Según el director de Tránsito Departamental, Édgar Tovar hace falta más guardas para ejercer mayores controles y bajar accidentalidad.

Cecilia González Villa

ceciliagonzalez@lanacion.com.co

Adquirir una motocicleta es cada vez más fácil. No importa si no se cuenta con  muchos recursos para comprarla pues los vendedores se encargan de facilitarle al máximo la forma de tener una.

Tampoco parece tener importancia alguna si el eventual cliente sabe o no, conducir moto, o si tiene listos los documentos de ley. Aquí lo importante es vender.

La conclusión es del director de Tránsito Departamental, Édgar Tovar, quien está convencido de que los accidentes en los que por lo general están involucrados motociclistas están jugando varios factores importantes, entre ellos la falta de un control más estricto en la comercialización de esta clase de vehículos.

Sin contar  con  que un grueso número de los conductores de motociclistas que transitan por el departamento del Huila viola las normas de tránsito y en el peor de los casos no tienen los documentos al día.

La situación no deja de ser preocupante para las autoridades, si se tiene en cuenta que en un alto porcentaje de los accidentes de tránsito que se registran en el departamento del Huila los protagonistas son motociclistas.

Las alarmas están disparadas. Ayer, en las primeras horas del día, la ciudad despertó con un accidente  frente al Jardín Botánico, al sur de Neiva. Allí, un motociclista perdió la vida durante una colisión con un taxi cuyo conductor resultó levemente herido.

Sin contar con otros hechos con  heridos por choques entre motocicletas o con automóviles que solo entre el domingo anterior y el día de ayer, sumaban cerca de seis.

En Neiva

En la capital huilense, de acuerdo con información de la Secretaría de Movilidad, en el 60 por ciento de los accidentes de tránsito están involucrados motociclistas.

Para el secretario de Movilidad Municipal, Jimmy Puentes, la mayoría de los conductores de motos transitan sin documentos ni SOAT, tal y como se ha podido establecer en los controles.

Por cuenta de esa  causa, en los patios de la Secretaría de Movilidad permanecen inmovilizadas  nueve mil motociclistas que no han sido reclamadas por sus propietarios dado que no cuentan con la plata para pagar patio y grúa, y mucho menos con los documentos para retirarlas.

Y es que si bien las exigencias del gobierno ahora son mayores a la hora de otorgar una licencia de conducción tanto para carros como para moto, de todas maneras los infractores son más.

Según Puentes, pese a que los controles son continuos así como las campañas educativas,  la accidentalidad sigue siendo preocupante.

“Los motociclistas son los que menos respetan las normas de tránsito. Sobretodo se pasan el semáforo en rojo”, subraya Puentes.

A nivel departamental

En el resto del departamento del Huila las cosas no son mejor. Según el director de Tránsito Departamental, Édgar Tovar, las motos son los actores viales generadores del 65 por ciento de los accidentes.

A eso obedece, señala el funcionario, que el gobierno a través de la Agencia Nacional está priorizando una política pública preventiva frente a este fenómeno.

Pero para Tovar, el panorama debe ser analizado más allá de las cifras de accidentalidad. Para comenzar, asegura que la adquisición de una motocicleta es realmente fácil.

Y peor aún resulta el hecho de que muchos de los compradores no conocen las mínimas normas de tránsito y mucho menos los tipos de casco que realmente deben usar.

Tovar culpa a los concesionarios de no ayudar mucho. Subraya que deberían ser más exigentes con los compradores de motos de  manera que haya garantía mínima de buen uso del vehículo.

Reflejo de esa situación resulta el hecho de que según Tránsito Departamental, en la llamada ruta 45 se está haciendo comparendos a motociclistas por no portar la licencia de conducción.

Sin personal

Además, sostiene el funcionario que tampoco hay el suficiente personal para controlar el tránsito en los municipios. Como mínimo, dice que debería haber entre 30 y 40 guardas.

De hecho, para el Director de Tránsito Departamental solo en Neiva, una ciudad con casi 500.000 habitantes la cifra debería ser mayor. El municipio de Garzón, agrega, tiene unos cinco, Pitalito, 10; La Plata, dos; en Palermo no hay al igual que Guadalupe.

Critica que algunos alcaldes de localidades como Campoalegre y Aipe estén pidiendo la creación de organismos de tránsito cuando no cuentan ni con las herramientas, ni con el personal.

“Es que la Dirección de Tránsito debería tener siquiera 62 guardas de tránsito para poner dos en cada municipio imponiendo comparendos, diseñando estrategias de seguridad vial, sensibilización y formación, inmovilizando motos. Eso cambiaría el panorama ostensiblemente”, afirma Tovar.

Comentarios