Albeiro Castro Yépez

La oralidad popular resulta inagotable en temas del albur, particularmente en el Huila se han creado algunas leyendas que se traen a la memoria casualmente para la época de la Semana Santa. Tal vez las más relevantes sean las de la Piedra Guaca de Tesalia y Lagos del Rosario en Yaguará. Desde la época de Carnicerías hoy municipio de Tesalia, los vecinos hacen referencia a la aparición de una extraña luz que emana en dirección a una enorme piedra, que luego de hacerle un minucioso seguimiento se logró ubicar en los predios de la Hacienda El Paisito, extrañamente este signo solo se revela a partir de la media noche del Jueves Santo y hasta el cierre vespertino del Viernes Santo, hasta el lugar han acudido cientos de guaqueros que explorado tanto su entorno como el cuerpo de la roca, y tan solo uno ha manifestado que encontró una pepas negras a las que le aplicó un  procedimiento químico que le permitió obtener el brillo del precioso metal. Los estudiosos del tema asocian esta curiosa historia con los hechos ocurridos en el periodo de conquista y poblamiento del Territorio Páez, cuando los españoles queriendo acabar con el canibalismo desplazaron a las comunidades nativas, se dice que, algunos Pijaos enterraron sus más preciados tesoros en el entorno del valle del río Páez, siendo esta la razón que ha animado la guaquería en esta época del año.

La historia de Lagos del Rosario surgió luego de la construcción del embalse de Betania, cuentan los lugareños que la extracción de material de playa incentivó el barequeo para la obtención de oro, oportunidad que rápidamente se conoció en el mundo de la guaquería animando la llegada de paisas y boyacenses, quienes ansiosos por obtener mayor cantidad del preciado metal abrieron socavones que por supuesto les permitió cumplir con su propósito, pero un buen día, estos socavones se derrumbaron sepultando varios guaqueros, hecho que hoy se narra con nostalgia, pero se dice que cada año para las calendas de la Semana Santa, especialmente el Viernes Santo se divisa desde cualquier parte del entorno del lago una inmensa luz azul, cuya aparición se asocia al lugar donde quedaron atrapados los guaqueros.

En Santa María también se habla de la batalla del bien contra el mal librada un Viernes Santo en el cerro de La Cruz, dicen los paisanos que, a una mujer embrazada se le apareció un hermoso galán que la invitó a abandonar su fe cristiana, hecho que ocasionó una fuerte lucha que desde luego fue ganada por la creyente mujer, leyenda que se recrea todas las Semanas Santas y anima a los feligreses a realizar la viacrucis al cerro de La Cruz tratando de identificar el sitio de tan importante batalla.

Comentarios