El ex vicepresidente Germán Vargas Lleras anunció su bancada votará en bloque en contra de las objeciones a la JEP.

 

unidadinvestigativa@lanación.com.co

Por los anuncios realizados en el Congreso, la ley estatutaria de la Justicia Especial para la paz estará a salvo. La posibilidad de su hundimiento quedó por ahora descartada.

El anuncio del ex vicepresidente Germán Vargas Lleras que su partido Cambio Radical votará en bloque contra las objeciones a la JEP despejó el camino.  O por lo menos inclinará la balanza.

De hecho implicará que el bloque contra las objeciones se amplía dejando en minoría a los sectores de extrema de derecha que se oponen a los acuerdos de paz.

Esta decisión  anunciada el jueves pasado por el  ex presidente Vargas Lleras implica que se suman a la baraja otros 16 senadores y 30 representantes de ese partido, alcanzando por lo menos 67 votos.

La bancada consideró que la ley estatutaria ya fue objeto de revisión por parte de la Corte Constitucional. “Si existe un único control por parte de la Corte Constitucional ya está resuelto el tema desde el punto de vista jurídico”, anotó el vocero Germán Varón Cotrino.

En estas condiciones el naufragio de las objeciones oficialistas parece inminente.

El expresidente César Gaviria,  jefe del Partido Liberal anunció que su bancada votará en contra de las objeciones. Igual ocurrió con el Partido de la U. El presidente de la colectividad, Aurelio Iragorri, afirmó que estas objeciones son improcedentes y generan  un verdadero choque de trenes.

La misma posición asumieron los sectores alternativos del Congreso como la Alianza Verde, el Partido Farc, la Unión Patriótica, el movimiento Mais y la lista de los Decentes.

En el otro extremo estaría el Centro Democrático y los movimientos cristianos Mira, Colombia Justa Libre y un sector del Partido Conservador.

Las cartas están echadas

Las apuestas

En el Senado solo votarían 106 legisladores. No estarán Aída Merlano, del Partido Conservador, cuya curul fue revocada ni Iván Márquez, de la Farc, quien no asumió.

El Gobierno tendría  solamente 39 votos en el Senado: 19 del Centro Democrático, 13 de los conservadores y seis de los sectores cristianos y un voto de la ASI.  De éstos hay 11 impedimentos. El oficialismo tendría en total 28 votos.

En cambio en contra de las objeciones está la mayoría. La oposición tiene 23 senadores (Polo Democrático, la Alianza Verde, la lista de los Decentes, Colombia Humana y Masi). Además, 14 liberales, 16 de Cambio Radical. El Partido de la U, con  14 parlamentarios votará en contra. En total sumarían 67.

En la Cámara hay 171 representantes. El gobierno tendría solo 57 votos. Los demás sectores,  la oposición, los liberales y Cambio Radical llegarían a 84 votos. Se suman los 25 representantes del  Partido de la U.

“Está claro que el gobierno nunca tendrán los votos para hacer trizas la JEP y que las objeciones están liquidadas, ojalá se resuelva de una vez, de manera que terminado este debate inútil el Gobierno pueda dedicarse a gobernar”, afirmó el senador Roy Barreras.

El exjefe negociador Humberto de la Calle destacó la posición de Cambio Radical y le pidió  al Jefe del Estado retirar las objeciones y sancionar la ley estatutaria.

 El debate

En medio de este nuevo escenario, el Congreso inició el trámite de las objeciones. Sin embargo, el tema se abordara a mediados del siguiente mes de abril.

En nuevo escenario, la Corte Constitucional tendrá que abordar el tema si el Congreso acoge o modifica las objeciones del Gobierno.

La competencia para realizar el control de constitucionalidad solo se activará cuando concluya el procedimiento legislativo propio del segundo debate (solo se requieren dos debates) o cuando concluya el término máximo de que dispone el Congreso para decidir sobre las objeciones.

Por lo tanto, las objeciones deben ser tramitadas en una sola legislatura, que en este caso culmina el 20 de junio.

La Corte Constitucional ya había avalado la conexidad de los contenidos de la  ley sometida a control con el Acuerdo Final de Paz suscrito el 24 de noviembre de 2016 entre el Gobierno Nacional y las Farc.

Además, fundamentó su estudio en el marco constitucional general que rige la estructura, objetivos, funciones y esencia de la Jurisdicción Especial para la Paz establecidas en el Acto Legislativo 01 de 2017.

Comentarios

comentarios