Representantes de los comités municipales de todo el país, se reunieron en Neiva en el marco del Encuentro Nacional de la Institucionalidad Cafetera.

Representantes de todos los comités de cafeteros del país, se congregaron en Neiva para participar del Encuentro de la Institucionalidad Cafetera, una iniciativa de los comités municipales del Huila, que buscaban alzar su voz para manifestarse sobre la situación que están viviendo a raíz de los bajos precios del café.

Esta caminata como la llamó el gremio, se dio antecediendo la movilización nacional de Dignidad Cafetera que se desarrollará hoy en la ciudad de Armenia lo que había generado un sin sabor entre los caficultores. No obstante, el director del Comité Departamental del Huila, señaló que esta iniciativa nació de la institucional en los municipios y que no buscaba contrarrestar ninguna manifestación.

“Hoy el Huila además de liderar los procesos productivos de la calidad del café en el país, lidera los procesos gremiales, hoy el Huila cafetero está demostrando ese liderazgo, a donde convoca al país cafetero, a todos los productores del país con el propósito de poder unir la gremialidad”, indicó Jorge Enrique Montenegro, director ejecutivo del Comité Departamental de Cafeteros del Huila.

Y agregó, “Este es el querer y el sentir de los cafeteros de la institucionalidad, esta es la gremialidad, son ellos los representantes legales de los comités y los voceros de los cafeteros a nivel del país, bienvenido lo que hagan otras personas, otros grupos y otras instancias en bien de la caficultura del país”.

El drama cafetero

El gerente de la Federación Nacional de Cafeteros, Roberto Vélez, quien encabezó la caminata que llegó al Parque de la Música, donde escuchó a los productores detalló cual es el problema actualmente.

“Producir una carga de café hoy, vale $780.000 y hoy se vende en el mercado a $600.000 o $650.000 pesos, estamos perdiendo $180.000 por carga de café producida, ese es el gran drama y si uno lo quiere ver en agregado, una cosecha cafetera normalmente genera del orden de 7.5 billones de pesos y este año no vamos a llegar ni a los 6 billones de pesos, es decir, es un 1 billón de pesos menos para las 540.000 familias cafeteras”, afirmó.

Aseguró, frente a los anuncios del Gobierno, sobre los incentivos para soliviar la crisis, que reconocen los esfuerzos, pero que la situación es tan difícil, que no es suficiente.

“En realidad nosotros hemos venido trabajando con el Gobierno, hemos venido consiguiendo apoyos, poco a poco el Gobierno ha hecho un esfuerzo gigantesco en medio de un apretuje fiscal que tiene. Sin embargo, es que la crisis ocasionada con este bajonazo de los precios del café es una crisis muy profunda, nosotros también le hemos venido gritando a la comunidad internacional, reclamándole que necesitamos y que se hace urgente que la industria se manifieste pagando buenos precios por el café de Colombia”, puntualizó.

Los insumos, lo más costoso

Para Laurencio Gómez, caficultor de San Agustín, el tema de los altos costos de los insumos aporta a que hoy la caficultura se esté volviendo insostenible.

“Queremos pedirle al Gobierno, que se llegue a que el precio del café no baje de los $800.000 pesos de la carga y que nos tenga en cuenta en los insumos, porque verdaderamente ya no hay sostenibilidad cafetera”, dijo.

Otros agregados

Elías Mejía, representante del Quindío, señala que el problema no solo es lo que pierden los caficultores por la carga de café, hay otros agregados. “Haciendo la cuenta de que producimos 14 millones de sacos, podemos decir que producimos más o menos 80 millones de arrobas, nosotros poniendo un promedio barato para la sola recolección le aportamos al país en 602 municipios, pagando mano de obra, 3 billones de pesos de nuestro bolsillo, fuera de eso traemos del exterior en divisas, cerca de 6, 7, 8 billones de pesos, eso suma una cifra no despreciable de más de 10 billones anuales que vienen a irrigar la economía nacional”, dijo.

Hoy los integrantes de Dignidad Cafetera estarán movilizándose en la ciudad de Armenia, para protestar también ante la crisis del café.

 

 

 

Comentarios