Julio Enrique Ortiz Cuenca

Jorge Eliecer Gaitán fue uno de los dirigentes más importantes y de mayor recordación en el siglo XX. Con Rafael Uribe Uribe, Luis Carlos Galán, Rodrigo Lara Bonilla, Álvaro Gómez Hurtado, Manuel Cepeda, Pardo Leal, Bernardo Jaramillo, José Antequera, entre otros, hacen parte del panteón de mártires de la democracia y la paz.

Después de más de siete décadas de haber truncado el ascenso de Gaitán a la presidencia de la Republica, el eco de su voz y sus ideas acicatean la conciencia de la clase dirigente que ha venido usufructuando el poder, el gobierno y el país en beneficio de sus intereses, intensificando la indignación del pueblo colombiano que ve como continua el saqueo de los recursos públicos y tambalea la institucionalidad democrática por la corrupción electoral y el enriquecimiento fácil.

Gaitán tenía contacto directo con el pueblo, les hablaba en su propio lenguaje y sabia interpretar sus sentimientos, anhelos y esperanzas, le hablaba con emoción y pasión sacudiendo las más profundas fibras de sus ser, llegando a ser la voz de los que no tenían voz, de quienes no eran escuchados, de los marginados, de las minorías y de los explotados, de quienes en la pobreza se sentían parte de su verbo, identidad colectiva que lo llevo a decir “Yo no soy un hombre, soy un Pueblo”.

La fuerza de sus ideas y su imagen convertida en mito se escucha en la geografía patria y el continente latinoamericano. Están vigentes ante la inercia del cambio frases como:

“Por la restauración moral y democrática del país”. ¡A la carga!

“Porque el gobierno colombiano tiene la metralla homicida para el pueblo y la rodilla puesta en tierra ante el oro americano”.
“Hay que procurar que los ricos sean menos ricos y los pobres sean menos pobres”.

En conmemoración del 9 de abril de 1948, fecha del magnicidio de Gaitán, el gobierno nacional instituyo el día de las víctimas de las épocas de violencia que hemos tenido, cuyos coletazos continúan aterrorizando al pueblo colombiano, amenazando con volver a incendiar el país si no se respetan los acuerdos de paz firmados con las FARC.

julioenriqueortiz@yahoo.com

 

 

 

 

Comentarios