Se avanza en los trabajos de reparación de la moto bomba del pozo que surte al centro carcelario. Fotos suministradas

‘Jairo’ es uno de los 1895 internos que están padeciendo la problemática de abastecimiento de agua potable en el centro carcelario de Neiva, en el municipio de Rivera. El joven que paga una condena por hurto, permanece atento a que llegue el carrotanque cargado de agua para poder aprovisionarla en sus baldes. Los líderes de derechos humanos de cada pabellón, se encargan de suministrarle a cada interno solo dos baldes de agua diarios. Con esos tienen que suplir su aseo personal y utilizarla tras realizar sus necesidades fisiológicas.

La situación del obsoleto sistema de agua potable en el penal tocó fondo desde el pasado sábado 6 de abril, cuando el único pozo que actualmente lo surte del preciado líquido, presentó una falla y dejó de funcionar. El tema de salubridad y de sanidad no se hizo esperar ante la falta de agua en baños y albercas. Los internos iniciaron además huelga de hambre.

Tan pronto tuvo conocimiento de lo sucedido, la Personería de Neiva logró gestionar el domingo anterior con la Novena Brigada del Ejército y la Secretaría de Salud del Huila el abastecimiento de agua a través de carrotanque. Se inició con 5 viajes diarios, luego con 7, y ya se ha logrado que sean once carrotanques diarios, tal como acordaron el pasado lunes en una mesa de concertación con los representantes de derechos humanos de los pabellones del centro carcelario y las autoridades del establecimiento.

 

Intervención al pozo

La Cárcel de Neiva tiene un sistema consistente en dos pozos o aljibes de donde se saca agua de la tierra para abastecerse. Uno de estos pozos colapsó hace dos años, y al que quedó funcionando le falló la moto bomba desde el pasado sábado.

El personero de Neiva, Óscar Huber Zúñiga, informó que ya están en el proceso de extracción de tubos y de la moto bomba que complementa el sistema de bombeo al centro Penitenciario. De igual manera estos trabajos contemplan la reposición de tubos y mantenimiento al pozo que surte de agua a la cárcel. Pero mientras tanto hay que aunar esfuerzos para ayudar a la población interna del centro penitenciario.

Parte del agua que llega por ahora en carrotanques es distribuida en baldes a los internos.

Donación de agua en bolsa

Por eso, como una solución provisional a la problemática, la Personería viene realizando una campaña de solidaridad consistente en la donación de agua potable en bolsa, para que los internos puedan suplir necesidades básicas como lavarse los dientes o tomarse un vaso de agua.

“Queremos mostrar una solidaridad con esta población que si bien está privada de su libertad, también tiene otros derechos como es el de la vida en condiciones de dignidad. Y como a veces el Estado se queda corto pues hay que apelar a los buenos corazones. Los neivanos debemos empezar a caracterizarnos por ser solidarios porque a veces es difícil hacer una campaña en esta ciudad. La Personería está recibiendo las raciones de agua solo en bolsa, botellas no se puede ingresar al penal”, precisó Zúñiga.

Con cierto pesar, el Personero de Neiva mencionó que el tema parece no conmover en la ciudad, pues a cuatro días de haberse iniciado la donatón, tan solo han logrado reunir 22 pacas de bolsas de agua, de la 100 que se necesitan. Algo que tendría un costo de unos 500 mil pesos, pero que poco quieren contribuir. La idea es llevar el agua lo más pronto posible a los internos.

Quienes deseen donar agua en bolsa, pueden acercarse a las instalaciones de la Personería de Neiva en la Calle 8 N. 12-22.

Es de recordar que la Cárcel de Neiva presenta además un grave problema de hacinamiento, pues solo tiene capacidad para 933 internos. Las mujeres tienen un hacinamiento de casi el 200 por ciento, y son las que más registran conflictos internos.

Comentarios