Neiva no escapa a la difícil situación que vive el país por cuenta de la voluminosa presencia de venezolanos. Pobreza, delincuencia, prostitución, informalidad y explotación laboral, entre otros, hacen parte de los problemas que han crecido en la ciudad a raíz de la llegada masiva de los ciudadanos del vecino país.

Para nadie es un secreto y está a la vista de todos que los venezolanos que han llegado a la capital del Huila están dedicados, en su mayoría, a labores informales. Varios de ellos están siendo explotados al ser contratados por unos cuantos pesos.

En materia de prostitución, un buen número de venezolanas están ejerciendo servicios sexuales. Los dueños de prostíbulos confirman que son decenas las mujeres de la hermana nación que están dedicadas a vender sus cuerpos.

El caso reciente de una estilista asesinada en el sur de Neiva a manos de venezolanos a los que les había dado posada no es un hecho menor. Durante los últimos meses, la Policía ha capturado a 21 venezolanos involucrados en hechos delictivos.

A todo este panorama hay que sumarle las dificultades que los inmigrantes están teniendo para acceder a servicios médicos. De acuerdo con la Personería, la población venezolana residente en Neiva ha registrado casos de dengue, hepatitis, sífilis, varicela, VIH/Sida, intento de suicidio y hasta de malaria.

Se estima que son al menos, 2 mil los venezolanos que están radicados actualmente en el Huila.

¿El Gobierno Nacional sabe de lo que está pasando en el Huila con los venezolanos? ¿Las autoridades huilenses ya tienen en marcha una política integral de atención para esta población? ¿Los venezolanos enfermos están recibiendo la atención médica necesaria?

Mal estarían haciendo las entidades oficiales huilenses “invisibilizando” un fenómeno que está ahí a la vista de todos.

 

“De acuerdo con la Personería, la población venezolana residente en Neiva ha registrado casos de dengue, hepatitis, sífilis, varicela, VIH/Sida, intento de suicidio y hasta de malaria”

 

Comentarios