Oscar Alvis Pinzón

Actualmente el turismo es el segundo renglón económico que más divisas genera al país después del petróleo y por encima del café, banano y flores. Colombia se consolida como una potencia regional en materia de turismo, gracias a sus inversiones en infraestructura, entretenimiento  y a su gran riqueza natural y cultural. El año pasado llegaron a Colombia 5 millones de turistas que avistaron ballenas que cantaban, cuevas de guácharos, lagartos azules escondidos en una isla que albergó durante años una cárcel. Descubrieron el sabor de la cocina del pacífico, el baile caribeño y quedaron extasiados con la cultura Agustiniana.

El ambiente de paz y el posconflicto, están permitiendo posicionar a Colombia como un destino turístico de talla internacional. El Gobierno Nacional trabaja articuladamente con empresarios y organizaciones hoteleras, para que cada vez más viajeros extranjeros se decidan hacer turismo por nuestro país. Muchos de estos viajeros nacionales y extranjeros, podrán disfrutar de destinos nunca antes visitados; por tratarse de regiones involucradas en el conflicto armado, pero que actualmente gozan de la tan anhelada paz.

Colombia cuenta con ventajas como sus pisos térmicos, con tal diversidad que un turista puede disfrutar de climas cálidos, templados y fríos en relativamente pocos kilómetros. Esa característica, brinda una ventaja adicional como destino turístico: los turistas pueden venir en cualquier época del año. Con la subida del dólar Colombia se volvió un destino más atractivo: a los extranjeros les sale más barato venir y a los nacionales viajar por su país. Definitivamente las políticas en seguridad e infraestructura, están permitiendo que el país se reinvente gracias al turismo y que se siga hablando de una Colombia que está de moda.

Desafortunadamente en el Huila, nuestros destinos turísticos carecen de buenas vías de acceso: el Anillo Turístico del Sur que beneficia al Parque Arqueológico de San Agustín, se contrató pero no se ejecutó. Igual sucedió con Aliadas en la Concesión  Vial Neiva – Mocoa – Santana, que nunca arrancó. La Vía a Villavieja y al desierto de la Tatacoa está intransitable. Emgesa no cumplió con la construcción de la vía perimetral del embalse del Quimbo. Definitivamente, para posicionar al Huila como destino turístico nacional e internacional, es necesario una mayor y mejor conectividad aérea y sobre todo mejorar la infraestructura vial y hotelera. ¡Nuestra Clase Dirigente y Empresarial tiene la palabra!

 

 

Comentarios