Por sobrecarga laboral, los funcionarios del Instituto de Bienestar Familiar, sede Neiva cesaron las actividades correspondientes para clamar por lo que para ellos; son sus derechos.

La medida hoy cumple dos días y se espera “presentar un escrito de peticiones y no levantar el paro hasta obtener una respuesta”, declaró una de las funcionarias afectadas quien pidió no revelar su nombre.

En total son cerca de 80 las personas que se encuentran en paro hasta que no sean respetados sus derechos.

Comentarios