Jorge Luis Salcedo Restrepo

Todos los días mueren soldados colombianos en su mayoría hijos de hogares campesinos y gente de escasos recursos económicos. Gente honrada y humilde que ha traído con amor sus hijos al mundo para hacer una gran familia. Sin embargo para poder trabajar en éste país el gobierno obliga a jóvenes mayores de 18 años presentarse en el Ejército Colombiano a prestar el servicio militar obligatorio sólo para el campesino mas no para los hijos de los grandes industriales, a los hijos y los nietos de los Senadores y Representantes a la Cámara, o, gente con otros altos cargos en las Cortes como Concejo de Estado, Corte Suprema de Justicia, Corte Constitucional, Fiscalía, Procuraduría, Embajadores, Alcaldes, Gobernadores etc, etc.

El Presidente Trump, ahora tiene como deporte despotricar de su mejor aliado en Sudamérica el Presidente Iván Duque. Eso no lo podemos permitir, y, creo que el respeto que se merecen los americanos se gana con el respeto que ellos le den a nuestro país.

Si yo me tomara la molestia de pedir un listado de soldados fallecidos por combatir el narcotráfico o de los soldados que han muerto en los campos sembrados de hoja de coca tratando de tumbar manualmente esa hoja maldita; creo que dos hojas del Diario la Nación no serían suficientes para dejar anotados sus nombres, incluyendo a la gente que quedó desmembrada de manos y piernas por erradicar manualmente en lugar de fumigar para no dañar el medio ambiente.

Deben estar felices quienes dejaron esa porquería de herencia al firmar un tratado inequitativo en la Habana para aumentar las áreas de producción a fín de cobrar supuestamente después de haber tumbado, pero no lo hicieron. Si están muy felices Santos, Roy Barreras (el Rasputín de Rasputines) los guerrilleros, Petro y los exguerrilleros del M-19, el partido que se dice verde, pero que más bien es café oscuro de lo podrido que está por sus miembros.

En fin el gobierno de los E.E.U.U. no puede pedir lo que no puede  dar, o sea, justicia equitativa para sus narcos y los nuestros,  como primera medida. El presidente Trump no puede iniciar una campaña a la presidencia tratando de desprestigiar a nuestro presidente, quien heredó un problema para resolver y lo está haciendo con sudor, lágrimas y sangre de nuestros soldados.

Tenemos problemas con los indígenas cultivadores de coca que quieren más tierra para sembrar más hoja maldita, y, estamos tratando de resolverlos a pesar de su orgullo y deseo de poner de rodillas al Presidente Duque como lo quiere Trump, pero ninguno lo logrará.

Aruz2050@yahoo.com.co

 

Comentarios