Consuelo Serrato

Consuelo Serrato de Plazas

 

¿Cuáles son las formas de violencia más recurrentes a las que se encuentra expuesta la población infantil?

Realizar una delimitación precisa podría resultar un asunto complejo. Sin embargo desde una perspectiva integral el fenómeno de la violencia hace alusión al abuso y maltrato físico y mental, abandono, negligencia, explotación y abuso sexual.

Infortunadamente el panorama de vulneración de derechos contra los niños y las niñas en nuestro país es verdaderamente preocupante. Es tan agobiante la realidad que recientemente el ICBF activó la alerta roja dirigida a generar conciencia respecto de la importancia de propiciar cambios tendientes a impedir cualquier forma violencia en contra de esta franja poblacional.

De acuerdo con lo reportado por dicho organismo el abuso sexual es el tipo de violencia que más afecta a la niñez y adolescencia colombiana seguida del maltrato. De acuerdo con cifras divulgadas por el Instituto de Medicina Legal entre enero y noviembre de 2018 se practicaron 24.532 exámenes forenses por la presunta comisión de violencia sexual contra menores de edad.

Es tal la gravedad del asunto que en respuesta a la pregunta formulada por un medio de comunicación a Claudia García directora del organismo forense acerca de cuál consideraba el mayor drama que debe manejar Medicina Legal respondió: «Pues en el país hay muchos dramas relacionados con los distintos tipos de violencia, pero me preocupa especialmente las agresiones sexuales a niños, niñas y adolescentes».

En lo que concierne al maltrato infantil la realidad no es menos alentadora puesto que entre enero y septiembre del año anterior el ICBF «atendió un total de 7.486 casos: de ellos 5.488 casos por negligencia, 1.573 maltrato físico, 399 psicológico y 26 casos por otros tipos agresión». Según lo reportado por su directora el «ICBF atiende 68 casos diarios de violencia contra la niñez en todo el país». Clara demostración es que entre enero y septiembre de 2018 se abrieron 18.617 Procesos Administrativos de Restablecimiento de Derechos por diversas formas de violencia.

Frente a esta delicada realidad conviene recordar que el desarrollo de los niños y niñas depende en gran medida del contexto en el que se desarrollan y no obstante todos somos corresponsables frente a la garantía de sus derechos, no podemos desconocer que los padres son su principal barrera protectora. Por ello reitero la importancia de intervenir el ámbito familiar mediante el fortalecimiento de habilidades parentales encaminadas a desarrollar contextos seguros y protectores pues tal y como lo expresara la escritora Zenaida Bacardi: «El niño es como un barro suave donde puedes grabar lo que quieras… pero esas marcas se quedan en la piel… Esas cicatrices se marcan en el corazón… Y no se borran nunca».

 

 

 

 

 

Comentarios

comentarios