El director de la CAM, Carlos Alberto Cuéllar, en la entrevista con el editor general del Grupo Informativo LA NACIÓN, Jesús Antonio Rojas Serrano.

El país amaneció el lunes de pascua conmovido por la tragedia en Rosas, Cauca. Un deslizamiento mató a tres decenas de personas. La tragedia había sido advertida, pero no se hizo nada. Por su ubicación geográfica, el Huila no está exento de pasar por emergencias similares.

En este diálogo con LA NACIÓN, el director de la CAM, Carlos Alberto Cuéllar, habla de los riesgos en la región.

¿Cuál es el panorama de riesgos en el Huila a propósito de esta nueva ola invernal?

Nosotros en el Huila estamos en situación de riesgo medio a elevado. Por nuestra ubicación geográfica, estamos en la parte alta de la cuenca del rio Magdalena, en una zona con mucha pendiente. De cara a ello hemos venido haciendo una tarea muy juiciosa en los últimos cuatro años que tiene que ver con los estudios de amenaza, vulnerabilidad y riesgo de las diferentes cabeceras municipales y centros poblados del departamento. Hemos logrado intervenir 18 municipios de los 37. Se trata de estudios que nos permiten definir las necesidades de inversión y mitigación de ese riego. El principal riesgo que está diagnosticado está asociado a factores como la pendiente y las precipitaciones. El de pendiente está ligado a deslizamientos, fenómenos tan lamentables como lo que ocurrió en el departamento del Cauca, esta gran pérdida de vidas humanas de una situación que se encontraba diagnosticada.

¿Eso quiere decir que hay una radiografía clara de los lugares vulnerables?

Tenemos unos puntos críticos ya identificados. Tenemos una visión clara de donde están los sitios más críticos del departamento y de cara a ello, por ejemplo, en esta vigencia tenemos previsto hacer una intervención muy importante sobre la cuenca del rio Timaná. Queremos de la mano de la Administración Municipal hacer unas obras de mitigación. Aquí lo más importante para decirle a la comunidad es que debe estar preparada. Nosotros cuando hacemos estos diagnósticos entregamos una información de alerta fundamentada en información técnica e invitamos a la comunidad a que la reciba con satisfacción para poder buscar las acciones de mejora y mitigación. Aquí no se trata, como muchas veces se piensa, de que la Corporación está generando algún tipo de presión para desplazar comunidades, queremos es entregar información, precisa, técnica, soportada, que permita una toma oportuna de decisiones y prevengamos una posible pérdida de vidas humanas como ya recientemente ocurrió en el Cauca o algo como lo que pasó en el año 2017 en el Putumayo.

¿Y los Alcaldes cómo han recibido estos estudios?

Los estudios de amenaza, vulnerabilidad y riesgo deben ser incorporados a los planes de ordenamiento territorial, por tanto, las zonas que resulten de alta amenaza o alto riesgo deben ser excluidas de cualquier tipo de desarrollo e incorporadas a un plan de mitigación que la Administración adelante. Muchas veces los estudios nos muestran que hay zonas en conflicto, es decir, que ya hay población asentada en un área de riesgo y eventualmente se debe hacer unas obras de mitigación de manera urgente. En eso hemos tenido una tarea muy juiciosa de varios alcaldes relacionada con la gestión de las obras de mitigación. Hay que decir algo muy importante: la mitigación del riesgo es muy costosa. Lo que tenemos estudiado en estos 18 municipios nos indica una inversión en obra cercana al billón de pesos, sólo en obras de mitigación. Es una cifra muy elevada para controlar factores de riesgo que se pueden mitigar sencillamente moviendo mi localización.

¿Qué hacer entonces?

Lo lógico es no hacerme cerca de la quebrada. Lo lógico es que el Estado le entregue a la comunidad y a las Administraciones Municipales la posibilidad de conocer hasta donde es seguro ubicarse y que se impidan los desarrollos en esas áreas. Lamentablemente, por las dinámicas socioeconómicas del país, los asentamientos no formales se tienden a ubicar en zonas de riesgo, una situación bastante lamentable. Por eso, siempre hemos hecho un llamado importante a las Administraciones a que adelanten un muy estricto control urbano. Queremos es que haya una labor muy fuerte y decidida de las autoridades municipales de cara a proteger esas zonas de cualquier ocupación ilegal para uso habitacional. Es allí en donde aparecen estas viviendas en zonas donde no deben estar ubicadas como ocurrió en el último evento que dejó pérdida de vidas humanas hace poco en Neiva. Esto es producto, a veces, de un deficiente control en esos procesos de ocupación.

Hace dos años Campoalegre estuvo en emergencia por una avalancha del río Frío, ¿Cómo es hoy la situación?

Campoalegre por los mismos días de la avalancha estábamos culminando el estudio de amenaza, vulnerabilidad y riesgo del municipio. Allí dejamos claro cuáles eran las obras de mitigación que se debían realizar. Campoalegre es un claro y típico ejemplo de cómo se vino desarrollando el municipio en la ribera del río Frío que fue el que presentó el fenómeno de desbordamiento. Se generaron estudios y diseños para la construcción de unos canales. La Gobernación ha generado unos espacios muy activos de gestión del riesgo con el Gobierno Nacional y la Administración Municipal y se logró la gestión de unos recursos para las obras de dragado y canalización de esta corriente. Tenemos una situación particular y es que esta obra nosotros desde la Corporación intervinimos para suspender las actividades de construcción del canal en concreto, porque encontramos que requieren una mayor sección para el curso del agua en un momento de una crecida. Nosotros no podemos construir canales que se conviertan en toboganes porque se vuelven más catastróficos, entonces, hay dos condiciones fundamentales: el volumen y la sección del canal y lo otro tiene que ver con el manejo de velocidades al interior del canal, y por ello lo que le solicitamos a este proceso en Campoalegre, es que se haga una revisión.

¿Cuáles son hoy los riesgos en Los Altares y Pericongo?

En Los Altares se adelantaron unas obras de mitigación importantes. No cabe duda que a lo largo de la vía al Sur hay un riesgo inminente y latente y hay unas obras de mitigación en un buen sector de Los Altares, no obstante, hay otro sector que no ha sido cubierto y sobre esa base existe la amenaza sobre la población que se desplace. El caso de Pericongo es demasiado crítico porque no hay una garantía permanente de verificación sobre la inestabilidad de ese talud. Nuestro personal de geología ha hecho evaluaciones puntuales sobre el sector de Pericongo y está claro que la amenaza persiste, pese a la restricción o paso restringido. Sabemos que durante estos periodos de lluvia se hace una mayor restricción, pero recordemos que de acuerdo a la dinámica que nos explican los geólogos de nuestra institución, luego de las lluvias y sequía, es cuando se genera la expansión de arcillas producto de la saturación; las rocas también las va aflojando y es lo que a la larga, sin necesidad de lluvias, lleva a que se presenten fenómenos de remoción en masa.

¿En el caso de Pericongo, es urgente una solución definitiva?

El paso restringido es importante porque se está restringiendo a un carril tratando de garantizar que el posible desprendimiento de rocas no afecte a los usuarios de la vía. Necesitamos una solución definitiva y es que el Gobierno Nacional tome atenta nota de esta situación porque es una vía panamericana y adicionalmente es una vía que para los huilenses está generando un costo socioeconómico muy elevado: ir a Pitalito representa 5 o 6 horas y la dinámica económica de un sector tan importante para el Huila como lo es Pitalito y toda la zona sur del departamento se está viendo seriamente afectada por esta problemática. Si damos una mira integral a la vía entre Neiva y Pitalito, encontramos que ya no existen líneas, los puentes se encuentran colmatados. Si damos una mirada integral a lo que es la vía nacional entre Neiva y Pitalito es lamentable encontrarnos con esta situación, una vía en la cual ya no existen líneas, los puentes se encuentran colmatados y la carpeta asfáltica está invadida por la maleza.

Hablemos ahora del parque temático Sendicam que acaba de inaugurar la CAM. ¿Cómo es?

Para nosotros es un orgullo presentar esta gran noticia a la ciudadanía huilense, es especial a los neivanos. Tenemos en nuestra sede principal de la CAM, en el barrio Las Mercedes ,en el norte de la ciudad, un área de aproximadamente dos hectáreas, un sendero, un escenario de educación ambiental que consta de 14 estaciones y un recorrido de un kilómetro a lo largo del perímetro de nuestra sede administrativa, donde los jóvenes y la ciudadanía neivana y del Huila podrán aprender de manera interactiva con el medio ambiente; hay un espacio natural, una gran cantidad de elementos bióticos, abióticos, flora, fauna; aprender y conocer de la mano con expertos la verdadera realidad de nuestro escenario de oferta natural y sobre todo que aprendamos a amar nuestro patrimonio natural.

¿De dónde surgió esta idea?

Desde la Administración que presido en la CAM de la mano de nuestra junta directiva tuvimos esta visión porque Neiva, lamentablemente, es una ciudad que hoy adolece de unos espacios naturales en los cuales la comunidad pueda ir a disfrutar de un ambiente natural. Aquí quisimos tener este escenario gratuito; normalmente los escenarios con estas características tienen un costo que es elevado. Creímos que la mejor manera de aprender es jugando, interactuando con la naturaleza, por esto en este espacio se pueden encontrar especies silvestres, algunos animales mecatrónicos que hablan con los niños; otros espacios en los cuales se puede montar en bicicleta eléctrica, aprender sobre movilidad, monitoreo del aire, de ruido, todos los escenarios que tienen los componentes de educación ambiental.

 

¿Cómo son algunos de esos lugares del sendero ambiental?

El sendero tiene ciclo-ruta, la cual cuenta con bicicletas eléctricas que fueron donadas por la compañía Enel, en las cuales los visitantes pueden hacer desplazamientos, aprender sobre civismo y cultura ciudadana. Somos convencidos de que el escenario de educación ambiental no es estrictamente ambiental sino también cultural. Hay una réplica de La Tatacoa, un mapa a escala del Huila. Hoy por hoy, una de las grandes consultas que tenemos en la Corporación tiene que ver con el manejo del caracol africano, por ejemplo, en este espacio se puede saber cómo es la realidad de estas especies.

¿Qué hay que hacer para ir a este nuevo parque temático en Neiva?

Nosotros tenemos habilitada nuestra página web www.cam.gov.co, allí hay un formulario en el menú principal. Lo único que solicitamos es que los visitantes no sean individuales sino que sea mediante grupos, esos grupos deben ser de 20 a 25 personas porque tenemos un personal dispuesto para poder hacer todo el recorrido, el cual dura de dos a dos horas y media. Queremos que la prioridad sean las instituciones educativas. Sin embargo, hay muchos otros grupos sociales que pueden ir, como los jóvenes de las parroquias o los barrios. Hay que resaltar que este es un espacio con mucha vegetación, se respira mucho aire puro, y también hay unos espacios para que los niños puedan jugar, parques infantiles, hay unas  canchas, y queremos poner al servicio de la comunidad este importante espacio.

Yo tengo que decir que ya visité este parque temático y salí encantado. Es fabuloso. ¡Felicitaciones!

Muchas gracias Jesús. Yo quiero reiterar la invitación, en especial a los docentes y padres de familia y a los jóvenes que hoy son tan propositivos a que visiten nuestra página web, que busquen a través de sus grupos sociales de escuela y colegio la posibilidad de que sean inscritos. Lo único que esperamos es que los grupos lleguen directamente a nuestras instalaciones y a partir de la recepción nos hacemos cargo de todo el proceso de aprendizaje. La invitación es a visitarnos con una ropa muy cómoda, protección para el sol, Neiva tiene una temperatura bastante elevada, zapatos cómodos e ir dispuestos a disfrutar y  aprender mucho como ya lo han hecho más de 1.500 jóvenes, que hicieron parte de una etapa de prueba durante 6 meses y en la que quisimos ultimar detalles. Buscamos que sean al menos 20.000 visitantes durante cada año.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Comentarios

comentarios