La senadora Esperanza Andrade, explica el proyecto que busca reformar el SGR.

El Gobierno Nacional presentó un proyecto en el Congreso de la República que busca reformar el Sistema General de Regalías. El objetivo, según fue argumentado, es “fortalecer la participación de las entidades territoriales beneficiarias de las asignaciones directas, manteniendo la inversión en las regiones no productoras”. En diálogo con La Nación la senadora huilense, Esperanza Andrade, quien estuvo entre los congresistas de los departamentos productores que acompañaron al Gobierno a radicar el proyecto, explicó los alcances de la iniciativa.

¿Cuál es el propósito del proyecto de acto legislativo para reformar el Sistema General de Regalías?

La iniciativa tiene el propósito de fortalecer o aumentar los recursos que reciben las regiones productoras, sin afectar o disminuir los que reciben las no productoras. Es necesario reconocer que son estos territorios los que registran los impactos directos de la actividad extractiva y por eso es justo compensarlos. Para la generación de nuevas regalías, se requiere una mayor inversión de recursos en esas áreas.

Según el Gobierno, la reforma también busca facilitar que las comunidades de los territorios reciban más recursos y faciliten la exploración, ¿Qué significa?

Sí, porque es importante entender que ha habido una millonaria reducción de recursos para las entidades territoriales productoras, frente a lo que recibían antes del 31 de diciembre de 2011, cuando se aprobó la Reforma de Regalías. Esto ha dificultado la ‘licencia social’ para el desarrollo de nuevos proyectos, fundamentales para sostener el flujo de generación de regalías a futuro, para el país y los colombianos.

¿Cómo dejarlos contentos a todos?

Se conseguiría, porque uno de los objetivos de la iniciativa es que haya menores gastos de funcionamiento del Sistema y un nuevo mecanismo de estabilización de ingresos. Así, habría plata e inversiones en todas las regiones.

¿Habría modificación en las Ocad?

Sí, se busca ajustar el Sistema, para hacerlo más ágil y expedito. Hoy, presenta muchos obstáculos, con lo cual ha acumulado saldos importantes que para el bienio 2017-2018 que suman cerca de $4,5 billones, en perjuicio de las inversiones y la atención de las comunidades necesitadas.

¿Qué tanto se han reducido los ingresos de las regiones desde la última reforma de regalías?

Las regiones productoras pasaron de recibir un promedio de $791 millones entre 1995 y 2011 a $174 millones entre el 2012 y 2018, es decir, una caída de más del 78%, precios constantes de 2019.

¿Es una contra reforma a la ley que redujo los recursos para las regiones productoras?

Es un ajuste a la distribución de regalías y compensaciones. De manera particular, la relacionada con las asignaciones directas a las entidades territoriales beneficiarias, ojo, sin disminuir los recursos que reciben las no productoras y acabar los Ocad.

¿Cómo va el Huila en el proyecto?

El texto del proyecto señala que los departamentos y municipios en cuyo territorio se adelante producción de recursos naturales no renovables tendrán un porcentaje de distribución entre el 30% y el 50 % del total de los ingresos del SGR.

¿Cómo asegurar que los recursos no terminen despilfarrados, como ya ha sucedido?

Las comunidades beneficiadas deberán ejercer una veeduría directa y permanente de las inversiones de las regalías. Pero, además, la reglamentación de la ley tendrá que fijar mecanismos que eviten el despilfarro de los recursos, a la vez que los organismos de control deben ser muy eficientes en su tarea. No se puede repetir malas experiencias del pasado.

 

 

 

 

 

Comentarios