El concejal Ricardo Vega, fue el citante del debate de control político sobre el tema de escombreras.

Aunque la Administración Municipal ha hecho esfuerzos para solucionar el problema de las escombreras ilegales e incluso expidió un decreto, el 0437, que permite la constitución de escombreras legales en la ciudad con ciertos requisitos, en busca de disminuir el que la ciudadanía deposite estos residuos en cualquier lado, la situación sigue siendo compleja.

Según el concejal Ricardo Vega, citante del debate, el tema ha sido tratado por las administraciones con pañitos de agua tibia, dijo que solo 2 de las 45 escombreras que se han detectado en Neiva están legalizadas, razón por la cual de las 270 toneladas diarias de escombros que se generan en la ciudad, un gran porcentaje terminan en sitios no autorizados o en las fuentes hídricas.

“En Neiva hay dos escombreras legalizadas, pero existen 45 por toda la ciudad, prácticamente sin ningún control. En el 2018 se produjo en total 172 mil toneladas de escombros que están ahogando a la ciudad”, indicó el concejal Ricardo Vega.

Y agregó, “a partir de hoy la Secretaría de Planeación y Ordenamiento Territorial, y desde luego la Secretaria de Medio Ambiente tienen que empezar a hacer una ruta de planificación y ordenamiento del territorio para generar una política pública contundente a mitigar ese problema de los escombros en la ciudad”.

Proyecto de acuerdo

Es así que se tiene pensado presentar un proyecto de acuerdo, que permita darle más operatividad al decreto 0437, “Eso está definido como una política nacional, en el cual el municipio a través del decreto 0437 del 2017 lo contempla, pero necesitamos operativizar ese decreto municipal a través de un acuerdo, para generar un incentivo a esas personas privadas o naturales que quieran intervenir o manifestar su disposición de poder construir escombreras y poder hacer procesos de aprovechamiento”, aseguró Vega.

“Ahí se está planteando por ejemplo hacer el proceso de aprovechamiento de esos residuos de construcción, aquí se está asegurando por un lado el mejoramiento y el cuidado del medio ambiente; segundo, prevenir las grandes contaminaciones que presentan en las fuentes hídricas, en los espacios públicos, en las quebradas; y la tercera, es que vamos a incorporar esos materiales de construcción, a la cadena productiva es decir que esos materiales se van a reutilizar y se va a generar un valor social o agregado al municipio”, añadió.

“La ciudad es una gran escombrera”

Los concejales Leyla Rincón y Juan Carlos Ramón, no compartieron la posición de la Administración sobre los esfuerzos que se han hecho en el tema, dicen que se necesita más efectividad, “nuestra ciudad está convertida en una gran escombrera, 270 toneladas al día de residuos sin que los esfuerzos se evidencien por parte de la autoridad ambiental”, dijo la concejal Leyla; mientras que el concejal Juan Carlos Ramón adoptó una posición similar, “desde el año 2017 instauré dos acciones populares en defensa de las riberas de los afluentes hídricos. No comparto la posición de la Administración de decir que no tienen autoridad para sancionar a quienes disponen mal los residuos o escombros, la Ley 99 de 1993 establece la obligación de los entes territoriales de ejercer control y vigilancia del tema ambiental, máxime cuando se tiene una secretaría orientada hacia este tema”.

Cultura ciudadana

La Administración Municipal, aseguró que se han hecho esfuerzos, es necesario que la gente tenga cultura ciudadana, el  secretario de Planeación, Rafael Yepes pidió denunciar la disposición ilegal de escombros en zonas no permitidas, al tiempo que invitó a los constructores a dar ejemplo.

Camilo Gómez, Secretario ambiente y Desarrollo Rural, reconoció que a pesar de las estrategias también falta más trabajo, para lo cual, propuso liderar la creación de una política pública que articule a todas las autoridades y todas las tareas que se deben cumplir, pero que además genere sanciones a quienes incumplan e incentivos a quienes acojan la ley.

 

 

 

 

 

 

 

Comentarios