Los funcionarios públicos de elección popular representa según el estudio, el segmento más victimizado (59%)/Ilustración: Juan Ruiz

RICARDO AREIZA

unidadinvestigativa@lanación.com.co

A menos de siete meses para las elecciones regionales de octubre próximo, la violencia política, especialmente en las regiones, comienzan a marcar una tendencia. Por fortuna, el Huila está por ahora al margen de estas expresiones de violencia electoral.

Según el primer informe de violencia política y dinámica electoral realizado por la Fundación Paz y Reconciliación (Pares), entre el 28 de octubre de 2018 y el 30 de marzo de 2019, van 80 víctimas. Entre ellas figuran 18 precandidatos. De estos, cuatro han sido asesinados, uno fue desaparecido,  trece fueron amenazados y dos han sufrido atentados en los últimos cinco meses.

El informe no incluyó los crímenes o atentados contra líderes sociales. En ese periodo la fundación documentó 42 hechos de violencia electoral, que dejaron un total de 80 víctimas. Los funcionarios elegidos popularmente han sido los más victimizados, con un 59 por ciento.

Los casos se registraron en 20 departamentos del país y el 76.25% del total de víctimas se concentran en Tolima (13), la Guajira (12), Valle del Cauca (10), Antioquia (9), Bogotá (7), Cauca (6) y Putumayo (4).

El Huila no reportar hechos de violencia política.  Las amenazas colectivas representan el hecho más recurrente en las zonas estudiadas.

“Por primera vez, el Huila no figura entre las regiones con amenazas por perturbaciones del orden público, como ocurría antes de los acuerdos de paz.

Casos recurrentes

Los funcionarios públicos de elección popular representa según el estudio, el segmento más victimizado (59%). Dentro de este segmento, los concejales resultan ser los más afectados con 33 víctimas, seguido por cuatro  diputados y un edil.

Entre los 18 precandidatos víctimas, figura un precandidato al concejo, uno a la gobernación y 16 a las alcaldías. De estos  cuatro fueron asesinados.

Adicionalmente, han sido víctimas de violencia electoral, tres denunciantes de corrupción, cinco personeros y una autoridad indígena.

A nivel nacional, siete congresistas han sufrido hechos victimizantes: tres senadores y representante a la Cámara de oposición recibieron un panfleto firmado por las Águilas Negras, otros dos representantes fueron víctimas, uno de amenazas por parte de ‘Los Caparrapos’ en el departamento de Córdoba y otro víctima de un atentado en Arauca. Finalmente un senador fue víctima de hurto de información de su UTL.

Sin identificar

El 80% de los casos han sido perpetrados por agentes o estructuras no identificadas. Sectores que se denominan ‘Águilas Negras’ han amenazado con el 16,25% de todos los casos (13 amenazas) en regiones como Bogotá, Pueblo Rico (Risaralda), Mocoa (Putumayo), Buga y Alcalá (Valle del Cauca).

“No obstante, llama la atención el hecho de que, por amplio margen, las victimizaciones registradas se dirijan en contra de personas en cargos de elección popular eminentemente locales”, reportó el documento.

Sin embargo, sugiere que tradicionalmente estos casos de violencia electoral local, está asociado con fenómenos de corrupción. Las denuncias sobre compra de votos y acciones contra el libre ejercicio del sufragio como el trasteo de votos suelen ser recurrentes a medida que se acerca la fecha de la jornada comicial. También pueden asociarse, a prácticas comunes de la ‘guerra sucia’ o agresividad que se orientan desde muchas campañas.

Huila por fuera

Por primera vez, el Huila no figura entre las regiones con amenazas por perturbaciones del orden público, como ocurría antes de los acuerdos de paz.

Con las Farc ya desarmadas y desmovilizadas, la vulnerabilidad en este campo, prácticamente desapareció. Aunque persisten en los viejos territorios ocupados por esa guerrilla otros actores armados, hasta el momento no hay evidencia de su actividad política o electoral.

Aunque las campañas no han arrancado en firme y muchos partidos siguen aún explorando sus candidatos, la pugnacidad y polarización puede recrudecerse en la medida en que se acerquen las elecciones.

Comentarios