Por esta época aumenta la venta de artículos religiosos en la ciudad, los fieles católicos, compran rosarios, crucifijos y cirios para continuar con las celebraciones tradicionales de Semana Santa.

Jessica Vaquero atiende uno de los puestos y aunque es muy joven, es muy devote a los santos, especialmente a la Novena de la Sangre de Cristo que realiza a diario, pues según ella es milagrosa. Su familia lleva más de 30 años en la esquina de la Catedral, atendiendo a los fieles católicos. “Mi abuela es una de las que empezó aquí y ha sido algo que hemos trabajado en la familia”, expresó.

Vaquero, aseguró que para esta época se venden más los artículos religiosos, especialmente los cirios y las imágenes de la Virgen María con agua, usados especialmente para el Sábado Santo durante la bendición del agua y el fuego.

“Sí, la venta nos aumenta considerablemente, la gente lleva mucho los crucifijos, las novenas, el Santo Viacrucis y el cirio Pascual. A la gente le gusta llevar más los velones, es lo que más se vende, para hacerlos bendecir del padre”, afirmó.

Los turistas aumentan y con ellos las ventas hasta un 80 por ciento. “En un día normal, se puede vender hasta 100 mil pesos y en Semana Santa hasta se puede duplicar porque vienen muchos turistas y compran para llevar los detalles para su familia y amigos”, añadió.

Hay de todos los precios y para todos los gustos, encuentra estampitas, oraciones, santos, denarios, rosarios de todos los colores y tamaños. “Hay rosarios desde tres mil pesos, hay cirios desde seis mil pesos hasta 40 mil pesos. Tengo imágenes de todas las vírgenes, especialmente la de Aranzazu, Guadalupe e Inmaculada”, comentó.

Por otro lado, la señora Martha Hernández, quien sacó adelante a sus hijos con su puesto de artículos religiosos que atiende hace 16 años afirmó que “gracias a Dios en esta época la gente busca renovar sus rosarios, denarios, los cirios blancos y cristos para regalar a sus familiares aumentando la fe católica”, dijo.

Vender artículos religiosos, también es una tradición familiar. “Mi hija mayor hace las camándulas y de ahí se sostienen también, nos ayudamos todos. Somos pegados a la virgen y a mi Dios, porque siempre me conceden lo que les pido. Hago la Novena de San Próspero, la Desatanudos y las recomiendo muchísimo, así como la de la Sangre de Cristo”.

Aseguró que además los neivanos realizan sahumerios compuestos por sándalo, incienso, mirra y estoraque para alejar las malas energías en su hogar. “la gente la compra para mejorar el ambiente de la casa, para que sea más espiritual y alejar todo lo malo. Yo los vendo a dos mil y cuatro mil pesos”, afirmó la vendedora de 54 años de edad.

Comentarios