La curia diocesana ganó la disputa tributaria con la Alcaldía de Neiva.

RICARDO AREIZA

unidadinvestigativa@lanación.com.co

Una vieja controversia tributaria sostenida entre la curia diocesana y la Alcaldía de Neiva, quedó definitivamente conjurada.

A partir de este año, los bienes  de la Diócesis de Neiva destinados al culto estarán exentas de impuestos de por vida. El beneficio fiscal incluye a las propiedades de la curia, las casas episcopales y curales, los seminarios de propiedad de la Diócesis de Neiva y la parroquia La Inmaculada, entre otros.

La exención se extenderá también a las distintas entidades y congregaciones destinadas también a fines de orden espiritual y pastoral.

Según el magistrado Enrique Dussán Cabrera, las exenciones no podrán estar limitadas en el tiempo  mientras siga vigente el Concordato y el Protocolo Final suscritos en Bogotá el 12 de julio de 1973  entre Colombia y la Santa Sede.

La decisión puso fin a una dura disputa jurídica que sostenía la Diócesis de Neiva con la Alcaldía. La curia capitalina reclamaba desde hace diez años la nulidad de un Acuerdo 050 de 2009 expedido por el Concejo que limitó las exenciones a diez años, que se vencerán al terminar esta vigencia.

Entre otros, argumentaba que la corporación al considerar a las parroquias y cementerios del municipio como sujetos tributarios lo hizo en abierto desconocimiento del Concordato.

El acto administrativo –dijeron- viola la Ley 20 de 1974 que ratificó el tratado de derecho público internacional, celebrado entre la Santa Sede y el Estado colombiano que libera estos bienes de cualquier tributo.

La norma establece que las propiedades eclesiásticas podrán ser gravadas en la misma forma y extensión que las de los particulares. Sin embargo, en consideración a su peculiar finalidad se exceptúan los edificios destinados al culto, las curias diocesanas, las casas episcopales, curales y los seminarios.

La norma, al hacer pare del bloque de constitucionalidad tiene un grado de jerarquía superior al estatuto tributario de Neiva y concluye que la corporación debe respetar las obligaciones contraídas por el gobierno en virtud de los tratados o convenios internacionales. No obstante, la demanda no prosperó en primera instancia.

Las razones

El Juzgado Tercero Administrativo de Neiva, en sentencia proferida en la audiencia inicial el 3 de julio de 2015, negó las pretensiones de la Diócesis de Neiva.

El funcionario judicial estimó que por tratarse de gravámenes de propiedad del municipio no operaría el régimen de exención alegado por la curia.

Además, argumentó que por mandato constitucional y en ejercicio de su autonomía,  la ley no podrá conceder exenciones ni tratamientos preferenciales en relación con tributos de propiedad de las entidades territoriales.

El debate

Según la Corte Constitucional, al lado de esta norma existe otra prevalente de la misma índole que ha de aplicarse preferentemente: la libertad religiosa que otorga el derecho de los fieles de las distintas religiones a recibir los ministerios y ritos de ellas (art. 19 C.N.), lo cual se hará en los edificios dedicados al culto.

La exención se extiende también a las distintas entidades y congregaciones destinadas también a fines de orden espiritual y pastoral.  Estos inmuebles en cuanto respecta a la Iglesia Católica tendrán derecho a la exención tributaria en los términos del artículo 24 concordatario. Para mantener la igualdad entre los distintos credos religiosos, este beneficio fiscal debe extenderse a estos últimos, siempre que reúnan los requisitos antes indicados.

De por vida

Según el magistrado Enrique Dussán Cabrera, los bienes están exceptuados de manera permanente del pago del impuesto predial municipal.

“Si bien, -añadió- en el  Código de Régimen Municipal (Decreto 1333 de 1986)  se prevé que los municipios pueden otorgar exenciones de impuestos municipales por plazo limitado que no pueden exceder de diez años, en el numeral 1 del artículo 259 de la misma norma contraídas por el Gobierno en virtud de tratados o convenios internacionales que haya celebrado  indica que continúan vigentes las obligaciones”.

“En estas condiciones, debe colegirse por tanto que la exención limitada a los diez años establecida en del acto demandado, resulta violatoria de normas superiores como el ‘Concordato’ en concordancia con las normas citadas”, explicó el magistrado Dussán Cabrera.

“Así las cosas, concluyó, habrá de anularse la temporalidad establecida respecto de los bienes destinados al culto, las curias diocesanas, las casas episcopales, curales y los seminarios de propiedad de la Diócesis de Neiva y la Parroquia la Inmaculada, de la iglesia católica, por lo que se revocará la sentencia apelada”.

Polémica exenciones

El Acuerdo 050 de 2009 exoneró en el 100% del pago del impuesto predial hasta por diez años, a los bienes que sean de propiedad de la Iglesia Católica destinados al culto y demás exenciones establecidas en el ordenamiento Jurídico Nacional, siempre y cuando cumplan con lo establecido en el plan de ordenamiento territorial vigente.

Además, exoneró del tributo a los cementerios de las iglesias, de organizaciones sin ánimo de lucro ya existentes y las propiedades particulares situadas dentro de éstos.

La norma seguirá vigente, solo que anula el límite de los diez años contemplados en el Estatuto Tributario.

Comentarios