El empresario Germán Trujillo fue condenado a tres años de cárcel.

A tres años de cárcel fue condenado el empresario huilense, Germán Trujillo Manrique, señalado de haberse apropiado de multimillonarios recursos pertenecientes al Programa de Alimentación Escolar, PAE, en el departamento de Santander.

El veredicto condenatorio fue proferido por el Juzgado Cuarto Penal de Bucaramanga, que encontró responsable a Trujillo Manrique de los delitos de falsedad ideológica en documento público y privado, peculado por apropiación y contrato sin cumplimiento de los requisitos legales.

La condena fue benevolente en razón a que el empresario ya había admitido esos cargos y aceptó devolver más de $2.200 millones.

Germán Trujillo Manrique fue capturado en mayo de 2018 y desde entonces, permanece con detención domiciliaria.

El escándalo

De acuerdo con la Fiscalía, el saqueo a la plata de la alimentación escolar se hizo a través de la Cooperativa Surcolombiana de Inversiones. Y para ello, se utilizaron facturas falsas y proveedores ficticios.  “El análisis de la contabilidad refleja la adquisición de productos perecederos en municipios apartados en los departamentos de Tolima, Huila y Meta”, dijo el ente investigador.

El contrato fue suscrito el 21 de abril de 2016, entre la Gobernación de Santander y la Cooperativa Surcolombiana de Inversiones para cubrir el Programa de Alimentación Escolar en 82 municipios, por un valor inicial de $23.844 millones.

Como suele ocurrir, en septiembre del mismo año se realizó una primera adición por $6.700 millones y posteriormente, se presentó una segunda adición por $5.200 millones, de tal manera que el valor total del contrato ascendió a $35.744 millones.

En su momento y tras la captura de Germán Trujillo, su defensor, el abogado Darío Bazzani, afirmó que su cliente aceptó los cargos al llegar a un  preacuerdo con la Fiscalía y devolvió el dinero. Sin embargo, explicó que las facturas ficticias no existieron. En su criterio, fue un error de un empleado de la ‘Cooperativa’ que ‘confundió’ la contabilidad y envió soportes de otro contrato.

“Mi cliente aceptó cargos para evitar el riesgo de una mayor condena, pero lo de las facturas fue un error. Nunca se les dio tamales a los niños y lo de las grúas era de otro negocio. En el tema de los excedentes, consideramos que hacen parte de las ganancias de su empresa. Sin embargo, respetamos el criterio de la Fiscalía y por eso se reintegró el dinero”, afirmó el penalista.

No obstante, la propia Fiscalía develó los documentos que soportaron la imputación y que confirmaron las maniobras que utilizó la empresa para desviar los recursos públicos, utilizando proveedores ‘fantasmas’ y facturas falsas.

Las pruebas

Tal como lo reveló hace un año LA NACIÓN, en el municipio de Tarqui, la ‘Cooperativa’ supuestamente contrató la preparación y entrega de postres con la Asociación de Padres de Familia Restaurante Escolar la Galaxia por $20 millones para el suministro de postres. El comprobante de egresos N° 0022858, usado para ‘legalizar’ el pago fraudulento está fechado el 2 de mayo de 2016. El dinero fue cancelado mediante  cheque N° 764650 el 2 de mayo de 2016 del Banco de Bogotá. El beneficiario fue Alejandro Varón, ajeno a la transacción.

Los investigadores constataron que esa agremiación comunitaria está inactiva, ubicaron a los representantes legales y, en entrevista, señalaron que no conocían a la Cooperativa Surcolombiana de Inversiones, que supuestamente los contrató.

En el municipio de Algeciras, a muchos kilómetros de distancia del departamento de Santander, compraron mercados a una asociación de transporte de pasajeros que no presta este tipo de servicios.

En Suaza, hicieron aparecer un pago por $290 millones a la Asociación de Padres de Familia del Restaurante Escolar Palo Gordo, por el suministro de frutas y verduras. El comprobante de egresos N° 00022457 está fechado el 22 de abril de 2016. La Asociación está inactiva y nunca realizaron negocios con esa empresa. Tampoco producen frutas. Esta planta se utilizó para la compra del apartamento que le sirve como reclusorio en vez de cárcel.

También aparece otro pago por $100 millones por la compra de carne para el PAE de Santander a favor de la Asociación de Padres de Familia del Restaurante Escolar Medio Oriente del municipio de Tello. El comprobante de pago N° 00023007 fue expedido el 4 de mayo de 2016 por $100 millones. El representante del restaurante escolar no vende carne. Según la Fiscalía, el cheque fue cobrado por una persona de confianza de Germán Trujillo Manrique.

Según el comprobante de egresos N° 00023027 del 5 de mayo de 2016 se pagaron $100 millones por concepto de mercados para el programa de restaurante escolar. Estos recursos fueron girados supuestamente a la Asociación de Padres de Familia del Restaurante Escolar Sartenejal, en Guadalupe.

El cheque fue cobrado por ventanilla por el mensajero de la Cooperativa Surcolombiana de Inversiones Limitada. El representante legal del restaurante escolar reportó que la agremiación  está inactiva y nunca ha vendido alimentos”.

El contrato más polémico  para el suministro de tamales  se realizó en Acacías, Meta, por $30 millones con  la Asociación de Operadores de Grúas T&A. Los trabajadores de grúa certificaron que no tenían habilidades culinarias y no sabían hacer tamales. Complementariamente, los tamales no hacían parte de la minuta de alimentación de los estudiantes.

En Rovira, Tolima, supuestamente fue contratada la Asociación Familia Proyecto Al Futuro, por 60 millones de pesos para el suministro de frutas.

Incautación de bienes

La condena de 36 meses de cárcel contra Germán Trujillo está antecedida por una medida que tomó hace poco la Fiscalía contra sus bienes.

Según la Fiscalía, a nombre de Germán Trujillo Manrique, fueron encontrados seis bienes avaluados en 33.000 millones de pesos.

Esos bienes fueron: un apartamento con depósito y parqueadero en un exclusivo sector de Barranquilla (Atlántico); la sede de la Cooperativa Multiactiva Surcolombiana de Inversiones Ltda., en Neiva (Huila); una bodega a nombre de la Agencia Surcolombiana de Inversiones Ltda – Surcol, en Cúcuta (Norte de Santander); y un establecimiento de comercio de la Cooperativa Multiactiva Surcolombiana de Inversiones, ubicado en el norte de Bogotá.

Estos bienes fueron afectados con medidas cautelares de extinción del derecho del dominio y quedarán a cargo de la Sociedad de Activos Especiales, SAE,  para su administración. Las diligencias de ocupación se cumplieron en febrero pasado.

Otros involucrados

En contraste con los 36 meses de cárcel a los que acaba de ser condenado Germán Trujillo Manrique, señalado de ser el ‘cerebro’ de la de defraudación a la plata de la alimentación escolar, Luisa Fernanda Flórez Rincón, una de sus ‘alfiles’ y quien fungía como gerente de la Cooperativa Multiactiva Surcolombiana de Inversiones, fue condenado en agosto del año pasado a 42 meses de cárcel.

La mujer fue hallada responsable de los delitos de celebración de contrato sin el cumplimiento de los requisitos legales en concurso con peculado por apropiación, falsedad ideológica en documento y privado.

Por estos mismos hechos de corrupción están en la cárcel Fernando León Medina Monsalve, interventor del contrato, y Aníbal González Sánchez, quien era coordinador del PAE en la Gobernación de Santander.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Comentarios