Una nueva explosión se ha producido hoy muy cerca de la iglesia San Antonio, en la capital de Sri Lanka, Colombo, mientras los artificieros se encontraban desactivando una bomba, informó la Agencia Reuters.

Se reporta que se estalló una furgoneta. Por el momento no se han registrado víctimas mortales ni heridos.

Previamente, la Policía de Colombo ha hallado 87 detonadores de explosivos en la principal estación de autobuses de Colombo.

A lo largo del domingo se registraron ocho explosiones en diferentes partes de Sri Lanka. Cuatro de ellas sacudieron la capital del país, golpeando la última de todas a uno de sus suburbios (Dematagoda), cerca de un edificio residencial. Se estima que el número de víctimas mortales asciende a 290, mientras que los heridos suman cerca de 500.

Los hechos registrados desde ayer han obligado al presidente de Sri Lanka, Maithripala Sirisena, a declarar en estado de emergencia todo el territorio nacional.

Por otra parte, el analista de Inteligencia Fernando Cocho opina que los servicios especiales de Sri Lanka no están preparados para contrarrestar las redes de terrorismo internacional.

Comentarios