia ambiental, reconocerá al “Río la Plata” como sujeto de derechos, evaluará los hechos denunciados que afectaron a ese recurso hídrico en razón de esa condición y adoptará las medidas de protección que considere necesarias, una vez se examine lo propio frente a los derechos de los tutelantes”, consideró el Juez en la providencia.

Ya antes se había hecho lo mismo con el río Atrato en el Chocó, el Páramo Pisba en Boyacá y la Amazonía. La sentencia hace eso ahora en el Huila, pero además tiene un mensaje fuerte para todos los demás jueces para que vean a la naturaleza a la par que a los seres humanos como la única forma de preservar un futuro para las próximas generaciones.

Referente a las medidas de protección del río, el togado expone en el fallo, “Este estrado judicial cuestiona la apatía de las entidades accionadas frente a la afectación del medio ambiente que ha originado el presente ruego tuitivo, aun cuando fueron informadas de tiempo atrás sobre los hechos. El proceder de aquellas dependencias no se compadece con los valores y principios ambientales que inspiran nuestro Estado Social de Derecho, razón por la cual resulta indispensable que reflexionen sobre el rol actual de la naturaleza y la relación de profundo respeto que el ser humano le debe”.

“Por ese motivo, este despacho observa con suma preocupación, que al “Río la Plata” no se le reconozca el valor que le asiste como parte vital de nuestro ambiente y el desarrollo sostenible de los pobladores de este municipio, y en esa medida se puedan incumplir los compromisos acordados en el Plan de Saneamiento y Manejo de Vertimientos (PSMV), cuyo horizonte de planeación, ya ha sido pospuesto dos veces. En virtud de ello, se exhortará a las entidades accionadas a que cumplan con las obligaciones asumidas en ese Plan, teniendo en cuenta que “el principio de equidad intergeneracional” le obliga a actuar sin más demora para beneficiar además a los niños y niñas y a las generaciones futuras.

Y agrega, “De igual manera recomendará a la CAM y a la Procuraduría Judicial II Ambiental y Agraria del Huila para que en el ámbito de sus competencias vigilen el cumplimiento del PSMV”.

Así como las aguas servidas del pozo séptico, las de todo el municipio finalmente van a parar al río.

A favor de la comunidad

En la providencia del el Juzgado Único Civil Municipal se ordenó a la Empresa del Servicios Públicos Emserpla E.S.P. y al municipio de la Plata que: “Realice labores de limpieza y fumigación en la zona de influencia de las aguas residuales domésticas que desbordan el pozo séptico ubicado en el barrio “El Remolino” de esta ciudad, labores que deberán reiterarse cuantas veces sea necesario y hasta tanto los vectores de enfermedades originados por ese hecho se eliminen”.

“Mientras duren las obras que tendrán por fin superar definitivamente el conflicto ambiental presentado y que se dispondrán a continuación, deberán coordinar visitas médicas periódicas mínimo una por mes o cuando la situación lo amerite, para controlar los efectos de los vectores de enfermedades.

“Sellar ya sea provisionalmente o en forma definitiva los conductos que existen por la falta de tapas en el sistema de tratamiento colapsado en el barrio “El Remolino” y en general todas las medidas que considere indispensables para evitar que las personas y en especial los niños y niñas puedan caer y lesionarse.

Como medida definitiva e inmediata, que a su vez contribuye a la protección del río la Plata, se ordenó a Emserpla E.S.P. y al Municipio de La Plata, y atendiendo al compromiso asumido por este último, realizar el diseño de re direccionamiento de las aguas residuales domésticas del mencionado barrio al colector de la Quebrada Los Muertos, el cual involucra topografía, diseño hidráulico, cantidades de obra y presupuesto, en un plazo no superior a ocho (8) días calendario. “El Municipio de La Plata, suscribirá un convenio interadministrativo con EMSERPLA E.P.S., disponiendo del presupuesto necesario para la construcción de la red de alcantarillado en conexión con el colector de la Quebrada los Muertos, se establece un plazo de contratación de la obra no superior a dos (2) meses y ejecución de obra no superior a tres (3) meses, contados a partir de la fecha”, menciona la sentencia.

La comunidad padece los nauseabundos olores y demás afectaciones consecuentes al colapso del pozo séptico.

Acatar el fallo

El colector de Los Muertos fue construido en el 2018, y va a verter sus aguas hacia el río La Plata. El Municipio en su Plan Maestro de Acueducto y Alcantarillado tiene proyectado un positivo cambio, aunque no se avizora siquiera a la vuelta de dos años.  “Ese colector está proyectado a que vaya a la planta de tratamiento de aguas servidas que va a tener el municipio. Estamos en función de que el Ministerio de Vivienda nos apruebe un proyecto que vale cerca de 19 mil millones de pesos que es lo que nos cuesta la primera fase de este plan maestro de acueducto y alcantarillado”, indicó el ingeniero Edwar Leguizamo, director de Planeación del Municipio de La Plata.

El ingeniero, no obstante celebró la sentencia. “Este fallo al final nos ayuda a nosotros como administración municipal a gestionar recursos a nivel nacional porque La Plata es un municipio de sexta categoría y son muchas las necesidades y poco el dinero que nos llega del Sistema General de Participaciones”, dijo.

Agrega que el municipio está sancionado por la CAM, pagando una taza retributiva por verter aguas servidas al río.

La comunidad de El Remolino también celebra la decisión judicial y espera les cumplan prontamente.

Comentarios

comentarios