Esta semana, la concejal de Neiva, Leyla Rincón, expresó su preocupación por la compensación ambiental que debía hacer la concesionaria de la vía Neiva-Mocoa-Santanana ‘Aliadas para el Progreso’, tras el permiso de aprovechamiento forestal que le otorgaron. De acuerdo con la dirigente política, su preocupación radica en la situación actual del contrato, que según ella, deja en el limbo el tema de la compensación.

La concejal argumenta su inquietud de la siguiente forma: “Las noticias nos están diciendo que se va a declarar la caducidad del contrato de Aliadas para el Progreso. Es muy importante que dentro de ese término de caducidad, hay unos compromisos que ya debieran cumplirse, como es el caso de las compensaciones de los árboles, ellos gozaron de un permiso de aprovechamiento forestal y es muy importante que la Gobernación del Huila, la CAM, tomen cartas en el asunto, porque cuando se hace una caducidad del contrato de todas formas  deben haber unos cumplimientos mínimos”.

El permiso de aprovechamiento forestal del que habla la concejal abarcaba que el concesionario podía talar 158 árboles y en compensación, debía sembrar más de 5 mil, además de entregarlos con una altura mínima de 2.50. Según sus cuentas, se alcanzaron a talar 38 y otros tantos se secaron sin explicación alguna.

El gran interrogante de la concejal y al que desde esta tribuna nos sumamos es: ¿Aliadas para el Progreso alcanzó a hacer compensación por los árboles que taló?

Pero hay que añadirle las siguientes preguntas: ¿Qué tanto seguimiento se le está haciendo por parte de las autoridades huilenses al proceso de caducidad de la concesión vial? ¿Al fin habrá compensación ambiental? ¿La nueva firma que tome la concesión Neiva-Mocoa-Santana estaría dispuesta a hacer esa compensación?

 

“¿Qué tanto seguimiento se le está haciendo por parte de las autoridades huilenses al proceso de caducidad de la concesión vial Neiva-Mocoa-Santana?”

Comentarios