La restauración de la emblemática estructura requiere artesanos especializados y maderas poco comunes, magnates anunciaron donaciones por US$ 336 millones para tal fin. Macron estima terminar la reconstrucción de la Catedral en cinco años.

Un incendio masivo en la emblemática Notre Dame en la capital francesa devastó gran parte de la iglesia de 850 años el pasado lunes. A primera hora de la mañana de ayer, el incendio estaba bajo control, y la brigada de bomberos anunció que el incendio se había extinguido nueve horas después de que comenzara. Lo ocurrido fue un accidente, según Valérie Pécresse, presidenta de la región de Île-de-France en la que se encuentra París. Se ha abierto una investigación.

Aunque la estructura principal se salvó, los bomberos no pudieron salvar la aguja central, que se había agregado durante un proyecto de restauración en el siglo XIX. La mayoría del techo de roble del siglo XIII, llamado “el bosque” porque requería un bosque de árboles para construirlo, también fue destruido en gran parte.

Nadie murió en el incendio. Dos policías y un bombero resultaron levemente heridos, según el Cuerpo de Bomberos de París.

¿Qué se salvó?

Sobrevivieron los emblemáticos campanarios de la catedral, inmortalizados en el cuento de Victor Hugo “El jorobado de Notre Dame”, junto con la elaborada fachada de piedra de la catedral. La Corona de Espinas, que se cree que es una reliquia de la pasión de Cristo, y la Túnica de San Luis, se encuentran entre los invaluables artefactos que se salvaron.

Los irreparables rosetones y órganos de la iglesia están en buenas condiciones, dijo el martes un funcionario de la ciudad. Otras obras de arte importantes de Notre Dame también se salvaron, gracias a los bomberos y la policía, y ahora estaban en un lugar seguro, dijo la alcaldesa de París.

¿Qué sigue ahora?

Los bomberos trabajarán para garantizar que no haya más riesgo de incendio y que la estructura sea estable. Los expertos evaluarán la estabilidad del edificio y “salvaguardarán” las torres y reliquias, dijo la brigada de bomberos.

El fiscal de París ha abierto una investigación. “Nada sugiere que fue un acto intencional”, dijo Rémy Heitz a los reporteros fuera de la catedral gótica el martes, y agregó que los trabajadores empleados en el sitio estaban siendo interrogados por el incendio.

Macron se comprometió a reconstruir la catedral y dijo que lanzaría una recaudación internacional de fondos, una campaña para ayudar a financiar esos esfuerzos. Los donantes ya han prometido cientos de millones. La región de Île-de-France desbloqueará un fondo de emergencia de € 10 millones ($ 11,3 millones de dólares), y el Ayuntamiento de París dijo que daría € 50 millones ($ 56,45 millones de dólares) para los esfuerzos de reconstrucción.

Millonarios ofrecen donaciones

La región de Isla de Francia, que incluye París y sus alrededores, prometió diez millones de euros. En tanto la UNESCO, con sede en la capital francesa, se comprometió a trabajar con la nación gala para restaurar la catedral, inscrita desde 1991 en su lista de patrimonio mundial de la humanidad.

El responsable del grupo Charlois, el mayor proveedor de madera de roble de Francia, aseguró que va a ofrecer los mejores materiales para reconstruir la compleja armadura de madera, conocida como “el bosque” por el número de vigas que se emplearon para construirla. “Las obras seguramente necesitarán años, quizás décadas, pero se necesitarán miles de metros cúbicos de madera. Habrá que encontrar las mejores piezas, de gran diámetro”, explicó Sylvain Charlois en declaraciones a la radio France Info.

La familia del multimillonario francés François Pinault ha prometido 100 millones de euros (113 millones de dólares) para la reconstrucción de la catedral devastada por el fuego, informó la afiliada de CNN, BFMTV.

El hijo de Pinault, François-Henri Pinault, quien es presidente del conglomerado Artemis Group, calificó el incendio en Notre Dame como una tragedia que afecta a toda Francia.

El conglomerado de la familia incluye las marcas de lujo Gucci, Bottega Veneta, Balenciaga y Alexander McQueen, así como la casa de subastas Christie’s.

En tanto, el Grupo LVMH (Moët Hennessy-Louis Vuitton) informó en un comunicado en su cuenta oficial de Twitter que donará una suma de 200 millones de euros (226 millones de dólares) al fondo de reconstrucción de Notre Dame.

“La familia Arnault y el Grupo LVMH, en solidaridad con esta tragedia nacional, se integrará a la reconstrucción de esta extraordinaria catedral, símbolo de Francia, de su patrimonio y de su unidad”, dice el comunicado.

“Realizarán la donación de una suma global de 200 millones de euros al fondo dedicado a la reconstrucción de esta obra arquitectónica, que es parte de la historia de Francia.”

“Asimismo, el Grupo LVMH pone a disposición del Estado y de las instancias concernientes todos sus equipos creativos, arquitectónicos, financieros para ayudar en la extensa obra de reconstrucción, por una parte, y para la colecta de fondos, por la otra, que ha sido anunciada”, dice el comunicado.

Con información de: CNN FRANCIA y PERFIL

Comentarios